Suscriptor digital

Alejandro Finocchiaro: "Argentina está 30 años atrasada en educación frente a los países de la región"

El ministro de Educación culpa a Ctera y al kirchnerismo por el fracaso de los últimos años en las aulas y confía en que "la gran mayoría de los docentes no se va a dejar llevar de las narices" al paro del lunes y martes
El ministro de Educación culpa a Ctera y al kirchnerismo por el fracaso de los últimos años en las aulas y confía en que "la gran mayoría de los docentes no se va a dejar llevar de las narices" al paro del lunes y martes Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
Marcelo Veneranda
(0)
3 de marzo de 2018  • 18:46

Otra vez, el ciclo lectivo empieza de la peor manera: con un paro nacional que el lunes y martes le restará dos días de clases a los alumnos de las escuelas públicas argentinas. Del otro lado de la línea, el ministro de Educación , Alejandro Finocchiaro , interrumpe esa idea. Dice estar convencido de que los docentes "ya no se dejan llevar de las narices" por los gremios y que la mayoría estará en el aula. Y desliza, como al pasar: "A los sindicalistas, el lunes, no les descuentan el salario".

Será el primero de muchos dardos que destinará a los gremios docentes durante la entrevista que ofreció a LA NACION. En rigor, machacará una y otra vez contra Ctera (la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina) y marcará diferencias con otros tres gremios nacionales, AMET, UDA y CEA, que activaron un plan de lucha pero sin llegar a la huelga. "Decidieron que en las cuestiones de los adultos las discutamos entre los adultos, con los chicos en las aulas", destacará.

A Ctera, o al "cterismo educativo", como prefiere llamarlo, le achacará el fracaso de la educación argentina de los últimos doce años. "Los resultados de evaluación Aprender son la prueba más tangible del fracaso del cterismo educativo", dirá, sin vueltas. "Ctera es incapaz de discutir de calidad educativa, formación y capacitación docente, de cualquier cosa que no sean los salarios", agregará.

Finocchiaro también defenderá las propuestas salariales de los gobernadores, aunque estén por debajo de las expectativas de inflación de las consultoras privadas. "Cada gobernador está haciendo el mayor esfuerzo para pagarle lo mejor que pueda a los maestros, pero sin dejar de cumplir con las metas del pacto fiscal", remarcará. "Acá hubo doce años de fiesta y los primeros dos años de Cambiemos el país tuvo que lidiar con la acidez de esa fiesta".

Pero más allá de la urgencia marcada por los paros, quizá lo que más llama la atención es crudo diagnóstico que el ministro marca sobre el presente educativo argentino. "Frente a Chile, Uruguay o Brasil estamos 30 años atrasados", dice. Y va por más: "Con la educación el kirchnerismo no hizo otra cosa que retoques cosméticos. Se le dio una mano de pintura a la casa para venderla, pero no se arregló la humedad de los cimientos. Lo que nosotros estamos haciendo, aunque tarde un poco más, es establecer una base de crecimiento más sólida".

-¿Estamos, otra vez, ante el peor escenario del inicio del ciclo lectivo?

-Tengo una gran fe en los docentes de este país. Creo que la gran mayoría de los docentes va a optar este lunes por educar. Estoy convencido de eso.

-¿Esto tiene que ver con que el 60% no esté agremiado?

