El ejemplo español para combinar arte y turismo

Alicia de Arteaga
Alicia de Arteaga PARA LA NACION
Pinceladas de buen gusto
(0)
7 de marzo de 2018  

¿Puede el turismo cambiar la economía de un país? ¿Y puede hacerlo aliado del arte? ¿Es la cultura un ancla para atraer turistas? Estas y otras preguntas podría responderlas mejor que nadie España, que ha marcado en 2017 el récord de 82 millones de turistas, solo por debajo de Francia y arriba de los Estados Unidos.

En moneda contante y sonante son 87.000 millones de euros que dejan los visitantes. Y el dato viene a cuento más que nunca, porque el presidente Macri, en su discurso inaugural del Congreso, puso un énfasis particular en el turismo como meta y oportunidad.

Los españoles le dieron una vuelta de tuerca a su clásico esquema de sol y playa sumando una oferta cultural única, con una red de museos que se multiplicó en las últimas décadas como en ningún otro país del mundo, desde La Coruña hasta Málaga; desde Cáceres hasta León. Se sabe que el Guggenheim cambió el destino decadente de Bilbao.

Madrid, hasta fines de los 80, era una ciudad provinciana, ajena a lo nuevo tras décadas de aislamiento franquista. Dio un giro copernicano con la puesta en marcha de ARCO, la feria de la capital española que cerró la semana última su edición 37 con 100.000 visitantes, 30.000 profesionales, 300 coleccionistas de todo el mundo y un nivel de ventas previo a la crisis.

Fue la baronesa Thyssen, nacida Carmen Cervera, quien cerró el trato con el duque de Badajoz en los 90 para que los 800 cuadros de la colección del barón Heinrich, que estaban en Suiza, quedaran en Madrid. Nació así el museo que completa el triángulo de las Bellas Artes con el Prado y el Reina Sofía. La corona puso 300 millones de euros y el palacio de Villa Hermosa, reacondicionado por Rafael Moneo. Y nació un museo. El Thyssen implica, entre otras cosas, un día más de visita en Madrid con lo que suma en hoteles, salidas, comidas y demás.

¿Puede la Argentina repetir la hazaña de una industria sin chimeneas en el modelo español? Tiene varias cartas en la mano para lograrlo. Un país con paisajes increíbles, una red de nuevos museos, infraestructura hotelera de calidad y la posibilidad de mejores conexiones aéreas a partir de la llegada de las low cost.

Sigue siendo Buenos Aires el as en la manga para atraer turistas globales. Tiene en arteBA su feria de arte contemporáneo que ya está en la agenda de los profesionales y coleccionistas, y a la tradicional oferta de museos suma dos perlas: el Malba y la Fundación Proa, ambas a la cabeza del ranking de preferencias. La colección de arte latinoamericana del Malba es única y Proa logró la hazaña de llevar a La Boca exposiciones que solo circulan por grandes instituciones como Louise Bourgeois, Giacometti, Yves Klein, Duchamp y, ahora mismo, Ai Wei Wei.

El jefe de gobierno Rodríguez Larreta ha jugado sus cartas en este terreno al apostar por el sur y sellar una alianza con Art Basel, feria suiza que tiene su versión Miami Beach, para hacer en la Reina del Plata la primera edición de Art Basel Cities. Septiembre tendrá su semana Basel, que se suma a un doblete de altísima visibilidad: la cumbre del G-20 y las Olimpíadas de la Juventud.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.