10 claves que no fallan para bajar de peso y no volver a subir

El modelo de las dietas restrictivas y los alimentos prohibidos fracasó. La nueva tendencia en nutrición es cambiar de hábitos, comer a conciencia, pensar en la calidad de los alimentos y no dejar de lado el placer.
El modelo de las dietas restrictivas y los alimentos prohibidos fracasó. La nueva tendencia en nutrición es cambiar de hábitos, comer a conciencia, pensar en la calidad de los alimentos y no dejar de lado el placer.
Guadalupe Rodríguez
(0)
2 de marzo de 2018  • 18:07

Rubén Mühlberger, especialista en estética y medicina antiaging, asegura que perder peso está absolutamnete lejos de contar calorías. Lo que necesitamos es crear un punto justo entre mente-cuerpo, a través de un método holístico (que se enfoca en todos los aspectos de una persona a través de la práctica de diferentes disciplinas), y un ambiente metabólico adecuado, que nos lleve a perder grasa. El estrés y las emociones forman un combo que se conoce como "hambre emocional" y muchas veces causan un microclima que favorece ganar peso y perder salud; y lo que es peor, no saciar ninguna emoción sino crear más ansiedad. Por eso la clave para encarar un descenso de peso exitoso es buscar un balance que se sostenga en el tiempo.

  • 1 Decirle adiós a las dietas tradicionales y comer saludable para proteger el metabolismo
  • 2 Optar por la comida viva o raw (alimentos naturales sin haber sido procesados y sin químicos agregados) y con proteínas de alta calidad (fitonutrientes de la medicina orthomolecular). Por ejemplo, la medicina orthomolecular busca mantener la salud a través de la suplementación nutricional según lo que cada organismo necesite.
  • 3 Agregar ácidos grasos como omega 3, 6 y 9, aceite de canola, prímula y de coco que contiene ácido láurico.
  • 4 Si un día sentimos deseo, debemos permitirnos comer comida chatarra, dulces, panificados, pizza, etc. Pero verán que comiendo sano, con el tiempo se van estos antojos.
  • 5. Curar la inflamación intestinal y sanar la digestión consumiendo prebióticos naturales (yogur, kéfir, kombucha, miso) y enzimas vegetales (algunos ejemplos: la lechuga, el perejil y el apio tienen clorofila; el ananá, bromelina; el kiwi contiene una enzima llamada proteasa actinidain; y el ajo y la cebolla tienen aliinasa).

  • 9. Trabajar la autoestima. La grasa nos sirve para protegernos del mundo y ocultarnos de nuestras propias inseguridades. Las emociones no resueltas se asocian con el aumento de grasa corporal.

  • 10. Desintoxicar nuestro cuerpo implica mantener limpio nuestros genes, nuestro genoma. La nutrigenómica funciona limpiando los tóxicos acumulados en el tejido graso, que enferman a nuestros genes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?