En 2018, Nadal no detiene su calvario y Federer está cada día mejor

Aún antes de perder el número 1 del ranking, el español sufría por su físico; ahora, se bajó de Indian Wells y Miami; el suizo es la contracara
Aún antes de perder el número 1 del ranking, el español sufría por su físico; ahora, se bajó de Indian Wells y Miami; el suizo es la contracara Fuente: Archivo
Ariel Ruya
(0)
2 de marzo de 2018  • 23:59

Representan una época dorada en el juego de las raquetas, que se resiste al inevitable transcurrir del tiempo. Roger Federer tiene 36 años, es el mejor de todos los tiempos y, desafiante, juega como nunca. Rafael Nadal tiene 31, es el rey de la arcilla y, seguramente, la mente más brillante que se haya conocido. El tenis, por largos años, disfrutó de su pelea: talento, coraje y los títulos más grandes, mientras asomaban la cabeza Novak Djokovic , Andy Murray y alguno que otro más. En el Abierto de Australia 2017 -apenas un año y un par de meses atrás-, asombraron al mundo, al alcanzar la final de Melbourne. Se sacaron chispas y, a contramano de lo que solía marcar la historia entre los dos gladiadores, se impuso el suizo, en un maratónico 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3. Crecieron en el ranking: Federer pasó a la décima posición de la clasificación mundial y Nadal, a la sexta.

Recuperaron -en realidad, nunca lo perdieron, apenas lo habían extraviado- el fuego sagrado, en una colosal temporada, ayudados, también, por las lesiones de otros fuera de serie. Nadal acabó primero, Federer, un paso atrás. La temporada 2018, sin embargo, los encuentra en dos nóminas diferenciadas: Federer se consagró en Australia -otra vez-y es el nuevo número 1 del mundo; Rafael Nadal es un guerrero herido, con el corazón astillado por tantas batallas quebradas por su propio físico. Todo un símbolo: ya en Melbourne debió tirar la toalla, mientras que su adversario de toda la vida repetía la fórmula de ganar, gustar y emocionar.

El español, hoy número 2 del mundo, no disputará los Masters 1000 de Indian Wells y Miami debido a una lesión en su pierna derecha, según anunció en su cuenta de Facebook. "Lamentablemente me veo obligado a escribiros esto, pero se confirmaron mis peores presagios y al final la lesión que sufrí en el último entrenamiento en Acapulco antes de comenzar el torneo resulta ser en la misma zona que en Melbourne. No podré jugar en Indian Wells ni Miami y el objetivo ahora es recuperarme para estar a punto para la temporada de tierra batida", explicó Nadal, según cita la agencia AFP.

El dolor en el psoas ilíaco, que lo retiró antes de presentarse en Acapulco, es el mismo que sufrió el 23 de enero, en los cuartos de Australia ante el croata Marin Cilic.

El 16 de febrero pasado, Roger se convirtió en el número 1 más "viejo" del circuito, lo que derivó en otro impacto para Rafa. El suizo ganó dos torneos -el otro, el ATP500 de Rotterdam-, justamente, los dos en que se presentó. Es un fuera de serie, también, en el arte de cuidar su físico: elige cada uno de sus pasos, cuida la máquina y tuvo pocas lesiones en su carrera. Y hasta fue la figura en los Premios Laureus . Nadal no puede arrancar 2018. Más tiempo en los consultorios que en las pistas.

Haciendo cuentas, la diferencia en las alturas podrá ser más amplia en las próximas semanas. Nadal precisa sentirse pleno, para recuperar su estirpe en la temporada de polvo de ladrillo. Federer disfruta, brilla y no transpira. Ni cuando juega.

Durante 2017 también había tenido molestias físicas

El año pasado, tras perder la final de Shanghai -con Federer, por 6-4 y 6-3- con una cinta para sujetar el tendón rotuliano, Nadal renunció a Basilea, se retiró en los cuartos de final de París y del Masters de Londres tras su primer partido. Los Masters 1000 en Estados Unidos serán el sexto y séptimo torneo al hilo que el español no puede jugar o se debe retirar, por lesión. "He tenido más lesiones de las que me hubiera gustado en mi vida", confesó en Acapulco.

Por: Ariel Ruya
0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.