-No, va más allá de la agremiación. En otras épocas estábamos acostumbrados a que un paro tuviera un 90% de acatamiento, con lo cual excedía mucho la cantidad de docentes agremiados. Yo creo que la gran mayoría de los docentes ya no se dejan llevar de las narices. Acá hay un solo gremio que llamó al paro, Ctera, hay tres gremios que establecieron planes de lucha [UDA, AMET y CEA] con movilizaciones o presentaciones judiciales, pero han decidido privilegiar el derecho de la educación por sobre el de la protesta. Ctera ha quedado aislado. El docente que va a dar clases todos los días, que tiene vocación, ya conoce la gran incapacidad que tiene Ctera para discutir de otra cosa que no sea la salarial: como capacitación y formación docente, ausentismo, etc. Al docente que va todos los días a dar clases sí le interesa que le den un premio por hacerlo, como ofrece la provincia de Buenos Aires o hace desde dos años el gobernador Alfredo Cornejo en Mendoza. El docente que estudia, se capacita, va a la universidad, le interesa el plus que le ofrece la Ciudad de Buenos Aires. Porque no todo es lo mismo. Ese docente que se esfuerza, dice: "¿Por qué Ctera no quiere que yo gane más?". Ahí es donde el docente se indigna

-Los gremios también preguntan por qué se les ofrece un aumento menor a la inflación proyectada y sin cláusula gatillo.

-Porque cada gobernador está haciendo el mayor esfuerzo para pagarle lo mejor que pueda a los maestros pero cumpliendo con las metas del pacto fiscal. Si los gobernadores ofrecen lo que no pueden pagar, como pasaba en otras épocas, tienen que aumentar los impuestos. Entonces seguimos con la misma lógica anterior. Acá hubo doce años de fiesta y los primeros dos años de Cambiemos el país tuvo que lidiar con la acidez de esa fiesta. Estamos trabajando para que eso pase y los gobernadores hacen lo mismo. Los gobernadores están ofreciendo cláusulas de revisión.

-Los gremios plantean que usted como ministro de Educación bonaerense no cumplió esa cláusula de revisión en 2016.

-¿Cómo que no? ¿De dónde surgieron los tres puntos de aumento que se les dio al año siguiente, para compensar?

-Por eso, dicen que no se cumplió en 2016.

-Se discutió, pero no se llegó a un acuerdo hasta el año siguiente. Es mentira que no se cumplió con esa cláusula.

-¿Por qué todos los años llegamos a esta instancia de paros al inicio de clases?

-Cada vez menos. Estamos cambiando un paradigma: antes se discutía solamente salarios y nada más. El año pasado empezamos a discutir otros temas que hacen a la calidad educativa. Las paritarias que se están cerrando en las provincias están dentro de los márgenes que hablamos.

-¿Introducir el pacto fiscal en la discusión paritaria no habilita a los gremios a denunciar que "el ajuste lo pagan los maestros"?

-No. Lo que dice el pacto fiscal es que cada gobernador debe administrar sus recursos de la forma más responsable posible para cumplir todos los objetivos de su gobierno. Más allá de lo que digan algunos gremios ideologizados, el pacto fiscal es a favor de la gente.

-Hubo funcionarios de Cambiemos que festejaron haber introducido la cláusula gatillo en la última paritaria. Celebraban que eso dejaba sin margen a los gremios. ¿Por qué ahora no la quieren usar?

-Porque la cláusula gatillo sirvió para arreglar hacia atrás años de inflación mentirosa. En 2017 los docentes no perdieron contra la inflación. Ahora tenemos que arreglar las paritarias pensando en el futuro, no hacia atrás. Lo fundamental es que cada gobernador está haciendo el mayor esfuerzo para pagar lo que puede y no lo que no puede pagar. Porque si no van a tener que aumentar los impuestos. Además, la discusión no se puede agotar en lo salarial, tenemos mucho que mejorar la calidad educativa.

- Usted dice que Ctera no está capacitada para esa discusión sobre calidad educativa.

-No puede. Nosotrosformamos comisiones de trabajo sobre formación y capacitación docente, enfermedades laborales y otros temas con las provincias y con los gremios como UDA, AMET y CEA, pero Ctera faltó. No le interesó hablar de eso. El resto de los gremios, a pesar de sus diferencias con el Gobierno, vinieron. Algunos de esos gremios se van a manifestar el lunes frente al Ministerio, porque en algunas cosas no estamos de acuerdo. Otros hicieron presentaciones administrativas y judiciales. Pero esos tres gremios, que tienen la misma representación que Ctera, decidieron que en las cuestiones de los adultos las discutamos entre los adultos, con los chicos en las aulas. Porque el derecho de la educación está por encima del derecho de la protesta.

