Brasil deja atrás la peor recesión de su historia: la economía creció 1% en 2017

El presidente brasileño, Michel Temer
El presidente brasileño, Michel Temer Fuente: Reuters - Crédito: Archivo
Alberto Armendáriz
(0)
1 de marzo de 2018  • 13:27

RÍO DE JANEIRO.- El gigante sudamericano se despertó. La economía de Brasil creció un 1% en 2017, la primera expansión del PBI después de dos años consecutivos de retracción, en la que fue la peor recesión en la historia del país y que tuvo un fuerte impacto negativo en la Argentina.

Según el informe revelado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el gran impulsor del crecimiento el año pasado fue el agronegocio, que avanzó un 13% gracias a una cosecha récord de soja y maíz. El consumo de las familias -responsable por el 63,4% del PBI brasileño- también contribuyó para la recuperación económica al expandirse un 1%, mientras que las exportaciones aumentaron un 5,2% y el área de servicios un 0,3%.

La industria, en tanto, se mantuvo estancada, pero detuvo su contracción después de dos años de caídas, y el consumo del gobierno se redujo un 0,6%. Entre los datos negativos, el más significativo fue el 1,8% de reducción de las inversiones, aunque los especialistas del IBGE apuntaron que ya en el último trimestre 2017 la tasa de inversión comenzó a aumentar.

Aunque fueron apenas menores que la proyección que había hecho el gobierno, los datos del IBGE significaron una excelente noticia para la administración de Michel Temer (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), que enfrenta una impopularidad récord y numerosas denuncias de corrupción, además de una crisis de seguridad pública en varios estados del país.

Para intentar mejorar su posición -e incluso hay analistas que creen que podría servirle de plataforma para intentar una eventual reelección en los comicios de octubre próximo-, dos semanas atrás el presidente decretó la intervención militar en la seguridad del estado de Río de Janeiro, uno de los más golpeados por la ola de criminalidad y violencia. Todo apunta a que Temer quiere dejar como legado positivo una recuperación de la economía y de la seguridad, luego de las críticas que recibió por haber asumido el poder en 2016 gracias al polémico proceso de impeachment a Dilma Rousseff .

"Representa una esperanza. Todo ha sido crecimiento en el país. Y al mismo tiempo no descuidamos los programas sociales", señaló el mandatario en una entrevista con Radio Tupi esta mañana, tras conocerse las cifras del IBGE.

Como consecuencia del desplome en el precio de las materias primas que más exporta Brasil (petróleo, mineral de hierro y soja), la economía del país sufrió dos caídas del 3,5% en su PBI en 2015 y 2016, acentuadas por la mala gestión de Dilma y el descalabro político que generaron las investigaciones anticorrupción de la operación Lava Jato. Sin embargo, desde que Temer se hizo cargo del Palacio del Planalto, los números macroeconómicos empezaron a cambiar a fuerza de una política de ajuste que llevó a que el Congreso aprobara un congelamiento de gastos públicos por 20 años y una resistida ley de flexibilización laboral.

La inflación, que se disparó al 10,7% en 2016, hoy está en 2,8%; mientras que el desempleo, que trepó hasta al 13,7% a principios de 2017, ahora se redujo al 12,2% y aún afecta a 12,7 millones de brasileños. Entre las reformas que propuso el gobierno de Temer para sanear la economía, quedó pendiente una modificación del sistema previsional, que aún no consiguió apoyo legislativo suficiente.

Para el ministro de Economía, Henrique Meirelles, los logros de 2017 auguran un 2018 aún mejor, con una estimativa de crecimiento de 3%. "Puede ser más", llegó a decir confiado Meirelles, que no ocultó su deseo de competir como candidato presidencial en las elecciones de octubre, en las que por ahora el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores), es el favorito con un 36% de las intenciones de voto.

"La recuperación demoró, pero ahora vino y vino fuerte", afirmó el ministro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.