Suscriptor digital

El tordo amarillo regresó a los Esteros del Iberá

El tordo amarillo es típico de los pastizales asociados a bañados o cañadas con agua permanente; hoy, solamente quedan alrededor de 600 ejemplares en todo el país
El tordo amarillo es típico de los pastizales asociados a bañados o cañadas con agua permanente; hoy, solamente quedan alrededor de 600 ejemplares en todo el país Crédito: Rafael Abuín /CLT
Soledad Vallejos
(0)
2 de marzo de 2018  • 16:00

Hace poco más de veinte días, en los Esteros del Iberá sucedió algo inseperado. En medio de una recorrida de rutina para monitorear a los ejemplares de una nueva población de oso hormiguero gigante -que fueron liberados recientemente en la reserva Carambola, próxima a la ciudad de Concepción del Yaguareté Corá- se observó una bandada de tordo amarillo en pleno vuelo. Adultos y juveniles, la colonia tenía aproximadamente unos 40 individuos, y su avistaje en el humedal correntino significa una gran oportunidad, según los científicos, de revertir la amenaza de su desaparición.

La especie está en riesgo, y fue categorizada por las autoridades nacionales en materia de conservación como en peligro crítico de extinción. Aunque es típica de los pastizales asociados a bañados o cañadas con agua permanente, el tordo amarillo había dejado de verse en la zona. En el siglo pasado, se extendían desde Misiones hasta el sur de Buenos Aires, y hace poco más de diez años se contabilizaban alrededor de mil ejemplares en todo el país. Hoy, según registros de Aves Argentinas, quedan alrededor de 600, agrupados en dos reductos aislados en el sur de Entre Ríos y el noroeste correntino. En el sur de Misiones, desafortunadamente, ya no se los ve más.

Las aves, dicen los expertos, son sensibles indicadoras de la salud de los ambientes. Quizá una de las especies que mejor reflejan lo que le pasa a la naturaleza en estas latitudes. Por eso, que hayan elegido el Parque Iberá, aseguran, es una excelente noticia. "Están en un lugar protegido y eso aumenta las chances de revertir la situación actual", dice Rafael Abuín, responsable de las fotografías tomadas a esta nueva colonia en pleno vuelo. Abuín es español, y llegó a Los Esteros del Iberá para trabajar en el programa de reintroducción de especies que lleva adelante la ONG Conservation Land Trust (CLT), con el fin de lograr la restauración total del ecosistema. Su idea era quedarse por poco tiempo, pero se enamoró del humedal correntino. Confiesa que ser testigo de este tipo de conquistas lo alientan a seguir trabajando. También retrasan su partida. Como técnico en Recursos Naturales, Abuín forma parte del Equipo de Especies de CLT, aunque como fotógrafo es muy requerido. Su catálogo de modelos incluye a algunas de las especies más emblemáticas que ya han sido reintroducidas en el Iberá, como el venado de las pampas, el pecarí de collar, el tapir y el oso hormiguero gigante. También presume de retratos únicos de los únicos ejemplares de yaguareté que hoy habitan en los recintos del Centro de Cría del Yaguareté (CECY) , en la isla San Alonso, donde el equipo de CLT avanza en uno de los proyectos más ambiciosos: la reproducción del máximo predador de la cadena trófica, que Corrientes perdió hace más de 60 años.

La bandada, en pleno vuelo en el Parque Iberá
La bandada, en pleno vuelo en el Parque Iberá

Una ruleta rusa

"Casi todas las pequeñas poblaciones de tordo amarillo que quedan en el país están en campos privados, delimitadas por la agricultura y la modificación constante del uso del suelo. Es como una ruleta rusa: un año pueden estar allí y con el cambio de cultivo desaparecen -explica Adrián Di Giacomo, investigador del Conicet, a cargo del laboratorio de Biología de la Conservación que funciona en el Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal)-. Que estén en la reserva implica algo muy importante, porque al transformase en un futuro próximo en Parque Nacional se puede hacer manejo de conservación para resguardar a la especie".

El yetapá de collar, el capuchino y el muitu son algunas de las aves que habitan en el NEA y que también están en peligro de extinción. "Los capuchinos también son de pastizales, y por suerte en el Parque Iberá hay buenas poblaciones. Otra muy amenazada es el muitu, similar a un pavo de monte, pariente de las gallinas, que se extinguió de Corrientes, posiblemente, con el llenado de la Reserva de Yacyretá", aporta el investigador, que también fue investigador científico de Aves Argentinas.

En el equipo de Di Giacomo trabaja la bióloga Florencia Pucheta, que eligió al tordo amarillo como tema de su tesis doctoral. Pucheta coincide con sus colegas en la importancia del lugar elegido por la nueva colonia. "Los 600 ejemplares que quedan, además de ser cada vez menos, están en constante peligro por diferentes motivos: el avance de la agricultura, la forestación y la ganadería intensiva [que modifica el suelo y destruye su hábitat]; los tordos renegridos que parasitan los nidos con sus huevos, y la captura ilegal de ejemplares para su comercialización -explica la bióloga-. Su éxito de reproducción bajo estas amenazas es muy bajo. En Entre Ríos, por ejemplo, el ambiente está tan deteriorado que ahora se los encuentra al borde de las rutas, y por eso es tan importante que se los haya encontrado en un área protegida, donde se conservan los pastizales en los que pueden encontrar su alimento y las cortaderas cerca del agua para nidificar".

Destino ecoturístico

Los tordos amarillos son gregarios. Se mueven en bandadas, y su época reproductiva se extiende entre octubre y enero. En referencia al nuevo hallazgo en el Iberá, Pucheta agrega: "Pareciera que estamos frente a una colonia reproductiva, tanto por el tamaño del grupo como por la presencia de individuos juveniles".

Además de la posibilidad de que el tordo amarillo comience a repoblar nuevamente el Iberá, su presencia, junto con la de muchas otras especies emblemáticas, algunas de las cuales han regresado después de haberse extinguido, convierten al humedal correntino en un destino ecoturístico de avistaje de fauna de primer orden mundial. "Si conseguimos que se establezcan aquí sería un golazo de cara al turismo. Aquí, caminar entre la fauna es lo más normal del mundo, y es una característica que tienen muy pocos lugares en el mundo", remata Abuín.

La facilidad de ver animales silvestres en paisajes casi prístinos es, sin duda alguna, como repiten en CLT, "el mejor atractivo y oportunidad para desarrollar la economía de los pueblos que circundan el Iberá". Lo llaman "producción de naturaleza", un modelo por el que se apostó desde hace más de una década, que combina y revaloriza la cultura y la naturaleza del Iberá, uno de los humedales más grandes del mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?