El jefe del tenis mundial: "Voy a trabajar para que Juan Martín Del Potro vuelva a jugar la Copa Davis"

Dave Haggerty, presidente de la Federación Internacional de Tenis
Dave Haggerty, presidente de la Federación Internacional de Tenis
Sebastián Fest
(0)
27 de febrero de 2018  • 23:49

Juan Martín Del Potro y la Copa Davis tienen una nueva oportunidad: la inminente reforma de la más que centenaria competencia podría facilitar el regreso del número uno argentino al equipo. Ese es, al menos, el análisis que hace Dave Haggerty , presidente de la Federación Internacional de Tenis ( ITF ) y gran impulsor de los cambios.

"Voy a trabajar para convencer a Juan Martín de que vuelva", dijo Dave Haggerty, presidente de la ITF, a LA NACION

"Voy a trabajar para convencerlo de que vuelva", dijo Haggerty durante una entrevista telefónica con LA NACION. El año pasado, Del Potro anunció que se retiraba del equipo de la Davis, en el que fue la figura clave para que la Argentina conquistara, en noviembre de 2016, por primera vez el título. Haggerty anunció el lunes una reforma que convierte a la Davis en una competencia anual, de sólo una semana por temporada y a fin de año, un cambio de formato que diluye la principal objeción de los jugadores: el desgaste de jugar la Davis en el medio de la temporada y varias veces al año. Con el nuevo esquema, la Copa Davis se convertiría en un verdadero Mundial de tenis. La Davis modelo 2019 contempla la participación de 26 países: 16 del Grupo Mundial, dos invitados especiales y los ocho ganadores de las zonas continentales. La sede rotará por diferentes ciudades del mundo.

La nueva Davis dividirá a los 18 participantes del Grupo Mundial en seis grupos de tres, con el ganador y los dos mejores segundos avanzando a cuartos de final. Los ocho perdedores de la primera ronda se medirán con los ocho campeones continentales para determinar qué países tienen derecho a jugar a Davis de "primera división" al año siguiente.

¿Cómo hará Haggerty para convencer a Del Potro? El estadounidense tiene previsto comenzar el trabajo de persuasión cara a cara en el torneo de Indian Wells, que comienza dentro de diez días.

"Espero hablar con él sobre el tema. Y no sólo con él: voy a hablar con todos los jugadores que pueda para explicarles la nueva Copa Davis", añadió el dirigente, que ya logró meses atrás el pulgar alzado del consejo de jugadores de la ATP.

Haggerty es un admirador de Del Potro y del tenis de nuestro país. Tiene bien presentes "los 4.000 o 5.000 argentinos que viajaron a la final de Zagreb", y confía en que la nueva Davis, con el atractivo de reunir en una misma semana y ciudad a las principales estrellas, motive también a los aficionados locales.

El jefe de la ITF está convencido de que el nuevo formato beneficiará a todos: habrá más dinero para los jugadores -lo cifra en 20 millones de dólares- y también para las federaciones nacionales, que en su mayor parte tienen los ingresos por la Davis como su principal nutriente presupuestario anual.

El proyecto tiene, sin embargo, flecos aún sueltos. La ITF ve posible que una misma ciudad sea sede de la Copa Davis por dos años consecutivos. "Pero también podríamos dividir los grupos y disputar esa fase previa en dos ciudades diferentes para que la final confluya en una ciudad", dijo Haggerty a LA NACION. "Está abierto".

A diferencia de su antecesor, Francesco Ricci Bitti, que defendía las series a cinco partidos y al mejor de cinco sets alegando que "lo importante debe ser difícil", Haggerty cree que los nuevos tiempos demandan un abordaje diferente. "El panorama del tenis cambió mucho en los últimos cinco años", explicó el presidente para justificar que la Davis pase a jugarse a tres partidos y al mejor de tres sets. "Y no se puede decir para nada que la Davis es ahora más fácil, porque con el nuevo sistema hay que ganar cinco series para ser campeón: dos en la primera ronda y tres en la fase de knock-out. El que gane es realmente el mejor equipo de la temporada".

No, no seremos el quinto Grand Slam, pero sí vamos a ser el torneo por equipos más grande e importante, un verdadero Mundial del tenis, tal como tiene el fútbol
Dave Haggerty

Dos décadas atrás se hablaba del torneo de Miami como el "quinto Grand Slam", y años después el rumano Ion Tiriac quiso instalar al Masters 1000 de Madrid como un nuevo grande junto a Melbourne, París, Londres y Nueva York. Haggerty no quiere que la Davis entre en esa lucha. "No, no seremos el quinto Grand Slam, pero sí vamos a ser el torneo por equipos más grande e importante, un verdadero Mundial del tenis, tal como tiene el fútbol".

El plan de Haggerty contempla tentar a los jugadores con más dinero y menos desgaste, pero no incluye puntos para el ranking mundial de la ATP, beneficio que la Davis otorgó años atrás a pedido de los jugadores y retiró luego también a pedido de los jugadores.

Aunque el jefe de la ITF confía en sacar su plan adelante -el consejo ejecutivo de la entidad lo aprobó en forma unánime-, lo cierto es que aún debe obtener la aprobación de todas las federaciones del mundo, que se reunirán en agosto en Orlando. "Que haya habido unanimidad es una buena señal, tenemos confianza".

La Asociación Argentina de Tenis (AAT) se opone a las reformas de Haggerty. Armando Cervone, su actual presidente, cree que los cambios afectan el carácter histórico y el prestigio de una competencia que en sus 118 años de historia tuvo en la alternancia entre partidos de local y visitante una de sus piedras basales.

Sin embargo, con la AAT en pleno proceso eleccionario, la decisión de qué votará la Argentina en agosto en Orlando estará en manos de José Luis Clerc -si gana el oficialismo- o Agustín Calleri, si el tenis argentino pasa a manos de la oposición.

Gerard Piqué fue decisivo para convencer a los grandes

Es un tanto insólito, pero el esposo de Shakira, defensa central del Barcelona, fue un hombre clave para el cambio de un torneo tan tradicional como la Davis. "Me reuní varias veces con Gerard Piqué en estos dos años. Como deportista cumplió una función muy importante para convencer a grandes jugadores de los que es amigo", dijo Haggerty a LA NACION. Piqué es muy amigo de Rafael Nadal, y también tiene buena relación con Novak Djokovic. También tuvo contacto con Roger Federer. "Fue Piqué y la gente de Kosmos, su empresa, los que vinieron con esta propuesta. Piqué es un hombre muy competitivo, tiene ambición".

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.