La AFA medió entre Boca, River y los árbitros para bajar los decibeles de la Supercopa

Alejandro Casar González
(0)
3 de marzo de 2018  • 14:40

Claudio Tapia no esperó a pisar suelo argentino para organizar una reunión con Boca, River y los árbitros. El partido del 14 de marzo en Mendoza es la prioridad en su agenda. Después, recién después, tendrá tiempo de pensar en el máximo objetivo del año: el Mundial de Rusia. Por eso, el presidente de la AFA citó al responsable de los árbitros, Horacio Elizondo, al presidente de Boca, Daniel Angelici, y al de River, Rodolfo D´Onofrio, a una reunión pasado el mediodía en la sede de la AFA, sobre la calle Viamonte.

Angelici fue el último en llegar. Antes, D´Onofrio había saludado con un apretón de manos a Tapia en el despacho de Presidencia, en el tercer piso de la AFA. Fue el primer gesto de distensión luego de semanas de declaraciones cruzadas que incluyeron hits como "la AFA de Boca" o "la guardia alta". Durante los 50 minutos que duró el encuentro se habló de los árbitros (Elizondo justificó la elección de Patricio Loustau en base a sus calificaciones en esta temporada de la Superliga) y de cómo hacer para bajarle los decibeles a la previa del partido en tierra mendocina. A todos los presentes les quedó claro que la actual beligerancia no es buena para nadie. Ni para los clubes, ni para el torneo de primera ni para la AFA. Con la asociación como mediadora, Boca y River aceptaron cambiar ironías por sonrisas. D´Onofrio y Angelici dieron explicaciones ante la prensa en la sala donde se reúne el comité ejecutivo, ese órgano en el que River no participa y donde el presidente de Boca es el número dos de Boca. "Que Rodolfo pague la cena", chicaneó Angelici en relación a la comida del día previo al partido. "Los que organizan esto bien pueden organizar la comida", respondió el presidente de River. Terció Tapia: "Para desempatar, si no, la pago yo". Ese intercambio ilustró el tenor de la reunión, que sirvió más para el afuera que para el interior de la AFA.

El árbitro del partido más importante del semestre no despertó suspicacias ni reproches en ninguno de los dos clubes: "Tanto Boca como River dijimos amén", recordó D´Onofrio. Y añadió: "Elizondo, que es quien conoce y maneja esto, nos mostró los análisis que justificaban la elección y nos pareció perfecto". Angelici también respaldó al árbitro: "Boca nunca se puso a averiguar o ver cómo era la designación de los árbitros. La reunión fue muy buena para saber de dónde salen los nombres. Nosotros, como ya dijimos, hubiéramos aceptado cualquier decisión".Boca, River y la AFA volverán a juntarse el lunes por el partido del 14 de marzo. Será a las 12 del mediodía en la sala de audiencias de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico. Están citados por el juez Gustavo Caramelo, quien tiene a su cargo un pedido de la ONG Salvemos al Fútbol para suspender el encuentro y quiere que las autoridades le expliquen las medidas de seguridad que se tomarán el día del partido en Mendoza. Según pudo averiguar LA NACION, los presidentes de los clubes no están obligados a acudir en persona: pueden delegar su presencia en sus vicepresidentes primeros, acompañados por un asesor letrado.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.