De qué se trata la "huelga de orgasmos fingidos"

Crédito: Shutterstock
Amanda Jot
(0)
6 de marzo de 2018  • 17:03

Como nunca antes en los últimos tiempos semanas atrás celebramos el Dia Internacional de la Mujer en medio de denuncias de acoso y abuso sexual, y localmente sensibilizados por el próximo debate sobre la despenalización del aborto . Cuestión es que al paro que colmó las calles y plazas del mundo se sumó otra convocatoria que si bien pasó inadvertida se funda en un reclamo igualmente significativo para el colectivo femenino. Bajo el lema "Ningún orgasmo fingido más para complacer a nadie" un sitio de entretenimiento para adultos llamó a una "Huelga de orgasmos fingidos" invitando a todas las damas a sumarse a un original sinceramiento masivo. Se haya cumplido o no, algo nos dice que además de paridad salarial y derecho al aborto legal, también es momento de aclarar y normalizar la situación del placer femenino.

No gemir en vano, debería ser un mantra para las nuevas generaciones . El orgasmo es parte del derecho a la salud. La mayoría de las investigaciones científicas realizadas en la última década sobre la anorgasmia confirma que, en promedio, 7 de cada 10 mujeres admiten haber fingido al menos una vez en su vida solo para sostener la autoestima de su pareja o partenaire de turno. Y peor: según datos del Instituto Kinsey de la Universidad de Indianápolis, el 80% reconoce que se masturba en privado por vergüenza o para no ofender a su pareja, especialmente si es un hombre educado en la creencia de que la penetración es la única vía para alcanzar el clímax. Y, créase o no, es cada vez mayor el número de varones que se ven obligados a fingir orgasmos para no afrontar la falta de ganas y otras varias disfunciones, según datos de la Unidad del Suelo Pélvico de la Clínica Rozalén, Madrid. Muchos lo hacen para que el acto termine lo antes posible. "Es la solución rápida para evitar una posible discusión en la pareja", afirmaba el portavoz de la clínica en un artículo publicado en la revista Muy Interesante.

Finge que te cae bien tu jefe, finge que adoras a tus suegros o finge que disfrutas de los chistes de tu cuñado en las comidas familiares. pero ningún orgasmo más fingido para incrementar la satisfacción de la pareja o por miedo e inseguridad" proponía la convocatoria a la huelga, que solo cada quien sabe si hubo adhesiones o no. El objetivo es promover una sexualidad libre de tabús y más respetuosa, basada en el autoconocimiento y en la aceptación de las propias limitaciones rezaba el comunicado, una meta que parece cada vez menos lejana.

Por: Amanda Jot

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.