Suscriptor digital

Theresa May admitió que Londres no conseguirá todo en negociaciones del Brexit

Theresa May admite que Londres no conseguirá todo en negociaciones del Brexit

00:55
Video
(0)
2 de marzo de 2018  • 23:23

La primera ministra británica Theresa May dijo hoy que el Reino Unido se está acercando a un "momento crucial" y admitió la complejidad que tiene por delante todo el proceso de salida de la Unión Europea (UE).

En un discurso en Londres sobre la postura del Reino Unido en la próxima fase de las negociaciones que comienzan este mes, la líder británica dijo que el "progreso es real" y que el país está cerca de un acuerdo con la UE sobre las características del período de transición.

"Por supuesto, quedan algunos puntos de diferencia, pero confío en que estos puedan resolverse en los próximos días", subrayó, en referencia a ese elemento clave de las negociaciones de diciembre.

May destacó que los británicos no solo deberán negociar la salida de una organización que impacta en sus vidas, sino que deberán construir una relación nueva y duradera.

"A fines del año pasado, acordamos los elementos clave de nuestro retiro. Estamos en el proceso de convertir el borrador de ese acuerdo en un texto legal", señaló la líder conservadora.

May afirmó también que dejó en claro las preocupaciones de su gobierno sobre el primer borrador de la Comisión Europea publicado el miércoles.

La premier británica consideró que el Reino Unido se acerca a un "momento crucial"
La premier británica consideró que el Reino Unido se acerca a un "momento crucial" Fuente: Reuters

May se mostró en desacuerdo con el borrador porque propone "una área regulatoria común" (en la que regirían las normas de la UE, y no las británicas) entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la UE.

Respecto al período de transición, la líder británica sostuvo que tanto el Reino Unido como la UE tienen claro que se trata de una instancia temporal y no una solución permanente para cuando, después de marzo de 2019, entre en vigor el Brexit en marzo de 2019.

La afirmación hace referencia a los insistentes pedidos de su propio partido y, obviamente, de la oposición laborista, para que la salida de la UE se acompañe de alguna forma de inserción del Reino Unido en el área aduanera común o mercado único.

Según May, el acuerdo que se alcance con la UE debe respetar el referéndum de 2016, en el que los británicos votaron por el Brexit. Se mostró confiada de conseguir un pacto porque es también de "interés" para ambas partes.

Pero también aseguró que el nuevo acuerdo debe perdurar y proteger el empleo y la seguridad de las personas, así como ser coherente con una democracia europea moderna, abierta y tolerante.

Según May permanecer dentro del mercado único no cubre esas expectativas, e incluso impone restricciones insostenibles a a su democracia.

"Por ejemplo, el modelo de Noruega, donde permaneceríamos en el mercado único, significaría tener que implementar nueva legislación de la UE de forma automática y en su totalidad, y también significaría la libre circulación continua", propuso.

May, respondió también a quienes proponen que el Reino Unido negocie con la UE un acuerdo de libre comercio similar al que firmó recientemente Canadá, según los términos de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Para la primera ministra británica, esas opciones significarían para ambas partes una fuerte reducción en su acceso a los mercados de la otra, en comparación con el que actualmente disfrutan.

Aclaró que esto también significaría controles aduaneros y regulatorios en la frontera que dañarían las cadenas de suministro integradas de las que dependen las actividades industriales.

También consideró que serían inconsistentes con los compromisos asumidos con respecto a Irlanda del Norte, donde su gobierno, dijo, no quiere volver a una frontera dura, ni la instalación de ningún tipo de infraestructura física o de cualquier tipo de control.

Descargó así la responsabilidad sobre la otra parte: "Si la UE obliga a Irlanda a hacerlo, eso depende de ellos. Elegimos irnos; tenemos la responsabilidad de ayudar a encontrar una solución".

Reiteró, además, la necesidad de negociar acuerdos comerciales con otros países del mundo.

Respecto a la inmigración de la UE, uno de los temas que más divergencias produce en las negociaciones, la líder británica insistió una vez más que al salir de la UE, la libre circulación de personas llegará a su fin y los que ingresen a vivir al Reino Unido serán controlados.

Agencia Télam, AFP y AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?