La voracidad de Boca, el líder en soledad de la Superliga: no es casual que anote en los primeros minutos

Boca no perdona; esta noche, desde las 21.15, visita a Argentinos Juniors
Boca no perdona; esta noche, desde las 21.15, visita a Argentinos Juniors Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Patricio Insua
(0)
5 de marzo de 2018  

A Boca no se le da bien esperar. Esta listo desde el instante en que se abre la puerta del vestuario. Sin tomarse un tiempo para acomodarse en la cancha ni deteniéndose en el libreto inicial del rival, apenas la pelota comienza a rodar desata su furia ofensiva a quemarropa. Esa ansiedad le trajo muy buen rédito en el comienzo del año. Ante Colón y Banfield apenas tardó poco más de 120 segundos en adelantarse en el tanteador, frente a San Martín de San Juan ya gana 2 a 0 antes de los diez minutos y cuando se encontró en desventaja ante San Lorenzo lo empató antes de que se cumpla el primer cuarto de hora de juego.

La llave para los goles tempraneros la tienen Cristian Pavón y Carlos Tevez, por sus definiciones y las combinaciones que conjugan. Si Boca golpea de entrada es por el filo de ambos. El jugador que comienza a completar cada uno de los ítems del formulario para estar en Rusia 2018 asistió al ex Juventus en el tanto frente a Banfield y la fórmula se invirtió a los 8 minutos del encuentro ante los sanjuaninos cuando fue Tevez, que ya había abierto el marcador a los dos minutos de juego, quien habilitó a Pavón para estirar la diferencia. El atacante de 22 años había sido el autor del primer gol del Boca en el año ni bien comenzado el choque frente a Colón. Ante San Lorenzo, cuando la lógica se le volvió en contra y se encontró rápidamente en desventaja, consiguió la igualdad sin demora con un cabezazo de Tevez.

¿Casualidad y causalidad? El estilo audaz de los Mellizos Barros Schelotto empuja a la estadística y Boca lo intenta llevar adelante más allá de los contratiempos o las lesiones. Sin Fernando Gago ni Pablo Pérez (esta noche irá al banco de suplentes) en el medio campo, la elaboración le cedió protagonismo a la continuidad de avances directos, lanzados con apenas un par de pases.

Por su voracidad ofensiva, Boca es el equipo más goleador con 34 gritos. Marcó en 16 de los 17 encuentros que disputó en torneo; solamente quedó en cero en la derrota frente a Rosario Central. En el campeonato anterior, que ganó con siete puntos de ventaja sobre River y Estudiantes, también fue el más anotador. Si se suman las 30 fechas de ese certamen y lo que se lleva disputado de la presente Superliga, el equipo de los Mellizos computa 96 goles en 47 encuentros, de los cuales en 44 hizo al menos un tanto. Además, de local Boca lleva 24 partidos consecutivos sin dejar de concretar: la última vez que no marcó en la Bombonera fue el 22 de mayo de 2016, en el 0-0 con Defensa y Justicia.

Le sobran variantes

Si en el conjunto de los Barros Schelotto marcan mucho los delanteros, también se anotan los mediocampistas y hasta los defensores. Con nueve tantos en los nueve partidos que jugó, el máximo anotador es Darío Benedetto, quien ya superó la mitad de la recuperación que lleva adelante por la rotura de ligamentos que sufrió el año pasado. Pavón marcó cinco tantos, mientras que Tevez y Edwin Cardona anotaron tres cada uno.

Los otros atacantes que convirtieron son Ramón Ábila (entró ante San Martín de San Juan y a los tres minutos hizo el 4-2) y Guido Vadalá (a Arsenal). Con acento ofensivo desde el medio campo, el uruguayo Nahitán Nández hizo cuatro goles y Pablo Pérez tres; mientras que pese a su tarea de reguardo, Wilmar Barrios también festejó un tanto, el de la victoria ante Estudiantes. Desde la última línea los goles llegan por las subidas de Frank Fabra, quien le marcó a Vélez y Tempelrey. Además, Boca se vio beneficiado por dos goles en contra, los de Lucas Acosta (Belgrano) y Nicolás Domínguez (Vélez).

En Lima, donde tuvo su estreno en la Copa Libertadores, Boca tuvo dificultades a último momento con las lesiones de Gotz y Magallán, pero eso no condicionó el plan: quiso ganar en Lima. Generó más situaciones y tuvo dos tiros en los palos (Tevez y Cardona), pero no pudo vencer a Alianza Lima porque le faltó eficacia.

Hoy retomará la competencia doméstica desde las 21:15 ante Argentinos, con la ausencia de Tevez por una dolencia en el hombro izquierdo. Tampoco estarán Paolo Goltz (sinovitis postraumática rodilla izquierda) y Lisandro Magallán (contractura recto anterior izquierdo), quien continúan recuperándose, por lo que otra vez, como en Perú, la dupla central la conformarán Santiago Vergini y Agustín Heredia. Las lesiones son contratiempos con los que aprendió a convivir.

Con los empates de Talleres y San Lorenzo en la jornada de ayer, si esta noche Boca se impone en el estadio Diego Maradona ampliará a 11 puntos la ventaja en el liderazgo. Y saldrá a buscar los tres puntos, aunque no esté Tevez y salgan como titulares varios nombres alternativos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.