-¿También culpa a Ctera por el fracaso de las pruebas Aprender?

-Durante doce años, el kirchnerismo le entregó el sistema educativo a Ctera. Y eso hizo que Ctera se sintiera dueño del sistema. Los resultados de evaluación Aprender son la prueba más tangible del fracaso del "cterismo educativo". Ellos gobernaron el sistema durante doce años, con sus planes educativos, con enorme cantidad de funcionarios que pusieron y ministros afines. Ellos tomaron el sistema educativo, lo modelaron y de ese fracaso se está saliendo hoy.

-¿Cómo se está saliendo? ¿Dónde se puede ver?

-Lo primero que hicimos fue evaluar, porque si no seguíamos en la ignorancia. Con las pruebas Aprender sabemos dónde tenemos que mejorar y estamos trabajando en eso: escolarización temprana con nuevos jardines de infantes; alfabetización digital; planes pedagógicos propios para las 3000 escuelas que más deben mejorar según Aprender; la Secundaria 2030 ya está en desarrollo en algunas provincias y va a estar modelada en todo el país en 2019; el plan Nexos, que conecta a la escuela media con la universidad; el programa Asistiré, que comienza en Buenos Aires, Jujuy y otras provincias, para detectar online los chicos que están por abandonar; las becas Progresar, con 10.000 millones de pesos, son el plan más grande de la historia argentina, que incentiva el progreso educativo y prioriza carreras estratégicas para el desarrollo del país.

-La promesa electoral de los 3000 jardines se abandonó y se prometieron 10.000 aulas

-Ahora ya hay 1000 salas construidas, van a ser más de 2000 a fin de año y vamos a seguir.

-¿A cuántas salas se llegaría en 2019?

-Tenemos que ver, porque se está acelerando mucho más. El problema cuando planteamos los 3000 jardines es que en muchas ciudades no había terrenos, por eso hablamos de 10.000 salas en escuelas existentes. No sé si vamos a llegar a 10.000 salas en 2019, pero sí que vamos a tener muchas más que cuando llegamos.

-¿Bajar el presupuesto de Conectar Igualdad no conspira contra la alfabetización digital?

-No. El plan de alfabetización digital va a ser muchísimo mejor, porque las lógicas ya no son las mismas de hace diez años. Estamos trabajando para que cada escuela sea un nodo digital. Acabamos de cerrar los contratos para conectar el 60% de las escuelas del país este año.

-Suena a una idea de avanzada, pero todas las escuelas deberían estar conectadas hace años.

-Claro que sí, absolutamente.

-¿Qué tan atrás estamos en educación frente a Brasil, Chile o Uruguay?

-Con muchos países de la región estamos 30 años atrasados. Lo cual no quiere decir que tardemos eso en alcanzarlos. Los países de la región mejoraron creciendo sobre bases firmes que permitan crecimiento sólido.

-¿Y la Argentina qué hizo?

-En el país no se hizo otra cosa que retoques cosméticos. Es lo que te comentaba sobre los últimos doce años. Se le dio una mano de pintura a la casa para venderla, pero no se arregló la humedad de los cimientos. Lo que nosotros estamos haciendo, aunque tarde un poco más, es establecer una base de crecimiento más sólida. Nosotros podríamos haber apurado el anuncio del plan Secundaria 2030, juntar a todos los gobernadores y después andá a chequearlo. Pero preferimos trabajarlo primero con todas las provincias y que estas a su vez lo trabajen con sus escuelas, antes de hacer cualquier anuncio. La lógica de este Gobierno no es producir anuncios periodísticos, sino trabajar en silencio para generar bases sólidas para el cambio. Sobre esa lógica trabajaban los padres fundadores de la república.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?