El empleo registrado creció 2,2% en 2017 y el Gobierno pide apurar el debate de la reforma laboral

La construcción empujó la creación de empleo, con 42.600 nuevos trabajadores, un 10,3
La construcción empujó la creación de empleo, con 42.600 nuevos trabajadores, un 10,3 Fuente: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
28 de febrero de 2018  • 18:26

El aborto, los extranjeros y ahora, el empleo. El leit motiv del Gobierno, incluso mañana cuando Mauricio Macri inaugure las sesiones ordinarias del Congreso, será "abrir el debate". El mercado laboral, sobre todo el privado registrado, creció en 2017 sólo a cuentagotas, manteniendo su estancamiento de años. Sin embargo, esa fragilidad servirá al oficialismo para reiniciar su embestida por la trunca reforma laboral abortada después de los incidentes de fin de año. Ese paquete promete reaparecer ahora dosificado en varios proyectos de ley, modificaciones sectoriales negociadas en los convenios laborales y las paritarias.

La cantidad de trabajadores registrados -públicos y privados- creció 2,2% en 2017. Se sumaron 268.000 personas al mercado laboral, que totaliza 12,4 millones de trabajadores registrados. El porcentaje supera el crecimiento vegetativo que muestra la población que está en condiciones de trabajar año a año, según destacaron desde el Gobierno. Sin embargo, no se cuentan en esa cifra a los informales. El trabajo asalariado privado -el dato que sigue el Gobierno de cerca- avanzó 1,3% (81.600 nuevos empleados). El sector privado total (asalariados, monotributistas, trabajadoras de casas particulares, y autónomos), se expandió 2,2% anual (+192.200). En 2017, los trabajadores independientes estuvieron en el podio frente a los asalariados pese a que a lo largo del año esa tendencia se fue revirtiendo a favor del empleo más estable. Esto ocurrió, por caso, en diciembre.

El sector que empujó con mayor fuerza fue, de la mano de la obra pública, la construcción, que en 2017 sumó 42.600 trabajadores (+10,3%). Pero con el avance de la actividad también traccionaron las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+17,2%), y el comercio (+12,3%). Pese a que el Ministerio de Producción afirma que un 40% de la industria, sobre todo ligada al campo y la construcción, ya genera empleo, el neto sigue siendo negativo. El sector manufacturero perdió 17.600 trabajadores el año pasado (-1,5%).

"Sigue creciendo el empleo. La política macro y micro está funcionando de la mano del avance de la actividad. Pero hay que hacer más", afirmó José Anchorena, subsecretario de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo, en la reunión en la que a finales de cada mes se presentan los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

"Se precisan modificaciones en el campo laboral y se van a discutir en los próximos meses. Tiene que haber más propuestas, que se genere el debate sino el empleo registrado va a crecer pero en un número que no alcanza para dar soluciones a los informales, aquellos que quieren trabajar más horas, los vulnerables, o los desempleados", describió el funcionario, y señaló que en el país hay cerca de 9 millones de trabajadores con problemas de empleo.

En diciembre se registraron 10.800 trabajadores nuevos en el sector privado asalariado. En la cartera que conduce Jorge Triaca estiman que, si mantienen constante ese número de creación de trabajo en los próximos meses, se sumará a fin de este año cerca de 130.000 empleados. Se trataría de un incremento del 60% a fin de 2018.

Exptactativas

Justamente, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de enero mostró un avance interanual del empleo de 1,5%. Las expectativas de contratación, al finalizar el primer trimestre, son de +5,4%. Es un dato menor al que mostró este indicador en el último semestre, pero todavía se ubica en la parte superior de la franja de expectativas que la Subsecretaría observa como predictiva de la creación concreta de empleo.

"En 2018, las expectativas de empleo, ponen en manifiesto una menor incidencia de recortes en las dotaciones", explicó a LA NACION María Laura Calí, directora de SEL. La socióloga afirmó que en 2016 las disminuciones en las dotaciones fueron muy fuertes, cualquiera sea el tamaño de la compañía; el año pasado se acentuaron en microempresas, mientras que en pymes y grandes compañías, el balance fue positivo. "Para 2018, la diferencia neta entre los recortes y los aumentos, da positivo, cualquiera sea el tamaño de la compañía. Llega a +16 en microempresas; +15 en pymes y +18 en grandes compañías. Sin embargo las expectativas de aumento no crecen. Priman las expectativas de mantener las dotaciones", cerró Calí.

En tanto, el Estado siguió contratando personal en 2017, pero a un nivel muy por debajo de la proporción que caracterizó a la gestión kirchnerista, sobre todo en los años finales de Cristina. El año pasado se sumaron 38.500 trabajadores (+1,2%). Según los datos del Ministerio de Trabajo, cada diez trabajadores que se incorporaban al sector privado entre 2012 y 2015 unos 15 ingresaban al entramado público. En 2016, fueron 13. Y en 2017, sólo dos se sumaron al Estado cada diez que se incorporaban a compañías privadas. En este año, el Gobierno buscará incluso reducir aún más esa proporción con la entrada en vigencias del pacto y la ley de responsabilidad fiscal.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.