Un partido que se jugó sin hinchadas ni enfrentamientos

La oposición evitó las interrupciones por temor a dar pasos en falso; no hubo cantitos ni panfletos, como en la época de Cristina
Gabriel Sued
(0)
2 de marzo de 2018  

Como si les pesaran las manos, Victoria Donda y Leonardo Grosso aplaudieron sin ganas desde el sector más alto del recinto, un campo regado de pañuelos verdes. El Presidente acababa de celebrar que el Congreso empiece a debatir este año la legalización del aborto. Solo ese tema despertó algunas pasiones en el Congreso, escenario de una ceremonia sin fricciones y con muchas ausencias.

El discurso de Mauricio Macri, un "plan de trabajo" orientado a distender el tablero político y evitar confrontaciones, se combinó con una oposición decidida a no dar pasos en falso. Sin Cristina Kirchner en el recinto, el kirchnerismo hizo una demostración de buenos modales. Por primera vez en muchos años no hubo gritos ni enfrentamientos durante la ceremonia. Pese a que las galerías estaban llenas, pareció un partido sin hinchadas.

"Un enfrentamiento en el recinto nos hubiera dejado aislados del resto de la oposición. Queríamos que la atención estuviera focalizada en las críticas al mensaje del Presidente. En eso pensamos lo mismo que el Frente Renovador y que la mayoría de los peronistas satelitales", explicaron a LA NACION en la bancada que preside Agustín Rossi .

Para esos fines, fue ideal la frase de Macri sobre el "crecimiento invisible". En el original del discurso, que el Presidente desplegó sobre el estrado y siguió casi palabra por palabra, decía "desarrollo invisible". Las dos versiones tenían destino de meme.

Anunciada anteayer, la ausencia de la expresidenta marcó tendencia. Máximo Kirchner, Andrés Larroque y Carlos Menem tampoco aparecieron. Apenas siete gobernadores -cuatro de ellos, opositores- presenciaron el discurso: Mariano Arcioni (Chubut), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Sergio Uñac (San Juan).

En las galerías se hizo difícil encontrar caras conocidas: no hubo dirigentes de organizaciones de derechos humanos y faltaron todos los jefes sindicales. Tampoco se vio a intendentes de la oposición. No hubo cantitos ni panfletos, como en la época de Cristina.

Macri ingresó en el recinto a las 11.02, tras un saludo efusivo con Elisa Carrió, una de las designadas para recibirlo en la entrada de la avenida Entre Ríos. A Mario Negri, jefe del interbloque de Cambiemos, apenas le dio la mano. Emilio Monzó y Gabriela Michetti lo acompañaron hasta el estrado.

Con la conciliación como estrategia, el Presidente pegó de entrada: empezó su discurso con un homenaje a los tripulantes del ARA San Juan. La oposición dudó, pero terminó parándose para aplaudir. Solo Araceli Ferreyra (Movimiento Evita) rompió la postal de armonía. "Búsquenlos", gritó. El segundo aplauso, cuando Macri hablaba del combate a la pobreza, lo arrancó la diputada Cornelia Schmidt Liermann (Pro), lo más parecido a una "hinchada" que tuvo el Presidente.

Desde minutos antes de empezar la ceremonia, buena parte del ala derecha del recinto, territorio del Frente para la Victoria (FPV), estaba cubierta de pañuelos verdes, parte de la campaña para la legalización del aborto. Los distribuyó Mayra Mendoza. Pero ni siquiera eso sirvió para trazar una línea divisoria entre oficialismo y oposición. En la bancada kirchnerista, se juntaron Daniel Scioli, Fernando Espinoza y José Luis Gioja, detractores del proyecto. En el extremo izquierdo del recinto, sector oficialista, podían divisarse dos pañuelos. Los llevaban los radicales Fabio Quetglas y Josefina Mendoza.

Tampoco la mención del Presidente del debate sobre el aborto crispó los ánimos. En lo más alto del recinto, la trotskista Nathalia Seligra (Frente de Izquierda) se limitó a levantar un cartel: "Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal ya para no morir". Ivana Bianchi (PJ de San Luis), una de las detractoras de la legalización, gritó en solitario: "¡Consulta popular!". Los kirchneristas de pañuelo verde ni se inmutaron.

Para cerrar, Macri se dio un gusto: le cantaron "¡Sí, se puede!". El Presidente sí pudo superar sin sobresaltos su tercera Asamblea Legislativa.

El discurso completo de Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa

39:55
Video

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.