Hope, la erizo hembra que estuvo al borde de la muerte por ser "moda" entre los argentinos

Un aviso de venta fue el alerta del estado en que se encuentran estas mascotas en el país
7 de marzo de 2018  • 00:23

" Vendo: erizo africana hembra de ocho meses, apta para reproducción , muy mansa, acostumbrada a estar con otras mascotas, como se ve en la foto que está con mis perritos. Consultas por privado", leyó Valeria Deluca (27) en un aviso que ofrecía al animalito en un grupo de compra-venta de Facebook. Y la señal de alerta enseguida se activó.

Esta era la foto que acompañaba el aviso de venta de Hope. Una jaula en pésimas condiciones, con sobrepeso y rodeada de perros, así sobrevivía la pequeña erizo

"Era el último de los erizos que le quedaba de su plantel, ya que la criadora se estaba retirando del negocio de la crianza. Difundimos el caso, ya que no era poco el dinero que pedía, pero estábamos decididos a ayudar a esta pobre eriza a terminar con su calvario y que comenzara una vida digna. Gracias a la difusión, en pocas horas fuimos reuniendo el dinero y se coordinó con la vendedora para concretar el encuentro", recuerda Valeria quien, desde agosto del año pasado, lleva adelante junto a siete voluntarios más FufuLand, una pequeña fundación de rescate y adopciones de erizos africanos en Buenos Aires con la idea de darle una segunda oportunidad a estos pequeños animales que son de gran atractivo para los amantes de las mascotas exóticas.

El día del rescate, Hope asomó su diminuta cabeza entre diarios y excremento

Esa tarde de noviembre dos voluntarias fueron a buscar al animal. " La señora que la vendía apareció con una pequeña cajita de cartón, llena de excrementos y alimento, todo mezclado; de entre diarios arrugados asomaba una bonita carita que confirmaba todas nuestras sospechas: no se trataba de un erizo bebe con unos pocos meses, era más grande. Y además, al respirar se oía un silbido poco común. Supimos que no teníamos que perder un segundo más. Le pagamos los $1.000 que pedía y nos fuimos corriendo al veterinario", explica Valeria.

Ya en el consultorio, el Dr. Gastón Milinik, que colabora con la fundación, examinó por completo a Hope (esperanza en inglés): pesaba tan solo 330 gr., en su lomo se podía apreciar que parte de sus púas habían sido cortadas con algo similar a un cutter. Finalmente, fue imposible realizarle el análisis de parásitos externos, debido a que estaba toda cubierta de vaselina, práctica que se suele usar de forma casera para rehidratar la piel reseca de un erizo o enmascarar la presencia de los parásitos externos.

Las púas de Hope habían sido cortadas con un cutter

"Luego descubrimos que Hope había sido alimentada con balanceado para gatos de muy mala calidad. Los erizos comen carne, pescado, insectos, frutas y verduras. Esto implica que, además de su dieta base - balanceado de gatos premium- necesitan constante enriquecimiento de su alimentación", detalla Valeria. Y era evidente que Hope no había recibido esos cuidados. "En nuestro país no hay balanceado especial para estos animales que necesitan un alto porcentaje de proteína y grasa y eso se obtiene del balanceado de la mejor calidad. En su alimentación se puede incorporar, como otra opción insectos como gusanos, grillos, entre otros", agrega la Dra. Claudia Santana, médica veterinaria de Puppis.

Ese era el alimento que comía Hope antes de ser rescatada

Pero eso no fue todo. Valeria y sus compañeros supieron luego que desde 2013 Hope había estado amamantando y que no tenía ocho meses, sino más de cuatro años. Su estado de salud era gravísimo y en ese momento lo más urgente era descartar que ese silbido que se escuchaba cuando respiraba no fuera una neumonía.

En su cuerpo diminuto y cansado, Hope encarnaba el mayor problema al que están expuestos los erizos en nuestro país en este momento: los criaderos clandestinos donde "se los cría como si fueran un roedor y entre familia, generando un desgaste en la pobre madre y problemas congénitos en las crías. Las hembras, como máximo, pueden tener dos camadas por año, es decir, una camada cada 6 meses, cosa que tampoco se respeta. En cuanto a las enfermedades congénitas, suelen ser variadas y vemos desde tumoraciones hasta mal formaciones visibles y otras no tan visibles como las neurológicas que generan una desgaste lento de la motricidad del animal hasta la muerte, empieza por los miembros y se va extendiendo hasta que culmina en un paro cardio-respiratorio", asegura Valeria.

Hope instalada en su nuevo hogar y con alimento que cubre sus necesidades

Los resultados de los exámenes que se le hicieron a Hope mostraron un panorama devastador. La pequeña no sólo tenía un foco de neumonía sino que, además, presentaba una desviación de la columna como consecuencia de una artrosis no tratada y una masa sobre la que se desconocía el origen. "Hope no tenía ni una sola cosa a favor, sólo ganas de vivir y la suerte de que nos interpusimos en su camino antes de que lo hiciera otra persona con la única intención de sacarle provecho. Más de una vez quienes nos siguen en la página nos sugirieron ponerla a dormir para que dejara de sufrir. Pero nosotros sabíamos que ella quería vivir y no la íbamos a privar de esa esperanza después de todo lo que había sufrido".

Entonces comenzaron a suministrarle antibióticos y a asegurarle una alimentación bien completa. Necesitaba estar fuerte para poder resistir la operación a la que iba a ser sometida y donde le extirparían esa masa que estaba causando problemas. "La masa que, en un principio se creyó era un absceso, se veía en las ecografias era nada más y nada menos que su vesícula. No sé sabe a ciencia exacta qué pudo provocar que se haya inflamado tanto. También se le extirpó el utero y se pudo corroborar que tenía una colecta de pus, algo bastante peligroso si no se hubiese visto a tiempo. En conjunto, fue una operación exitosa", cuenta Valeria preocupada. Los días posteriores fueron de total nerviosismo para ver el avance de Hope, pero conforme fueron pasando, el alivio llegó y pronto estuvo activa y completamente dada de alta.

Hope ya recuperada y dada de alta disfruta de un merecido descanso

A Hope, como a muchos otros animales que se volvieron tendencia entre los argentinos por ser diferentes y simpáticos, la moda los incomoda, los vuelve vulnerables. De hecho, el año pasado los erizos fueron protagonistas en un puñado de publicidades -esponjas y papel higiénico, entre ellas- donde los mostraban como animales dóciles y lleno de amor. "Nada más alejado de la realidad que ese concepto: son solitarios, no quieren ser molestados y no tienen problema en hacerse bola y protestar cuando algo les molesta. Navidad y año nuevo fue una época complicada, nos llenaron de solicitudes de gente que quería reglar un erizo a niños -vale aclarar que no concretamos adopciones en todo diciembre/enero para evitar esto- y ahora estamos viendo las consecuencias de los regalos navideños recibiendo muchísimos rescatados cuya familia ya se cansó o el nene no lo quiere porque no puede jugar con él", aclara con firmeza Valeria.

Por eso la información y la tenencia responsables son las claves para avanzar hacia una sociedad de mayor respeto hacia los animales. "En este mundo globalizado, influido por las redes sociales e Internet, nos enteramos de costumbres, modas y la tenencia de animales no tradicionales no es una excepción; es una forma de ser distintos y novedosos. Esto, lamentablemente, lleva a que muchas de estas mascotas padezcan enfermedades o que los abandonen por ignorancia, sólo por seguir una tendencia. Hay que ser responsables" finaliza Santana.

TEMAS EN ESTA NOTA