srcset

Una estación de servicio en Berlín que es hogar y galería de arte personal

Mariana Kratochwil
Inés Marini
(0)
27 de febrero de 2018  

Visitamos al galerista Juerg Judin en su casa: una estación de servicio de los años 50 que le tomó años restaurar, y cuyos muros ocultan un vergel en medio del más compacto cemento.

Judin compró la estación con la clara intención de rescatar este vestigio de la época de la reconstrucción, que había que alimentar con mucho combustible y energía.
Judin compró la estación con la clara intención de rescatar este vestigio de la época de la reconstrucción, que había que alimentar con mucho combustible y energía. Crédito: Daniel Karp

Una vez (una), a Juerg Judin casi se le escapa una presa. Hombre de negocios audaz, coleccionista de arte precoz ("Desde los 18, ahí fue cada peso disponible"), galerista reconocido en un ámbito altísimamente competitivo, autor, editor y con una insólita faceta de ornitólogo experto. ¿Tanta actividad lo habrá distraído?

"Yo soy suizo, tenía una galería de arte en Zúrich, pero lógicamente viajaba con mucha frecuencia a Berlín, que es un verdadero hervidero de artistas. En una de las tantas esquinas abandonadas de la ciudad, a principios de los 90 vi una estación de servicio destruida, grafiteada y con cartel de venta. Cada vez que venía, pasaba por enfrente. Y fantaseaba. Pasaron trece años. Un buen día, el cartel desapareció: tuve la misma sensación que cuando la chica a la que nunca te animaste a hablarle se va con otro".

Pero bueno, la historia evidentemente tuvo final feliz. Judin revisó una de las muchas fotos que le había sacado a la vieja Shell, identificó el número de teléfono en el cartel, llamó: seguía a la venta; el letrero se había caído, nomás. Ahí mismo concretó, ¡en 2005! Un lazo que lo llevó a mudarse, instalarse y dejar de ser un ave de paso.

Maqueta de una estación modelo.
Maqueta de una estación modelo. Crédito: Daniel Karp

¿Por qué pensás que tantos artistas vienen a Berlín?

Hay una larga lista de motivos. Algunos tienen que ver con la historia relativamente reciente: cuando se levantó el Muro, las autoridades de Berlín Occidental invitaban a artistas extranjeros a hacer residencias, una de las tantas maneras con las que buscaban evitar el aislamiento. Después, está lo que yo llamaría una afinidad natural.

¿Cómo la explicarías?

No creo que exista otra ciudad que haya padecido tantos eventos tremendos a lo largo del siglo XX, y eso provocó la desaparición del establishment: nadie puede proclamarse como el berlinés modelo; no hay un "berlinés tipo". Por supuesto, podés deducir por la manera de hablar quién nació acá, pero en otras ciudades queda clarísimo quién "es de ahí" y quién "se mudó ahí", y los primeros casi siempre les hacen sentir la diferencia a los segundos. Acá eso no existe, y los artistas son sumamente sensibles a ese tipo de apertura.

"Vivo en una estación de servicio, pero no sé manejar. El colmo", se ríe de sí mismo Judin, que va todos los días en bicicleta a su galería, a sólo cinco minutos de la casa.

¿Qué tanto juega la economía?

Mucho. Berlín sigue siendo una ciudad barata comparada con otras capitales de Europa, otro elemento atractivo para un artista joven. Además, al final del día, a los artistas lo que más les interesa es estar con otros artistas. Aun en una muestra, les gusta más exhibir su trabajo ante sus pares que ante coleccionistas, curadores o críticos. Eso termina de armar el ambiente, este momento tan cool para ellos, que creo va a continuar. Sobra espacio (algo esencial para que puedan trabajar), hay aire, verde, mucha libertad. Sigue siendo un lugar en el que uno puede reinventarse.

La casa está en las cercanías de un tren que pasa en altura, y en medio de un barrio que, a la noche, se pone difícil. Pero es cerrar el portón y sumergirse en la calma.
La casa está en las cercanías de un tren que pasa en altura, y en medio de un barrio que, a la noche, se pone difícil. Pero es cerrar el portón y sumergirse en la calma. Crédito: Daniel Karp

Después de tanto trabajo con esta casa, ¿te imaginás en otro lugar?

Aunque no lo creas, sí. Llegué a ese momento en que te preguntás adónde te gustaría pasar la última parte de tu vida, por más que todavía falte mucho [se ríe]. Me imagino en un lugar donde sea más sencillo tener y criar pájaros, por el clima y por el ruido (los últimos festejos de Año Nuevo los pasé con mis aves, que les tienen terror a los petardos). Pero bueno, acabo de construir un aviario, así que por el momento no me voy a ninguna parte.

Hice la remodelación para que esto fuera el estudio de un artista en residencia. Para cuando terminó la obra, ya no puede irme. Estaba hecha demasiado a mi medida
Judin

Un punto delicado de la obra fue reemplazar los azulejos dañados de la fachada por los que quedaban en buen estado en el taller mecánico, donde estaba la fosa. También fue difícil conseguir los vidrios curvos de lo que hoy es el living y, antes, el kiosco donde se compraban golosinas, revistas y se pagaba la nafta.

