Cómo calcular los aumentos salariales

Para la dirigencia sindical hay que priorizar la tasa de inflación; para los empresarios, la clave es la productividad
Para la dirigencia sindical hay que priorizar la tasa de inflación; para los empresarios, la clave es la productividad Fuente: Archivo
Juan Carlos de Pablo
(0)
4 de marzo de 2018  

Las modificaciones salariales ¿deberían basarse en la tasa de inflación o en la mejora de la productividad? La dirigencia sindical enfatiza la primera variable; algunos representantes empresarios, la segunda. En ambos casos, pero sobre todo en el de la productividad, se plantea la cuestión de si, dentro de cada actividad u ocupación, las negociaciones tienen que llevarse a cabo a nivel nacional, regional o de empresa.

Al respecto conversé con el norteamericano Frederick Winslow Taylor (1856-1915), un ingeniero muy interesado en los problemas económicos. En la Argentina, Alsogaray, Alejandro Bunge, Canitrot, Di Tella, García Olano, Grupe y Palazzo llegaron a la economía provenientes de la ingeniería. Taylor es principalmente conocido por Los principios de la administración científica, que publicó en 1911. Abrió su propia consultora, implementando el sistema taylorista en empresas de Estados Unidos y Europa. Según Morgen Witzel, "Lenin era un gran admirador de sus escritos y ordenó que Pravda los publicara", y según Peter Drucker, fue una de las tres personas más influyentes en la sociedad moderna, junto a Sigmund Freud y Karl Henrich Marx.

-¿Cuál es la esencia del taylorismo?

-Desagregar lo más posible las tareas laborales, evaluando la forma más eficiente de llevar a cabo cada una de ellas. Me inmortalicé analizando el siguiente caso: ¿qué tamaño tiene que tener una pala para mover determinada cantidad de tierra en el menor tiempo posible? El análisis fue empírico: les encargamos la misma tarea a operarios que manejaban palas de diferente tamaño y medimos.

-¿Qué se propuso?

-Combatir la inquietud laboral y promover la equidad en los lugares de trabajo. Cuando se elaboran productos que nadie quiere, como cuando se los fabrica mal, es imposible pagar los salarios, generar beneficios, abonar los impuestos, etc.

-Mal interpretado, usted buscaba aumentar la explotación de los trabajadores.

-La energía atómica salvó muchas vidas gracias a los avances médicos, pero también generó las tragedias de Hiroshima y Nagasaki, en Japón. ¿Debemos detener por completo la investigación científica pura? Es una mala idea, que encima es impracticable.

-¿Qué relación existe entre el taylorismo y el principio de la especialización o división del trabajo planteado por Adam Smith?

-Son complementarios. En el inmejorable ejemplo de la fabricación de alfileres, planteado al comienzo de La riqueza de las naciones, Smith mostró las ventajas de que cada operario realice una tarea específica coordinándola con las que realizan los demás, con respecto a que cada uno de ellos fabrique productos desde el comienzo hasta el fin. Yo me ocupé de que cada tarea se realice de la mejor manera posible. Las dos cosas son importantes.

-En la Argentina de 2018, a propósito de las negociaciones salariales, una vez más se plantea la cuestión de si los salarios deben modificarse sobre la base de la evolución de la inflación o la de la productividad.

-Distingamos entre salario nominal y real. El primero es el salario en pesos; el segundo, en bienes. En un país donde los precios se duplican el salario nominal tiene que multiplicarse por dos para que el salario real permanezca constante. Yendo a su pregunta, como criterio general debería ajustarse el salario nominal en función de la inflación, y el salario real, sobre la base del aumento de la productividad.

-Pero las negociaciones siempre se realizan en términos nominales.

-Así es. En los países del Primer Mundo, donde la tasa de inflación es prácticamente cero, las modificaciones salariales se basan en la productividad; en la Argentina de 2018 el grueso de esas modificaciones tienen que ver con la inflación.

-¿Usted lo que está diciendo es que el aumento de la productividad es irrelevante?

-De ninguna manera, pero hay que señalar que ese aumento puede ser significativo en una planta nueva o como consecuencia de la reorganización de una empresa, pero es cuantitativamente mucho menos importante a nivel sectorial o de la economía en su conjunto.

-La tasa de inflación no es la misma en todos los sectores. Entonces, ¿cómo opera la "cláusula gatillo" en estos casos?

-Entre enero de 2017 y el mismo mes de 2018 el nivel general de los precios mayoristas aumentó 22,4%, pero mientras los precios de los aparatos de radio y televisión subieron 3% y los de los productos textiles 15,9%, los de los productos pesqueros aumentaron 47,4%. Aquí se plantea un problema, porque si bien es cierto que los asalariados de los sectores cuyos precios aumentaron mucho menos que el promedio no tienen la "culpa" de esto, y por eso pretenden que se los compense según la tasa de inflación, no siempre les resultará posible a las empresas pagar según la cláusula gatillo.

-¿Qué ocurriría en estos casos?

-Que se volverían a renegociar los salarios o que se generarían despidos. Nadie puede pensar que los fabricantes de aparatos electrónicos tienen más corazón que los pescadores, y por eso aumentaron menos los precios. Es probable que en los sectores más afectados se verifiquen tanto caídas en el salario real como en la ocupación de mano de obra.

-Don Frederick, muchas gracias.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.