Nicolás Repetto aclaró sus dichos en la apertura de su programa: "No justifico el abuso"

Fuente: LA NACION
(0)
1 de marzo de 2018  • 15:41

Nicolás Repetto fue el centro de una fuerte polémica ayer, cuando al tratar en su programa, El noticiero de la gente (Telefe), la noticia del abuso callejero del que fue víctima una joven, le preguntó a la víctima cómo estaba vestida. Su pregunta indignó al público que de inmediato se manifestó en su contra en las redes sociales, convirtiendo su nombre en Trending Topic durante todo el día. Si bien el conductor ensayó una disculpas sobre sus dichos en diálogo con LA NACION -dijo que no cuestionó eso "para lastimar a nadie" y que dejaría de preguntar eso-, creyó necesario hacer un descargo al aire en la edición del día de hoy de su programa. "Voy a sacar esta pregunta de mis cuestionarios", dijo en la apertura del noticiero y agregó que, con sus comentarios no intentaba "justificar los abusos".

El episodio que motivó estas palabras tuvo que ver con la cobertura del caso de Débora Godoy, una mujer de 26 años que días atrás vivió dos situaciones de acoso callejero con unos pocos minutos de diferencia, y dio su testimonio en varios noticieros. Con lujo de detalles, la joven contó cómo primero fue manoseada por un hombre que se encontraba haciendo delivery en Palermo y luego, al bajar a la estación Agüero de la línea D de subte, tuvo que presenciar cómo un hombre se masturbaba frente a ella. "¿Cómo estabas vestida? ¿De manera provocativa?", fue la pregunta del conductor de El noticiero de la gente, en diálogo con la víctima. que provocó las críticas.

Repetto dijo sentirse muy agraviado por sus dichos. "Me encontré con un panorama de mucha agresión", aseguró ayer a LA NACION. "La primera devolución que tuve después de lo sucedido llegó por parte de los camarógrafos, de la gente del piso, y todos se mostraron muy a favor mío porque entendieron hacia dónde iba dirigida mi pregunta. Pero al instante me avisaron que el tema estaba siendo Trending Topic. Son los nuevos tiempos: antes vos decías algo en televisión y cada uno en su casa pensaba lo que pensaba, hoy el rebote es inmediato, pero también muy sectorizado. Yo pongo la cara con lo que digo, queda grabado y registrado, pero el que te insulta nunca sabés muy bien quién es".

Además, explicó que no tiene "un filtro hipócrita" y que no está todo el tiempo buscando que la gente lo quiera. "Nunca estoy especulando con lo que digo, opino o pregunto, no pienso si me voy a hacer querer u odiar. Si me surge preguntar, lo hago. De cualquier manera, más allá de las agresiones en las redes, no sentí que con mi pregunta pudiera lastimar a alguien, ni tampoco que mi pregunta justificara algún tipo de acoso", apuntó.

El conductor también aseguró a este medio que pensó desde un punto de vista de padre: "Uno le pide eso a un hijo, que se arriesgue lo menos posible". Además, rescató que la respuesta que obtuvo sirvió para dejar en claro que la forma en la que una mujer se viste no tiene que ver con la "provocación" al abuso. "Débora, la víctima de ese doble acoso, estaba vestida con un pantalón negro y un saco negro, pero le tocó cruzarse con estos dos degenerados. La 'provocación' tampoco justifica un ataque ni mucho menos, pero volvería más entendible que alguien pueda ser acosada dos veces en diez minutos", indicó.

"Si esta pregunta molesta, la elimino de mis cuestionarios. No la hice para lastimar a nadie y no tengo la necesidad de hacerla. Me surgió espontáneamente y Débora no se ofendió, porque seguimos charlando como si nada. Pero entiendo que son tiempos sensibles frente a ciertos temas nuevos, como es este", aclaró.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios