Los mejores y peores looks de los premios Oscar

Halle Berry, una de nuestras elegidas en esta galería de aciertos y desaciertos en la alfombra roja Fuente: Archivo
4 de marzo de 2018  • 00:10

Impecable, aburrida, insulsa, perfecta o mal vestida: los adjetivos circulan en el aire durante los minutos previos a la gala de los premios Oscar , esperando la llegada de los artistas. La alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles tiene peso propio y el look elegido para la ceremonia es mucho más que solo ropa. Las estrellas se disputan en segundos su puesto en las bitácoras de la moda, porque si hay algo que es seguro, es que la imagen no preescribe.

Un repaso por los looks más increíbles y los estilismos más extraños, que son muchos más que el vestido cisne de Björk.

LAS MEJORES

La actriz 'más bella del mundo' en el vestido más recordado; Julia Roberts recibía en 2001 el Oscar por su actuación en Erin Brockovich con un Valentino Vintage de terciopelo negro con detalles en líneas de blanco Fuente: Archivo
Nicole Kidman le devolvió el glamour a la alfombra roja de los Oscar cuando, en 1997, eligió un diseño de Christian Dior, la casa de alta costura que había incorporado al excéntrico John Galliano Fuente: Archivo
Dramático, como todos los sucesos de la noche de 2002: Halle Berry hizo historia y se alzó con la estatuilla vestida por un joven diseñador de 18 años oriundo del Libano, Elie Saab Fuente: Archivo
Pocos vestidos han resultado tan icónicos como el Valentino un solo hombro que llevó Jennifer López en 2003, combinado con un maquillaje, también en verde menta Fuente: Archivo
Lo más parecido a una Barbie de verdad fue Charlize Theron en la ceremonia de 2004: un ajustado traje adherido al cuerpo inundaba con glitter y elegancia la alfombra roja para una noche memorable Fuente: Archivo
Probablemente solo Gisele Bündchen pudo lucir un vestido con las características de este traje blanco de Dior con corte imperio y hacerlo funcionar; para coronar un 2005 exitoso, la entonces pareja de Leonardo Di Caprio fue la inspiración de todas las novias de ese año Fuente: Archivo
Hay veces donde el color, el corte, la línea y todo está correcto en un vestido; la ceremonia de 2006 presentó a la ex Dawsons Creek Michelle Williams, ya adulta y con un look tan elegante como canchero con ese vestido color azafrán de Vera Wang Fuente: Archivo Crédito: AP
Kate Winslet eligió a Atelier Yves Saint Laurent de Stefano Pilati para llevar este vestido de satén gris y tul negro que no sólo hacia lucir su figura, sino que resaltaba la elegancia británica sin aburrir Fuente: Archivo
Givenchy advirtió que Cate Blanchet es distinta y que su look debía demostrarlo; en la ceremonia de 2011, la actriz lució una pieza que combinaba texturas con planos rígidos y un calce planimétrico que hace honor a su naturaleza singular y su tono discreto Fuente: Archivo
Baile, movimiento, glamour, euforia... Todo eso grita el vestido de Emma Stone para la ceremonia de 2017; el último diseño de Riccardo Tisci para Givenchy llevó unas 1.700 horas de trabajo y 11 personas dedicadas a su creación Fuente: Archivo
La ´golden girl´australiana Margot Robbie lució un diseño de Tom Ford en 2016 que le valió algunos chistes; lejos de vestirse de Oscar, la actriz avanzó un paso más en la escalera del estilo Fuente: Archivo Crédito: AP
Lupita Nyong´o era una total desconocida siete meses antes de los Oscar, pero el trabajo en el film 12 años de esclavitud y este look de 2014 sellaron su matrimonio con Hollywood; el vestido de la boda fue un Prada celeste pastel Fuente: Archivo Crédito: AP
Inocente y deliciosa como un gigante malvavisco lució Jennifer Lawrence en la ceremonia de 2013; la actriz, ganadora del premio, tuvo una imagen inolvidable en el traje de Christian Dior Couture rosa con falda amplia Fuente: Archivo

LAS PEORES

El pink dress más recordado de la historia de los Oscar es el que Ralph Lauren le diseño a Gwyneth Paltrow para la ceremonia de 1999; el vestido, polémico, tiene sus fanáticos y detractores Fuente: Archivo
Cher, la eterna quinceañera, fue más allá de su excentricidad en la ceremonia de los Oscar de 1986. Su intención de no lucir como una `esposa en un traje de gala` la desembarcó en un look tan polémico como recordado del diseñador Bob Mackie Fuente: Archivo Crédito: AP
'Un susto para recordar' titulo la revista W sobre el atuendo que vistió Demi Moore en la gala de los Oscar de 1989; el look, diseñado por ella misma, era una colección de todos los excesos de los 80: ciclistas, sobrefaldas, encajes, corset y tonos dorados Fuente: Archivo Crédito: AFP
No todo tiempo pasado fue mejor es la frase para este look de Susan Sarandon en los premios Oscar de 1995; la mezcla explosiva contiene mucho shantung marrón brillante y un vestido pomposo que la emparentó con un chocolate Hershey Fuente: Archivo
La actriz Lizzy Gardiner lució un conjunto realizado con tarjetas de crédito -que fueron otorgadas especialmente por la empresa con dígitos falsos- y alcanzó el limbo del disfraz en los Oscar de 1995; la pieza fue subastada cuatro años después Fuente: Archivo
Celine Dion definió el look de traje sastre al revés diseñado por John Galliano como ´avant garde´; sin embargo, si bien fue audaz que llevara pantalones, la actitud rapera impostada a la voz melódica más importante de los últimos tiempos le jugó una mala pasada en la ceremonia de 1999 Fuente: Archivo
Si el objetivo era ser recordada, vaya si Björk logro su cometido; el traje que usó en la gala de 2001 entró en los registros de la moda como la apuesta más épica al mal gusto. El cisne también llevaba un huevo adosado en el vestido que se le cayó antes de ingresar al teatro Fuente: Archivo
Es posible que un look pase a la historia por un serio error de peinado y este es el caso de Jennifer Lopez en la gala de 2002, cuyo abultado batido frontal opacó las dotes de un vestido digno. Y así les dio el ejemplo a todas sus colegas que el pelo no es lo último que se elige Fuente: Archivo
¿Es posible que un Christian Dior te lleve a la ruina? Solo si la elección del modelo te convierte en una figura desabrida. El look en degradé elegido por Hilary Swank para el Oscar 2003 nos hacía preguntar dónde estaba la parte del vestido que faltaba Fuente: Archivo
La actriz Charlize Theron dijo que la seda satinada del traje de John Galliano era ´increíble´; así también lo fue el tamaño del moño del hombro que casi no le dejaba ver la cara. A veces, menos es más... Fuente: Archivo
Dijeron violeta y Zoe Saldana cantó primero en la ceremonia de 2010; la pieza de Givenchy Couture se abolla en el piso como un guirnalda de cumpleaños... No es para todos ser futurista Fuente: Archivo