Puigdemont oficializó hoy su renuncia a recuperar la presidencia

En los asientos del expresidente Carles Puigdemont y el líder independentista Oriol Junqueras pusieron moños amarillos Fuente: Reuters
1 de marzo de 2018  • 14:26

MADRID.- El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont oficializó hoy su renuncia a recuperar la presidencia y señaló como sustituto al número dos de la lista Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, encarcelado desde hace cuatro meses . Puigdemont habló a través de un video publicado en las redes sociales en el que dice que renuncia "provisionalmente".

Puigdemont renunció a la candidatura para la presidencia de Cataluña

1:36

"Hoy he informado al presidente del parlament que, de manera provisional, no presento mi candidatura a presidir la Generalitat y le he pedido que se inicie lo antes posible una ronda de consultas para nombrar a otro candidato", dijo desde su refugio en Bélgica. Y aclaró que tomaba esa decisión para que se pueda formar gobierno "lo antes posible".

En los asientos del expresidente Carles Puigdemont y el líder independentista Oriol Junqueras pusieron moños amarillos Fuente: Reuters

La declaración del expresidente sucedió a una confusa y tensa sesión del Parlamento donde,se acordaron "reivindicar" a Puigdemont, que permanece en Bélgica para no ser detenido por delitos que le imputa la justicia española. Por ahora Cataluña sigue sin gobierno propio y sometida a la intervención del gobierno central del presidente Mariano Rajoy .

Lo otro que acordó el Parlamento regional fue "admitir a trámite", pero no someter a votación, una propuesta para ratificar e insistir con la fallida declaración unilateral de independencia del pasado 17 de octubre .

La propuesta fue elevada por los antisistema radicales de la Convocatoria de Unidad Popular (CUP), que tienen la ruptura con España en la mira.

Las dos propuestas y su confuso futuro fueron acordadas por los tres bloques independentistas del Parlamento catalán, donde gozan de mayoría propia. Con igual sentido fueron rechazadas por los llamados "bloques constitucionalistas", que reniegan de una ruptura unilateral con España.

"Es hora de que los independentistas terminen de estafar al pueblo con sus propuestas simbólicas y de una vez por todas decidamos quien va a gobernar aquí", dijo Inés Arrimadas, de Ciudadanos, el partido más votado en las pasadas elecciones autonómicas, pero que no tiene número suficiente para formar gobierno.

En el ámbito nacional

Fuera de la sesión, en el ámbito nacional, Rajoy ridiculizó lo acordado. "Lo único que se me ocurre decir frente a esto es que es demencial", dijo.

Albert Rivera, líder del liberal partido Ciudadanos, tildó lo acordado de una "pérdida de tiempo en perjuicio" de la sociedad catalana e insistió en que el principal problema sigue estando en la presión del fugado Puigdemont.

"Mientras haya un señor que para no ir preso decida quedarse afuera e insista en que desde allí quiera gobernar Cataluña y mientras haya unas fuerzas independentistas que no sean capaces de decirle que esto no es posible, seguirá el bloqueo", pronosticó.

Hace más de 120 días que Cataluña no tiene gobierno propio. Las fuerzas independentistas obtuvieron mayoría en el Parlamento. Pero, hasta ahora, no han sido capaces de ponerse de acuerdo sobre a quién investir como nuevo president en reemplazo del destituido Puigdemont.

Hasta ahora, el nuevo presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, resistió considerar cualquier medida de corte independentista que implicara coquetear con el incumplimiento de la ley en España.

El cuerpo de asesoramiento jurídico del propio Parlamento regional previno que los dos pasos acordados hoy podrían implicar violación de la ley. Por primera vez, Torrent desoyó esa luz roja y, por el contrario, se mostró dispuesto a aceptar las iniciativas de la CUP.

Si bien el consenso final optó por dejar a medio camino la eventual ratificación de la independencia unilateral. Eso, al menos por ahora, quedó en suspenso.

TEMAS EN ESTA NOTA