Un futuro sórdido y hablado en alemán

Natalia Trzenko
(0)
28 de febrero de 2018  

Mute (Estados Unidos, 2018). Dirección: Duncan Jones. Elenco: Alexander Skarsgård, Paul Rudd, Justin Theroux, Seyneb Saleh, Robert Sheehan. Disponible en Netflix. Nuestra opinión: regular

Hacia la mitad de esta película dirigida por Duncan Jones, cuyo debut como realizador, En la Luna, prometía mucho más de lo que sus siguientes films ( 8 minutos antes de morir, Warcraft: El primer encuentro de dos mundos) lograron cumplir, la atención del espectador probablemente esté concentrada en la ambientación y la fotografía de Mute . En primer lugar porque el Berlín futurista en el que transcurre la historia está repleto de detalles fascinantes y de una estética que le debe mucho a Blade Runner, pero que no por eso deja de ser atractiva. Y, en segundo lugar, porque para esa altura el espectador hará lo que sea para distraerse con algo que no sean los personajes en el centro de la historia. El protagonista es Leo (Skarsgård), un hombre mudo desde la infancia cuando un accidente lastimó sus cuerdas vocales y su madre, amish, decide dejar su curación en manos de Dios. Aunque por su vestimenta y costumbres que le dan la espalda al mundo hipertecnologizado en el que vive, Leo parece seguir las costumbres de su familia, lo cierto es que trabaja de barman en un local donde los androides hacen strip tease y su novia Naadirah (Seyneb Saleh) es moza.

Cuando Naadirah desaparece, Leo se transforma en empecinado detective y en su búsqueda se cruzará con lugares y personajes tan sórdidos como los que interpretan Paul Rudd y Justin Theroux. El dúo de exmédicos del ejército se dedica a suturar mafiosos con la esperanza de que Cactus (Rudd) consiga los papeles para escapar de Berlín. Violentos, xenófobos y con tendencias pedófilas, los dos personajes son presentados en principio como la alternativa cómica y verborrágica al mutismo y la intensidad del protagonista. Está claro que a pesar de que Rudd y Theroux son actores hábiles y carismáticos aquí no encajan. Lo cierto es que cuesta pensar quién lo haría.

De la solemnidad a escenas ridículas que incluyen una pelea entre un hombre armado con la pierna de un androide y otro con el poste de una cama de madera, el relato dirigido y coescrito por Jones -que le dedica el film a su fallecido padre David Bowie- invita a verlo, pero solo con el sonido en mudo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.