Organizadores del 8-M piden una agenda más activa, pese al giro oficial

Crédito: Fabián Marelli
La decisión del Gobierno de facilitar el debate por el aborto no convence a las asociaciones que impulsan la marcha
Delfina Galarza
Candela Ini
(0)
4 de marzo de 2018  

Cuatro días antes de la convocatoria al paro internacional de mujeres autodenominado 8-M, la agenda de género está presente en conversación pública. La mayoría de quienes lo convocan dieron la bienvenida al debate por el aborto en el Congreso, pero esto no apacigua otros reclamos. Incluso, perciben como "un maquillaje" la iniciativa del presidente Mauricio Macri, que llamó a debatir el tema, por la falta de consistencia en la presentación de políticas públicas.

Aunque la movilización será encabezada por el reclamo contra la explotación sexual y a favor de la despenalización del aborto, también se exigen políticas con perspectiva de género, a favor de la igualdad y contra la violencia machista.

La conversación pública sobre los temas de género hila cada vez más fino: en un principio se hablaba de femicidio, que es el último eslabón de la cadena de violencia. Pero con el pasar de las movilizaciones y las adhesiones masivas, la sociedad civil enfrentó otro desafío: desnaturalizar prácticas culturales y discursivas que no tenían espacio en el debate público.

Ante la Asamblea Legislativa, Macri hizo mención a la brecha salarial entre hombres y mujeres y selló su compromiso para construir "una sociedad de iguales".

Según Hernán Iglesias Illia, uno de los ideólogos del discurso, las marchas de NiUnaMenos son contemporáneas y se construyen "de abajo para arriba". Remarca que, a diferencia de movilizaciones tradicionales, como las sindicales, no se convoca a los afiliados ni a los empleados. "Tanto el tema del aborto como los demás temas de género son conversaciones que están en la sociedad y un gobierno contemporáneo tiene que estar atento a esas conversaciones y acompañarlas".

A pesar de que el gobierno de Cambiemos incorporó iniciativas que responden a la agenda de género, todavía despierta la desconfianza de quienes consideran como contradictoria la falta de propuestas concretas para llevar adelante estas demandas.

"Es contradictorio denunciar cuatro temas sensibles -embarazo adolescente, aborto, licencias de paternidad y brecha salarial de género- cuando no se llevan adelante políticas de fondo. Macri hace como que hace", explicó a LA NACION Mariana Carbajal, periodista y referente en la lucha contra la violencia de género.

Según Carbajal, más allá del proyecto de ley de paridad salarial que presentó el viernes el diputado Martín Medina (Pro), esta problemática carece de un análisis exhaustivo y no existe un respaldo estructural necesario para que se lleve adelante.

Ella señala que en el mundo de la política no se analizan en profundidad los motivos por los cuales las mujeres se ven perjudicadas. "Las mujeres no ganamos menos, sino que el problema es por qué accedemos a puestos más precarios y por qué tenemos a nuestro cargo las tareas domésticas".

La organización de la jornada del 8-M se trabajó durante los cuatro viernes de febrero en un predio contiguo a la estación de trenes de Federico Lacroze, donde impulsoras y referentes en la lucha contra la violencia de género trabajaron y delinearon tanto los reclamos como la redacción del documento que se leerá en la Plaza de Mayo.

La movilización que tuvo lugar el año pasado gestó una tensión entre el Gobierno y el colectivo de mujeres, que terminó con incidentes y detenciones arbitrarias por parte de las fuerzas de seguridad.

Sobre las denuncias de parte del movimiento feminista hacia el gobierno de Macri y la manera en que se percibe la agenda del Gobierno, Iglesias Illia dijo a LA NACION: "Son temas transversales que deberían exceder a la política partidaria. No sé si este 8 de marzo el Gobierno ganará la confianza del colectivo de mujeres. Entiendo que alguna gente desconfíe, que esté con la guardia alta. Pero se verá que nuestro impulso es genuino y mostrar iniciativa es la mejor manera de ganarse la confianza".

Marcha en preparación

  • Algunas organizaciones denuncian la falta de consistencia en la presentación de políticas públicas que favorezcan la agenda de la mujer
  • Los preparativos para la jornada del 8-M llevaron intensas reuniones en febrero, en un predio contiguo a la estación de trenes de Federico Lacroze
  • Se leerá un documento en la Plaza de Mayo y se procurará evitar incidentes, como los registrados en la movilización del año pasado

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.