River no encontró respuestas, pero sumó un punto que puede ser vital frente a Flamengo por Copa Libertadores

Copa Libertadores Fase de grupos
  • 2
Flamengo

Flamengo

  • José Henrique da Silva Dourado /
  • Éverton Cardoso da Silva
  • 2
River Plate

River Plate

  • Rodrigo Mora /
  • Camilo Mayada
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
28 de febrero de 2018  • 23:13

RIO DE JANEIRO. -No hubo click. No se produjo la reacción que Marcelo Gallardo esperaba en un partido crucial. No apareció el espíritu copero ni el corazón guerrero de los gajos que quedaron de aquel equipo ganador. Pero River, con esa pequeña pizca de fortuna que se necesita en la Copa Libertadores, se trajo de Brasil un empate 2-2 que sabe a más que un punto en el debut.

Lejos de traer respuestas, el inicio de la competencia internacional pintó por completo lo que se pudo ver en el inicio de un problemático 2018: demasiado poco vuelo futbolístico para un equipo con un alto poderío individual. En un duelo chato y por momentos muy mal jugado, Flamengo supo exponer las falencias del equipo de Núñez, que sigue navegando en medio de la tormenta y continúa sumando interrogantes a su diluido presente.

"No se la den más, no se la den más", fue uno de los gritos que salió de la garganta de Enzo Pérez hacia sus compañeros a los 31 minutos del segundo tiempo, con el marcador 2-1 en contra, cuando un rival se encontraba en el suelo por un golpe en un choque. Al ver que Martínez Quarta devolvió la pelota en un lateral, el volante le recriminó la acción con un grito y un gesto al defensor.

A lo largo de los 90 minutos, River fue un fiel reflejo de esa situación: impotencia pura y cero equilibrio. Sin el rendimiento esperado de los refuerzos, encontró rebeldía, coraje y alma en dos jugadores a los que extrañaba en demasía por su continua adaptación: Mora, la figura por su entrega y compromiso como nadie, y Mayada, por su vital ingreso. Los uruguayos se pusieron la capa goleadora para igualar dos veces un encuentro que se le hizo cuesta arriba durante todo el complemento por los festejos de Henrique Dourado, de penal, y Everton.

Con un 4-1-4-1 (que se movía a 4-3-3) con Ponzio como único volante central, Enzo Pérez y Zuculini como internos, más Mora y De La Cruz en las bandas, el equipo de Gallardo no logró una versión superadora. Pasivo y sin explosión, le costó mucho llegar con claridad ofensiva y solo consiguió aproximarse con pelotazos cruzados, centros desde las bandas y alguna pelota parada. Además, volvió a mostrar problemas en la marca y el retroceso.

Hoy, ya cuesta encontrar alguna individualidad que lo rescate para conseguir una victoria: los niveles de Ponzio y Enzo Pérez son bajos, De La Cruz y Pratto no aparecen, y Mora es la única carta de ataque que ofrece alguna garantía. Así, las ausencias en el equipo titular de Scocco y Quintero, dos de los futbolistas que han aportado algo diferente en los últimos partidos, tienen poca explicación.

El cabezazo de Mora (en offside) y el zapatazo en el cierre de Mayada fueron dos oasis para River en un juego que en varios tramos se transformó en un eterno bostezo. Ante un vacío, pero impactante Estadio Olímpico Nilton Santos (con capacidad para 45 mil espectadores), la soledad fue predominante: se vio poco fútbol colectivo de ambos equipos y mínimas ideas para romper esquemas. Flamengo y River se neutralizaron mutuamente y el partido por momentos se transformó en un bostezo eterno.

Así, el ambiente fue totalmente disímil de lo que se suele vivir en cualquier país sudamericano en la Libertadores: sin público por la sanción de Conmebol al equipo brasilero, únicamente alrededor de 300 personas pudieron observar las acciones entre el campo y las tribunas. Gritos, protestas, aplausos, insultos y festejos de los jugadores predominaron la escena de un partido de bajo vuelo. Afuera, las calles del barrio de Engenho de Dentro tuvieron paz, ya que tan solo unos 100 hinchas del Mengão se acercaron a las inmediaciones del estadio para alentar e intentar, sin suerte, infiltrarse.

Tras un partido completamente extraño por el contexto, River vuelve de Brasil con un empate en el bolsillo que no le da tranquilidad por su rendimiento y lo obliga a mejorar, pero que a la vez le permite tomar aire y evitar que la caída libre se siga pronunciando.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.