Carrió pidió a la Justicia que investigue las acusaciones de la policía brasileña

Crédito: El País/DPA
Se despegó del Gobierno y presentó dos escritos ante los jueces Bonadio y Canicoba Corral, quien había sobreseído al jefe de la AFI
Hugo Alconada Mon
(0)
3 de marzo de 2018  

Mientras el jefe de Gabinete, Marcos Peña, respaldaba ayer "a priori" al jefe de Inteligencia, Gustavo Arribas, la diputada nacional y referente de Cambiemos, Elisa Carrió, presentó dos escritos en Tribunales para solicitar que se investiguen las noticias policiales que llegaron desde Brasil.

Carrió presentó los escritos ante el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, quien conserva la investigación sobre la o las transferencias que Arribas recibió del "cuevero" brasileño convicto y devenido "delator premiado" en el Lava Jato, Leonardo Meirelles, como así también en el expediente por presunto falso testimonio que Arribas le inició a Meirelles poco después, y que instruye el juez federal Claudio Bonadio.

Ambos escritos, a los que accedió LA NACION, son casi idénticos, y se extienden apenas tres párrafos en una sola carilla. Pero son toda una señal de una figura determinante de Cambiemos, mientras la Casa Rosada buscaba relativizar las noticias que llegaron desde San Pablo, durante las últimas 24 horas.

En el escrito que presentó ante Canicoba Corral, Carrió acompañó una copia del artículo periodístico "La Policía Federal de Brasil acusa a Arribas de recibir dinero vinculado al Lava Jato" que LA NACION publicó en su edición de ayer, e indicó que lo aportó "en tanto puede tener relación con los hechos denunciados en su oportunidad por la suscripta". Es decir, por ella misma.

Carrió fue, en efecto, quien presentó la primera denuncia penal contra Arribas, el 11 de enero de 2017, horas después de que LA NACION revelara, por primera vez y tras varios meses de investigación, la existencia de múltiples transferencias desde una cuenta bancaria de Meirelles en Hong Kong a una cuenta de Arribas en Suiza, en el banco Credit Suisse.

"Esta información debe ser analizada por la Justicia de nuestro país", escribió Carrió en aquella presentación, aunque para ella no era la primera vez que apuntaba contra Arribas: ya había cuestionado su designación al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) por su supuesta "falta de idoneidad".

Poco después, y tras hablar con el presidente Mauricio Macri y el propio Arribas, Carrió giró sobre sus pasos y planteó que aquellas primeras revelaciones podían ser "una operación de inteligencia que involucra a sectores nacionales vinculados a inteligencias de otros países".

Ahora, mientras Peña se presentaba ante los periodistas en la Casa Rosada para defender como jefe de los espías a Arribas -quien ocupa el departamento que el presidente Macri dejó vacante al mudarse a la quinta de Olivos- y minimizaba las novedades brasileñas, Carrió se movió en el sentido opuesto.

"Quiero que se investigue todo", le indicó ayer a uno de sus colaboradores, poco después de sufrir una descompensación en el Aeroparque metropolitano.

Un día después, con su firma en ambos escritos, Carrió indicó que las noticias que llegaron desde San Pablo indicaban que "la Policía Federal de Brasil acusó al actual jefe de inteligencia argentino, Gustavo Arribas, de cobrar US$850.000 en coimas como parte de un esquema de lavado, sociedades ?pantalla' y transferencias offshore que desbarató en San Pablo y Minas", precisó la legisladora.

Por eso, le indicó a los jueces Canicoba Corral y Bonadio: "Solicito a V.S. [por Vuestra Señoría] que investigue. Será Justicia".

Con su desmarque político, Carrió quedó más cercana a distintos opositores que a la Casa Rosada. Desde el Congreso, por ejemplo, el bloque kirchnerista en la Cámara de Diputados presentó un pedido de interpelación de Arribas.

La primera reacción conocida desde Tribunales, sin embargo, resultó en sentido contrario al buscado por Carrió. Durante una entrevista radial, Canicoba Corral consideró que "en principio, no" ameritaría reabrir el expediente que tiene en sus manos, en el que sobreseyó a Arribas y se encuentra apelado ante la Corte Suprema

"Si se trata del mismo hecho, los argumentos en los que en su momento yo fundé la resolución seguirían vigentes. Por lo menos, en mi opinión", afirmó el magistrado.

Canicoba Corral defendió, además, los motivos por los que sobreseyó a Arribas y recordó que el actual titular de la AFI "no era funcionario público" cuando se registraron las transferencias, en septiembre de 2013. "No hay sobornos de particulares -sostuvo-, el delito tiene que ser de un funcionario público".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios