Por primera vez en 60 años en el país, John Deere compró una firma local de tecnología para el agro

La firma multinacional apuesta a la tecnología en pulverizadoras
La firma multinacional apuesta a la tecnología en pulverizadoras Crédito: John Deere
Fernando Bertello
(0)
2 de marzo de 2018  • 15:46

La multinacional de maquinaria agrícola John Deere compró una firma de origen nacional vinculada a la provisión de equipos para el agro.

Se trata de la empresa King Agro, especializada en la producción de botalones de fibra de carbono para pulverizadoras. Los fundadores de esa empresa, los hermanos Guillermo y Gabriel Mariani, desarrollaron un producto que pesa un quinto respecto de los botalones de acero. También tiene mayor resistencia a torsiones y durabilidad, según destacan en la empresa compradora.

Con un menor peso, estos botalones pueden cubrir mayor ancho de labor en las máquinas, reducir la cantidad de pasadas en un lote y la compactación de los suelos. En la compañía multinacional estiman que entre 20 y 30% de las máquinas que se venden hoy en el mercado nacional -considerando todas las marcas- incorporan la tecnología.

Es, no obstante, un producto de mayor costo que el botalón de acero, porque cuesta en líneas generales de dos a tres veces más.

King Agro tiene planta en Campana y en Valencia (España), contando con un plantel total de 180 empleados. En 2015, King Agro y John Deere ya habían firmado un acuerdo para el desarrollo y distribución de esta tecnología. Así, la firma se convirtió en proveedor global de la compañía de maquinaria agrícola. En el país, todas las pulverizadoras John Deere que se comercializan tienen estos botalones del material de fibra de carbono.

John Deere cumple en 2018 60 años en el país. La compra de King Agro representa su primera adquisición en la Argentina en todo este tiempo.

Con sede en Granadero Baigorria (Santa Fe), la multinacional produce motores para cinco plantas que tiene en Brasil y esta en la Argentina. Además, produce tractores (equipos de menos de 100 HP y unidades medianas de 140 a 210 caballos de fuerza) y cuatro modelos de cosechadoras en distintas versiones. En el país, una de cada dos cosechadoras que se venden son de la marca.

En John Deere, que el año pasado aumentó 70% sus ventas en el país acompañando el crecimiento que tuvo esta industria, no dieron montos de la operación de compra de King Agro. Pero destacaron que la adquisición se hizo por la performance de la compañía.

"Es una compañía de alto valor agregado y se integra con nuestra propuesta. Se trata de una empresa altamente tecnológica", dijo a LA NACION Gastón Trajtenberg, presidente de Industrias John Deere Argentina.

"Es una apuesta a la agricultura de vanguardia; demuestra nuestro compromiso con el tratamiento de cultivos", agregó.

El ejecutivo precisó que King Agro seguirá como una empresa independiente a nivel global de la compañía, inclusive brindando la tecnología a otras marcas de maquinaria, algo que ya viene realizando.

Antes de los botalones de fibra de carbono para pulverizadoras, la firma ahora comprada por John Deere fabricaba mástiles para veleros usando la misma tecnología. En medio de la crisis financiera de 2008, y una caída en el negocio, vio una oportunidad en el campo y comenzó a desarrollar el producto para las pulverizadoras autopropulsada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.