Ponzio extraña el vacío que dejó Kranevitter en River: nadie lo pudo reemplazar

Desde que asumió Gallardo, el club gastó más de US$ 8 millones en volantes centrales
Desde que asumió Gallardo, el club gastó más de US$ 8 millones en volantes centrales Fuente: Archivo
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
2 de marzo de 2018  • 23:59

Marcelo Gallardo siempre opta por el hermetismo para definir los once titulares. Obsesivo del trabajo, vive buscando variantes. Pero hay un puesto en el que hace más de dos años busca garantías: el acompañante (y posible reemplazante) de Leonardo Ponzio .

Son cuatro los volantes centrales que River sumó con el Muñeco: en enero de 2016 llegaron Nicolás Domingo (600 mil dólares por el 100%) y Joaquín Arzura (1,6 millones de dólares por el 60%); en julio de 2016 arribó Iván Rossi (2,1 millones de dólares por el 100%); y en el pasado enero lo hizo Bruno Zuculini (3,25 millones de euros por el 50%). Además, dejó ir a dos: Guido Rodríguez (tras 18 partidos emigró a Xolos de Tijuana por 1,5 millones de dólares por el 80% y hoy juega en América) y Zacarías Morán Correa (un solo encuentro oficial, está a préstamo sin cargo y sin opción en San Martín de San Juan). Ninguno ocupó el hueco que dejó Matías Kranevitter en diciembre de 2015.

En sus tres primeros partidos de titular, en los que sumó 187 minutos y siempre fue reemplazado, Zuculini no mostró seguridad. Ante Godoy Cruz y Flamengo jugó con Ponzio, y frente a Vélez lo hizo como volante tapón con Palacios cerca suyo. Más allá de su dinámica, se lo vio desordenado y con problemas para el quite y el toque rápido. Con el despliegue, el juego aéreo y el recupero de la segunda pelota como características, el correr de los partidos dirá si puede adaptarse al doble cinco en un rol que por ahora le cuesta. Crédito tiene de sobra y el domingo tendrá otra prueba: Ponzio descansará.

¿Puede el ex Racing jugar al lado del capitán? ¿Debe hacerlo Enzo Pérez, quien ya jugó en el puesto en Europa? ¿O mejor romper el doble cinco y volver a apostar por aquel medio con Rojas y Nacho Fernández? No hay un jugador que asome para aportar presión, recuperación y distribución. Y el problema se profundiza y golpea a la creación cuando los otros dos o tres futbolistas de la zona (según el esquema) juegan muy distanciados, no se combinan y no pisan el área. Eso ocurrió ante Godoy Cruz con Quintero y De La Cruz y se repitió frente a Vélez y Flamengo con De La Cruz, Pérez y Mora.

Iván Rossi y Exequiel Palacios son otras opciones. El ex Banfield acumula 20 partidos (10 de titular), fue 29 veces al banco sin entrar y nunca tuvo continuidad: en la Superliga jugó seis de arranque y solo tres en fila. Con las otras competencias, nunca fue titular dos veces seguidas. Zurdo, llegó desde Banfield como una apuesta con recuperación y circulación del balón. Pero está lejos en la consideración tras bajos rendimientos.

Palacios, de 19 años, suma 18 partidos y cinco de titular. Su mínima regularidad fue en el primer semestre de 2017: ingresó en cinco partidos consecutivos del torneo local (142 minutos). En la Superliga, acumula 340 minutos en cuatro juegos de titular (el último ante Vélez) y dos desde el banco. En inferiores jugó tanto de volante derecho como de interior en ambos costados.

Quizás, el que mejor se adaptó fue Domingo. Y Gallardo siempre lo consideró: de sus 24 partidos, en 20 estuvo en el once inicial. Entre el Transición 2016 y la Libertadores 2016, jugó 16 de los 24 encuentros de River y sumó siete en fila como titular. Fija en el 4-4-2, tras la eliminación en la Libertadores decayó su nivel y con la llegada de Rossi perdió terreno. En la siguiente temporada, disputó ocho juegos (cinco de titular) y en julio pasado rescindió su contrato y partió a Independiente.

El otro jugador por el que Gallardo apostó sin éxito fue Arzura. Titular en 11 de 19 partidos, solo tuvo dos en fila en el once inicial. Sin aprovechar sus oportunidades, hoy está a préstamo por un año en Osasuna de España con una opción de compra de 2 millones de dólares y es suplente: jugó 19 partidos (nueve desde el arranque).

A sus 36 años, y con contrato hasta junio de 2019, Ponzio decidió terminar su carrera en Núñez. Mientras, River debe encontrar un volante central con regularidad y confianza para reemplazarlo, antes de que sea demasiado tarde.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.