Suscriptor digital

Estafa a Cataluña

(0)
3 de marzo de 2018  

El viejo conflicto entre el agro y la industria semillera sobre propiedad intelectual tiene facetas de naturaleza diversa, incluso política, pero su fondo es de carácter cultural. ¿Ha habido suficiente conciencia en la Argentina de que la investigación impone ingentes esfuerzos, superar múltiples fracasos y comprometer inversiones de elevada cuantía para lograr al fin los éxitos que se persiguen?

Dos meses después de las elecciones autonómicas catalanas, ha quedado acreditado que el único programa de gobierno del independentismo es la agitación. De ahí que solo se pueda calificar como de burla a la ciudadanía y la democracia la última pirueta de los defensores de la causa, retirando en el último momento el apoyo a la declaración unilateral de independencia, renunciando ¿provisionalmente? a investir a Carles Puigdemont, pero avalando su legitimidad y el resultado de ese llamado referéndum del 1° de octubre, ilegal y realizado sin garantías de transparencia e imparcialidad.

Es evidente que la táctica del bloque independentista, tan apegado a los discursos de la legitimidad, el mandato popular y las reglas, no hace más que erosionar las instituciones catalanas que garantizan el autogobierno.

El último sondeo catalán demuestra que el independentismo pierde fuelle, y ello podría indicar que muchos de los que depositaron su confianza en él empiecen a sentirse víctimas, también, del mismo fraude. Porque si es tan doloroso que el gobierno central intervenga la autonomía, peor es que su entramado institucional sufra el descrédito de su total inoperancia en nombre de un proyecto político vacío de contenido y construido por líderes que no respetan las normas básicas de convivencia democrática.

El País, España

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?