Pizza con champán

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
4 de marzo de 2018  

"En todos los gobiernos, salvo el mío, hubo corrupción".

(De Carlos Menem, a la cadena CNN.)

Hubo un tiempo en el país en que la leche se vendía adulterada, se privatizaban empresas del Estado como quien compra al fiado en el almacén del chino, prometían sanear el Riachuelo en 1000 días, funcionaba una aduana paralela y un banco estatal otorgaba a una empresa una licitación para renovar su sistema informático pagando millones de dólares en sobornos. Una época en que se contrabandeaban armas por decreto, seguida por la voladura de una fábrica militar y se daban créditos estatales a mansalva a familiares y amigos del poder. Un lapso en que lo único seguro para los viejitos del PAMI era que sus fondos se escurrían como agua en pagos irregulares, anteojos truchos y contratación de geriátricos sin contratos y en la que los narcodólares viajaban en valijas de primera marca. Un período en que cientos de miles de guardapolvos se compraban a una empresa insolvente, cuyo capital era menor al precio de una sola de esas prendas y su presidente era un indigente.

Un lapso en que se disolvían organismos estatales que investigaban a funcionarios para que no los molestaran más con esas investigaciones y en el que medio gabinete se vio obligado a renunciar por un tal Swiftgate, un megaescándalo con nombre de hamburguesa.

Fue un intervalo de apenas diez años en el que se pagaban sobreprecios en conferencias sobre medio ambiente; en que veníamos de teléfonos que se saldaban en interminables cuotas, pero no se instalaban y, cuando se instalaban, no tenían tono. Una fracción histórica en que una represa era definida oficialmente como un "monumento nacional a la corrupción" y una concesión gastronómica en balnearios públicos malversaba hasta el precio de la papa frita.

Un devenir en que un ministro del Interior confesaba que robaba para la corona y en que un sindicalista pedía dejar de robar por dos años para que el país pudiera despegar. La pizza y el champán.

Todo eso y mucho más pasaba durante las presidencias de Carlos Menem, aunque el actual senador, con dos condenas por graves delitos diga que hubo corrupción en todos los gobiernos salvo en el suyo.

"Menos mal, porque si además de narcotráfico, blanqueo de dinero, coimas, privatizaciones truchas, tráfico de armas y la voladura de un pueblo hubiera habido corrupción, seguro que hoy estaría en cana", fue la lapidaria conclusión de un forista de LA NACION.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.