La historia de la pionera de la lucha por el aborto en la Argentina

Mucho antes de que el hashtah #AbortoLegal llegara las redes sociales la lucha por legalización de la interrupción voluntaria del embarazo tuvo una cara visible para las militantes
Mucho antes de que el hashtah #AbortoLegal llegara las redes sociales la lucha por legalización de la interrupción voluntaria del embarazo tuvo una cara visible para las militantes
Juliana Mendoza
(0)
7 de marzo de 2018  • 15:59

Mucho antes de que el hashtah #AbortoLegal inundara las redes sociales y que Jorge Rial apareciera con un pañuelo verde en la televisión, la campaña por legalización de la interrupción voluntaria del embarazo tuvo una cara visible para las militantes en la Argentina. Dora Coledesky, que falleció en 2009, era una abogada trotskista que se exilió de la Argentina y que, con las ideas europeas del aborto, germinó lo que ahora es la Campaña Nacional por el Derecho del Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Durante la década de los 60, el aborto fue una de las banderas de los movimientos feministas de todo el mundo, sobre todo en Europa. Mientras Inglaterra se convertía en el país pionero en despenalizar y legalizar la interrupción del embarazo, Holanda, Alemania e Italia tenían sus propias experiencias con los grupos feministas. Pero el abortismo francés fue el que impactó definitivamente sobre el movimiento en la Argentina.

En 1974, Coledesky participó de las reuniones de las feministas francesas que se estaban organizando para llevar el proyecto al Parlamento. "Dora se hizo feminista en Francia, no con un feminismo de la calle únicamente sino con un institucionalizado y académico", contó a LA NACIÓN Mabel Bellucci, autora del libro Historia de una desobediencia: Aborto y Feminismo.

Cuando Coledesky volvió a la Argentina, convocó a un grupo pequeño de mujeres que se organizaron para impulsar la agenda durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Con la creación de la comisión, vino el lema "anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir". Esa consigna es la herencia de la militancia italiana a favor de la despenalización del aborto.

Coledesky viajó por todo el país para ponerse en contacto con médicas, abogadas y dirigentes barriales para invitarlas a participar de la comisión, pero la agenda no terminaba de calar en la opinión pública. "Dora era una figura irreemplazable, ella viajó al interior, recorría las provincias del norte y hablaba con las jóvenes. Mantenía contacto con las 300 organizaciones que teníamos en esa época. Hoy tenemos 500", contó a LA NACIÓN Olga Cristiano, miembro de la campaña desde sus inicios y psicóloga social.

Cristiano explicó que esos años eran de "mucha incertidumbre" porque no sabían si el trabajo que estaban haciendo tenía algún impacto por fuera de las personas que integran el grupo. Y no fue hasta el primer Encuentro Nacional de Mujeres que vieron los resultados de la militancia. "En 1988 nos dimos cuenta de que el laburo había importado, las mujeres tomaron la bandera y empezaron con los talleres sobre el aborto", relató Cristiano.

Ese año, durante un encuentro en Mendoza, 50 mujeres debatieron sobre el aborto en un taller autoconvocado. A partir de 1995, la comisión del Encuentro Nacional de Mujeres decidió abrir un taller propio. La discusión dejó de ser de unas pocas y se amplió a los estudiantes y a las organizaciones políticas, feministas y lesbianas, así nació la Coordinadora por el Derecho al aborto.

Otro paso importante para el movimiento de mujeres fue el Encuentro Feminista latinoamericano que se realizó en San Bernardo en 1990, según cuenta Bellucci. En ese taller había mujeres de todo América Latina que querían debatir sobre la interrupción voluntaria del embarazo con la Comisión y las Católicas por el Derecho a Decidir. En esa reunión decidieron entre todas que el 28 de septiembre sería el Día de Acción Global por un aborto legal y seguro.

El primer proyecto de ley que presentaron como comisión fue en 1992. "Era la primera vez que se presentaba un proyecto de anticoncepción y aborto. Su difusión y hacer conocer que el aborto era legal en otros países fue uno de los aciertos más importantes de aquella época. Nadie entonces conocía estos aspectos", contó Coledesky en una reseña de la página de la campaña. Ese proyecto sería el puntapié del que presentaron en 2003.

Hace dos días, la Campaña presentó el mismo proyecto por séptima vez consecutiva yl llevó el debate por el aborto a las calles, a la televisión y al Congreso. Para Bellucci y Cristiano, la pelea para que dejen de haber muertes por abortos clandestinos no se va a terminar con una eventual legalización. "Si se aprueba la ley la lucha recién va a empezar, vamos a tener que lograr la implementación. Pero aunque los legisladores no pasen el proyecto, el aborto está siendo legalizado en la sociedad", concluyó Cristiano.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.