Jorge Uro: un día en el hospital de La Quiaca que desató la tensión diplomática con Bolivia

Pacientes esperan para ser atendidos en los pasillos de la guardia del Hospital Pedro Uro
Pacientes esperan para ser atendidos en los pasillos de la guardia del Hospital Pedro Uro Crédito: Javier Corbalan
Todas las noches, decenas de personas esperan turno solo para ser atendidas en el centro médico; para sus autoridades, la llegada de los pacientes bolivianos tiene un fuerte impacto en el presupuesto
María Ayzaguer
(0)
2 de marzo de 2018  

SAN SALVADOR DE JUJUY.- Recostada, Reina conversa cerca de la medianoche en el Hospital Jorge Uro, de La Quiaca. Allí pasará las horas, junto con decenas de otras personas, hasta que llegue el momento de pedir un turno al día siguiente. Esa escena, que se repite noche tras noche, muestra un hospital saturado y convertido en el núcleo de la tensión diplomática entre la Argentina y Bolivia por la atención gratuita de los pacientes de ese país vecino. Es el centro médico de mayor complejidad de la zona, ubicado a apenas 20 cuadras del paso fronterizo La Quiaca-Villazón (ver aparte).

La directora del hospital, María Fernanda Elías, afirma que hay una relación entre la cantidad de pacientes bolivianos que se atienden aquí y las limitaciones del presupuesto. Sin embargo, según informó, el año pasado en la guardia se atendieron 28.084 personas. De ese total, 26.001 eran pacientes con DNI argentino; 1848, con documento boliviano, y 235, de otras nacionalidades. Y remarcó que la proporción de argentinos y bolivianos puede ser "engañosa" porque, según explica, muchos nacieron en la Argentina, pero residen en Bolivia.

Bolivia rechaza atender a argentinos

8:41
Video

Según indica, en 2017 nacieron en este hospital 509 bebés, de los que 110 fueron hijos de bolivianos. "Vienen a tener familia a La Quiaca. No son residentes, cruzan el puente [de Villazón] y vienen a tener familia de este lado por los beneficios sociales, como la asignación universal por hijo o los planes sociales", explicó.

Su argumento se inscribe dentro del marco según el cual, para el gobierno provincial, los pacientes extranjeros son una de las partes responsables del colapso del sistema de salud.

"Queremos que Bolivia pague por la atención médica en nuestros hospitales públicos", dijo el ministro de Salud jujeño, Gustavo Bouhid, sobre la iniciativa de la provincia de cobrarles a los que se atienden aquí.

El conflicto comenzó en octubre pasado, cuando el gobierno argentino envió a Bolivia un pedido de reciprocidad en la atención hospitalaria gratuita. El objetivo, en palabras del ministro de Salud, fue delinear "una de las tantas estrategias planteadas para cambiar la realidad en la provincia", aquejada, según Bouhid, por no tener instrumentada la ley de recupero financiero para salud.

Unos meses más tarde, el 8 de febrero, el gobierno de Evo Morales rechazó el pedido de reciprocidad al aducir que sus legislaciones no permitían firmar convenios de este tipo.

El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni, anunció anteayer que viajará al país una comisión para trabajar en la atención en salud recíproca a ciudadanos argentinos en territorio boliviano. El gobierno argentino cree que esta promesa es insuficiente.

En el Hospital Jorge Uro trabajan unas 300 personas y hay camas para 80. Es el único centro médico de la zona que ofrece prestaciones de cirugía, traumatología, obstetricia, ginecología, pediatría y neonatología.Hasta ahí se acercó anteayer Gregorio Marselín, un criador de llamas de la localidad de Cóndor, a una hora de distancia. Tenía un turno programado con una cardióloga y se encontró con el hospital cerrado, de asueto por el aniversario número 111 de la fundación de La Quiaca. Fue derivado a otro hospital y debió resolver cómo llegar hasta ahí. El problema no hubiera sido tan grande si conseguir un turno no fuera tan complicado. Para obtenerlo, tuvo que acercarse la semana pasada, llegar a las 12 de la noche y quedarse a dormir en el hospital. Según sus cálculos, había alrededor de unas 100 personas haciendo lo mismo que él.

Cada día, a las 10 de la mañana, en este hospital se reparten 12 números para cada especialista no para ese día, sino para el siguiente. Por lo que si alguien viene de una localidad lejana debe contemplar dos días para conseguir turno y atenderse.

No resulta del todo fácil hablar de este tema en los pasillos del hospital. Las noticias del conflicto entre gobiernos llegaron a oídos de todos, los ciudadanos bolivianos se sienten vulnerados y la mayoría es reticente a expresarse.

La jujeña Reina es la excepción. La espera una larga noche y parece disfrutar de tener un interlocutor. Ella vende productos cosméticos por su cuenta y hoy le tocó ir a dormir al hospital porque necesita gestionar un turno con un traumatólogo para su padre y con un pediatra para su hijo. Resignada, sostiene que en cada hospital desde Ushuaia hasta La Quiaca hay gente durmiendo por turnos. Y se contenta con no tener que pagar. Recuerda con exactitud cada ítem que pagó por su atención médica en Bolivia, una vez que se fracturó la muñeca cuando estaba allá.

Marcelo Miñaus es el director médico del hospital de Abra Pampa, ubicado a unos 70 kilómetros de La Quiaca. El centro que administra es de menor complejidad. En su opinión, desde el planeamiento de la salud pública se pierden muchos recursos por planificar para cierta población y luego recibir más pacientes de los esperados, por lo que ve con buenos ojos que se discuta la posibilidad de exigirle al extranjero de cualquier país que abone un seguro de salud obligatorio. Y aclara: "Estamos hablando de Estados, no de personas".

Las cifras de las personas que se atendieron en la guardia del hospital

28.084 pacientes

Fueron los que se atendieron en la guardia del Hospital Pedro Uro, de La Quiaca, durante todo el año pasado

1848 pacientes

Tenían documento boliviano. Es decir que representan el 6,6% del total de las personas atendidas el año pasado

26.001 personas atendidas

Tenían documento de identidad argentino. Así lo indican los números que maneja el centro médico

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.