Macri le bajó el tono a la pelea con los gremios y el Gobierno buscó provincializar el conflicto

El Presidente llamó a acompañar a los maestros, aunque cuestionó la calidad educativa
El Presidente llamó a acompañar a los maestros, aunque cuestionó la calidad educativa Crédito: Presidencia
Al abrir el ciclo lectivo en Corrientes, dijo que "nada sería posible sin los docentes"; en la Casa Rosada se corren de la disputa sindical
Jaime Rosemberg
(0)
6 de marzo de 2018  

Como un boxeador que elige bajarse del ring y dejar solo a su oponente, el gobierno de Mauricio Macri le bajó el tono a la pelea con los gremios docentes y al paro nacional de actividades decretado por la Ctera, que comenzó ayer y se extenderá durante la jornada de hoy en distintas provincias. El objetivo oficial fue "provincializar" el conflicto y dejar las estocadas más duras para María Eugenia Vidal , enfrascada en una pelea cuerpo a cuerpo con los docentes bonaerenses capitaneados por Roberto Baradel .

"No hay conflicto a nivel nacional, son las provincias las que tienen que discutir y resolver las diferencias. La Ctera es la que no encuentra su lugar y recurre a medidas de fuerza", afirmó a LA NACION una alta fuente del Gobierno. Minutos antes, el presidente Mauricio Macri había enviado un mensaje inusualmente conciliador a los docentes desde una escuela de Bella Vista, en Corrientes.

"Nada sería posible sin ustedes, los docentes. La generosidad, la cercanía, el cuidado", dijo el Presidente en Corrientes, rodeado de chicos acompañados por sus maestras en la inauguración del ciclo lectivo, donde también estuvieron el gobernador correntino Gustavo Valdés y el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro .

"Invitamos a que todos seamos parte. Los padres, y todos, tenemos que acompañar a los maestros", dijo Macri. "Creo en nuestros docentes, de lo que somos capaces de hacer los argentinos, y los invito a seguir trabajando juntos, encarando los desafíos que tenemos por delante", afirmó, sin menciones directas a la medida de fuerza que se estaba llevando adelante mientras él hablaba.

Tal como ocurrió en el inicio de sesiones ordinarias del Congreso el jueves pasado, el Presidente delegó las críticas a los docentes en los gobernadores, en especial en Vidal, quien sostiene una dura pulseada con Suteba, el gremio encabezado por Baradel. No se privó, no obstante, en reiterar que se sentía "dolido" luego de conocidos los resultados de las pruebas Aprender, que "demostraron que estamos en problemas graves, porque la calidad no es la que necesitamos", afirmó.

Macri, Vidal y Larreta durante un acto del día de la independencia en 2015
Macri, Vidal y Larreta durante un acto del día de la independencia en 2015 Fuente: Archivo

En el gobierno de Vidal salieron muy temprano al cruce del dirigente gremial, para quien la adhesión al paro alcanza el 85% al 90%. "No sabemos cómo hace ese cálculo, nosotros recorremos escuelas y muchas están llenas de chicos. Y la mayoría están abiertas", afirmaron a LA NACION en el gabinete de la gobernadora.

Pasadas las dos de la tarde, cerca de Vidal daban cifras concretas de lo que para ellos había sido un fracaso. "En las escuelas privadas, que son el 40% del sistema, solo paró el dos por ciento. Y de las escuelas públicas contabilizamos un 47%", afirmaron voceros de la gobernadora, datos que luego hizo suyos el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas.

Como publicó LA NACION, Vidal acordó con gremios como UPCN y Soeme la presencia de auxiliares no docentes (porteros, cocineros, maestranza) en las escuelas, para que estas permanezcan abiertas y funcionen los comedores escolares. Cerca de la gobernadora calificaron de "éxito" esa jugada, ya que estuvieron abiertas "la gran mayoría de las escuelas".

Además, Villegas ratificó que se descontarán los dos días de paro a los docentes que falten, con lo que también perderán el presentismo de $6000 acordado (en 2017 unos 35.000 docentes cobraron $4500 por ese rubro).

En el Gobierno ratificaron que nada cambiará en lo sustancial, aunque desde las provincias pueda haber una "propuesta superadora" en relación a las que hasta ahora hicieron llegar a los gremios.

"No hay paritaria nacional ni la va a haber. Es el clásico de todos los años, el pedido de aumento y los paros", completaron desde la Casa Rosada en relación al pedido de la Ctera de establecer un salario de referencia para todo el país. Más allá de los estilos y las estrategias diferenciadas, la decisión del Gobierno será sostener la disputa con los docentes, confiando en el costo político que sufrirán los gremios si el escenario de aulas vacías se extendiera en el tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.