Suscriptor digital

Lorenzetti llamó a recuperar el prestigio de la Justicia y pidió "autocrítica"

Lorenzetti habló durante 50 minutos en la apertura del año judicial, en el Palacio de Tribunales
Lorenzetti habló durante 50 minutos en la apertura del año judicial, en el Palacio de Tribunales Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
El presidente de la Corte Suprema promovió un conjunto de reformas para acelerar y transparentar el funcionamiento de los tribunales; aún hay resistencia a los cambios
Paz Rodríguez Niell
(0)
7 de marzo de 2018  

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti , llamó ayer a los jueces a hacer una "autocrítica" y los exhortó a encabezar una "transformación profunda" de la Justicia.

"Debemos escuchar los reclamos de nuestro pueblo. No podemos resistirnos a los cambios", dijo Lorenzetti ante un auditorio en el que estaban los referentes de todo el mundo judicial.

Cuando enumeró reformas concretas sobre las que avanzar incluyó algunas operativas, como la digitalización de los expedientes, y otras que requieren nuevas leyes, como una política de "ataque" para la lucha contra la impunidad y "procesos especiales" para los casos de corrupción.

Lorenzetti inauguró el año judicial frente a magistrados de todo el país y todas las instancias. El acto fue en el Patio de Honor del cuarto piso del Palacio de Justicia, el piso reservado para la Corte Suprema, y dio inicio a unas jornadas de debate que empezaron ayer y terminan hoy.

Nueve comisiones discutirán ahora qué reformas son necesarias para esa "transformación" del Poder Judicial.

Ricardo Lorenzetti:

00:27
Video

Todo es organizado por la Corte, que, según su plan, recibirá los proyectos, los procesará y los conversará con los otros poderes del Estado en busca de "consensos".

Lorenzetti insistió ayer en que la reforma necesaria es "sistémica". "Hace más de 30 años que se discute en el país entre mano dura y mano blanda", dijo, y pidió establecer un "sistema razonable", estable, que sin afectar las garantías responda al reclamo de seguridad.

Según él, en la Justicia hay dos tragedias a superar: "la tragedia de la burocracia" y "la tragedia del tiempo".

"Cualquier persona que hoy tiene un litigio y tiene que pensar que va a durar diez años es una expectativa absolutamente irrazonable. Tenemos que cambiar esto. Y no se cambia solo con los horarios: se cambia con las reformas de fondo", dijo.

Hace tiempo que los jueces son criticados por el horario de atención, algo que el presidente Mauricio Macri le recriminó incluso en público. Ayer, Lorenzetti dijo que hay reformas "más sofisticadas" que atender, pero afirmó: "Si cambian las costumbres y hay que cambiar el horario, hagámoslo. O cambiemos la manera de trabajar para que el ciudadano tenga un servicio continuo".

Ayer, una de las comisiones abordó ese tema; entre jueces, abogados y empleados judiciales, la posición mayoritaria fue la de siempre: no estuvieron de acuerdo ni en cambiar el horario ni en eliminar la feria.

Junto a Lorenzetti, en la apertura del año judicial, estuvieron ayer los otros cuatro jueces de la Corte: Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. A un lado, en primera fila, estaba el ministro de Justicia, Germán Garavano, en representación del Gobierno. Compartía la fila con el procurador interino, Eduardo Casal.

De frente al estrado estaban los jueces de las dos cámaras de Casación Penal, los miembros de la Cámara Federal y los jueces federales de Comodoro Py que tienen a su cargo las principales causas de corrupción: María Servini, Claudio Bonadio, Julián Ercolini, Marcelo Martínez de Giorgi, Sebastián Ramos, Sebastián Casanello, Luis Rodríguez, Ariel Lijo y Rodolfo Canicoba Corral.

En el capítulo dedicado a la independencia judicial, Lorenzetti dijo que "si bien la Corte tiene la cabeza, la dirección, la superintendencia del Poder Judicial, no tiene ni las manos ni las piernas, porque hay aspectos que deciden otros sectores". Lorenzetti se quejó también de las dificultades que encontraron para generalizar en las provincias "transformaciones" que se gestaron en la Corte.

Destacó, sin embargo, que en muchas provincias están muy avanzadas las reformas en materia de expediente digital. No son todas. "Todavía hay expedientes cosiéndose con hilo, ¿cómo es posible que no podamos lograr expedientes digitales en todos los ámbitos?". Y dijo que "hasta para eso" hay discusiones. "Con documentos digitalizados, la auditoría es automática y podemos trabajar en cualquier horario", afirmó. Se quejó además de que haya tribunales en "edificios en ruinas, sin conectividad" y de que los jueces deban ocuparse de esos temas.

En otro pasaje de defensa de la Justicia, Lorenzetti cuestionó las "críticas infundadas" que afectan la "independencia judicial", pero dijo que los poderes judiciales no pueden buscar "el reconocimiento de las mayorías" ni manejarse por las encuestas. "Si no -afirmó-, volveríamos a la Edad Media, a juzgar en la plaza pública y conforme los aplausos se condena o no se condena".

Las encuestas no arrojan buenos resultados para el Poder Judicial. Según Lorenzetti, son resultados esperables: "En ningún país del mundo los poderes judiciales tienen altos reconocimientos en las mayorías".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?