De sangre peruana, pero con el corazón xeneize: la expectativa antes del Boca-Alianza, por la Copa Libertadores

El fanatismo de los más chicos por el club xeneize
El fanatismo de los más chicos por el club xeneize
Franco Tossi
(0)
1 de marzo de 2018  • 08:34

LIMA.- En el Suissotel de Lima las horas parecen transcurrir más lentas para quienes esperan la llegada de Boca. De a poco la expectativa crece y, a la par, la muchedumbre se agrupa detrás de la valla que los separa de la entrada libre preparada para la delegación xeneize. Hubo argentinos que viajaron a San Isidro, el distrito financiero que tiene la capital de Perú, para acompañar al plantel en su estadía y el jueves ir al Estadio Nacional, pero también algunos peruanos que se acercaron en busca de algún recuerdo, principalmente, con Carlos Tevez.

Inquietos y ansiosos se los ve a tres chicos que desde temprano tienen puesta la camiseta azul y oro, mientras que el mayor a cargo de los pequeños ya posa los ojos a la puerta esperando a los protagonistas. Y hay una razón importante. Por un lado insólita, pero por otro no: la mayor pasión futbolera que tienen se llama Boca.

Mario Duran tiene 40 años y hace más de cinco que cumplió el sueño de conocer y recorrer la Bombonera. Aunque tiene una deuda que quiere saldar cuanto antes: volver al mítico estadio para disfrutar de un partido junto a su hijo Mateo. Tan fanáticos son de la entidad de la Ribera que no solo se sientan en el sillón durante cada fin de semana para ver los partidos del elenco de Guillermo Barros Schelotto, sino que también el pequeño de 7 años fue anotado en la academia que la entidad xeneize tiene en Perú, en la que se entrenan dos horas diarias. Allí convive permanentemente con Miguel Úbeda y Aaron Poblete, los otros dos niños que comparten el amor por el equipo argentino y que lo acompañaron a vivir de cerca el arribo de sus ídolos.

La expectativa por la presentación del equipo liderado por Tevez en Lima
La expectativa por la presentación del equipo liderado por Tevez en Lima

Mateo comenzó la escuela el miércoles, pero lo único que le interesa es que llegue pronto el debut en la Copa Libertadores: hace días que tiene la entrada en la mano para esta noche asistir al encuentro ante Alianza Lima. Y en las respuestas de su padre no quedan dudas de que el fanatismo es verídico: está al tanto de que Carlitos tiene un golpe en el hombro, todavía no olvida que Pablo Pérez se resintió de su desgarro en el Nuevo Gasómetro hace un mes y hasta elogia a Emanuel Reynoso, que debutó hace menos de dos semanas. Pero cuando LA NACION le consulta sobre el nivel del conjunto auriazul no tiene plena seguridad: "Sé que ganó el clásico el último fin de semana (3-1 a Universitario), pero no sé decirte cómo está. Me parece que está puntero". La realidad es otra: Alianza va tercero en el campeonato incaico, a cinco unidades de Sporting Cristal.

"No somos hinchas de ningún club de acá, porque a nosotros nos gusta el buen fútbol. Mi ídolo es Juan Román (Riquelme) y hasta te digo que somos fanáticos de la selección argentina. Ojalá Pavón vaya al Mundial", cuenta Mario, que en junio no alentará a su seleccionado pese a que hace muchos años no disputa un campeonato del mundo, y sí estará del lado Albiceleste para que Lionel Messi, otro de sus ídolos, la levante por primera vez.

Boca no sólo genera que muchos hinchas gasten varios dólares desde Argentina (muchos pagaron más de 100) por una entrada para presenciar el debut de esta noche, sino también otras situaciones inimaginadas desde otras partes del planeta. Perú es un caso en el que existen muchos simpatizantes, pero también hay personas como Mario, Mateo, Aaron y Miguel que llevan al xeneize en el corazón.

Mateo, Miguel y Aaron, los pequeños hinchas vestidos de azul y oro
Mateo, Miguel y Aaron, los pequeños hinchas vestidos de azul y oro

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.