El jardín es un privilegio por varios motivos: el más obvio, tener un oasis verde en medio de la ciudad. Después, una huerta que provee de tomates frescos y hierbas a la cocina, otra pasión declarada del dueño de casa.
El jardín es un privilegio por varios motivos: el más obvio, tener un oasis verde en medio de la ciudad. Después, una huerta que provee de tomates frescos y hierbas a la cocina, otra pasión declarada del dueño de casa. Crédito: Daniel Karp

Judin tiene como tradición preparar él mismo el catering para festejar la apertura de cada muestra. "Solamente dos veces en toda mi carrera no lo hice".

Otra obsesión de la refacción: lograr el matiz exacto, el "rojo Shell", que hoy prima en el exterior e interior.
Otra obsesión de la refacción: lograr el matiz exacto, el "rojo Shell", que hoy prima en el exterior e interior. Crédito: Daniel Karp

A través del vidrio, más allá del parasol con techo mariposa, hay un estanque bordeado de cañas donde nadan patos y gansos.
A través del vidrio, más allá del parasol con techo mariposa, hay un estanque bordeado de cañas donde nadan patos y gansos. Crédito: Daniel Karp

"La mayoría de los muebles vienen de mis casas anteriores y quedaron naturalmente bien acá. Evidentemente, la de los 50 es una estética que me gusta. La lámpara colgante estilo Bauhaus es un cuento aparte. La encontré en un sótano, me la vendieron por un euro, y cuando ya no podía creer mi buena suerte, la llevé al electricista para que la arreglara. Trabajó dos meses en hacerla funcionar porque no se podía cablear en serie. Me salió carísima".

La primera escala de su colección personal, las obras más queridas, las que lo acompañan desde el principio y que incluyen hasta obras de los inicios de Andy Warhol.
La primera escala de su colección personal, las obras más queridas, las que lo acompañan desde el principio y que incluyen hasta obras de los inicios de Andy Warhol. Crédito: Daniel Karp

"Cada vez que me mudo, a los pocos días ya están abiertas las cajas de los libros: ahí vuelvo a constatar que no son decorativos. Que no todo está en internet".
"Cada vez que me mudo, a los pocos días ya están abiertas las cajas de los libros: ahí vuelvo a constatar que no son decorativos. Que no todo está en internet". Crédito: Daniel Karp

Arriba vemos la biblioteca, el comedor y el escritorio, situados en la planta de la construcción nueva. La mesa está hecha con el tronco del nogal que sostenía su casita del árbol en el terreno de sus abuelos. Cuando se vendió para construir una torre, se lo llevó. "El carpintero me dijo que me lo guardaba siete años para estacionarlo. ¿¿Qué?? ¡Pensé que se había equivocado en lugar de decir siete meses! Pero no. Y después hizo la mesa más increíble, con tablones encastrados, sin un solo clavo". En el extremo opuesto, la ventana toma la pared entera para mirar el jardín lateral.

Necesitaba más espacio, y planeamos este volumen de vidrio que complementa la casa sin hacerle sombra en ningún sentido
Judin

En este espacio tiene colgada su importante colección de George Grosz, gran representante del expresionismo alemán.
En este espacio tiene colgada su importante colección de George Grosz, gran representante del expresionismo alemán. Crédito: Daniel Karp

La planta alta del nuevo volumen la ocupa la galería personal de Juerg Judin. Todo lo que está acá es para el disfrute de visitantes y amigos; no está a la venta.

"La estación de servicio", como todos la conocen, fue llevada a cabo por el Estudio Planbb (planbb.de) y en 2009 se alzó con el Premio de Arquitectura que la ciudad otorga cada tres años a los proyectos más innovadores.
"La estación de servicio", como todos la conocen, fue llevada a cabo por el Estudio Planbb (planbb.de) y en 2009 se alzó con el Premio de Arquitectura que la ciudad otorga cada tres años a los proyectos más innovadores. Crédito: Daniel Karp

Las galerías reveladas

  • "Oficialmente, hay 500 galerías en Berlín. De esas arriesgaría que sólo 20 son rentables. Las demás van rotando. A pesar del boom del arte en la ciudad de los últimos 20 años, el modelo tradicional de galería en la que uno descubría a un artista, lo bancaba hasta que fuera exitoso y después tenía su recompensa es una rareza hoy en día. Yo practico ese estilo "a la antigua", y tuve mi premio con Adrian Ghenie".
  • "Creo que el negocio de las ferias arruinó un poco el espíritu del coleccionista, que ya no sale más los sábados a recorrer galerías que le ofrecen muestras coherentes y bien presentadas, sino que trata de hacer lugar en su agenda para ir a equis cantidad de ferias por año y ahí mirar a lo loco para comprar el primer día".
  • "Cada vez que viajo a Londres, voy a la National Gallery a visitar mi cuadro preferido: 'La familia de Darío frente a Alejandro', de Veronese. Acá tengo otro, en la Antigua Galería Nacional: 'El pie del artista', de Menzel. Me conmueve ese estudio de su pie, viejo y feo. Es el autorretrato más increíble que haya visto".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios