Un scrum dominante generará lo que falta: confianza

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
(0)
7 de marzo de 2018  

Revisemos las primeras líneas que tenían los Pumas hace apenas una década y monedas, cuando el seleccionado argentino obtuvo el tercer puesto en la Copa del Mundo 2007: Rodrigo Roncero, Mario Ledesma, Martín Scelzo, Omar Hasán, Marcos Ayerza, Santiago González Bonorino y Alberto Vernet Basualdo. Y los segundas líneas: Patricio Albacete, Ignacio Fernández Lobbe, Rimas Álvarez y Esteban Lozada. Si en ese momento se hacía un ranking de los 10 mejores del mundo en cada línea, los argentinos ocupaban al menos 8 puestos entre las dos. El scrum, entrenado por Diego Cash, histórico pilar Puma y de la escuela modelo del SIC, entonces fue imbatible.

La falta de pilares, pero también un sistema interno que no solo no priorizó el scrum sino que dejó fuera del seleccionado a los que están en Europa -ejemplo: el mejor pilar argentino del momento, Juan Figallo, está inhabilitado para jugar en los Pumas- generaron idas y vueltas en la formación de la cual el rugby argentino hizo una bandera desde la década del 70. Una formación que generó interminables discusiones y peleas que incluso se mantienen en la actualidad. Además, debe reconocerse que el fijo funcionó en la última Copa del Mundo.

La llegada de Ledesma a Jaguares, la franquicia profesional que tiene la UAR, volvió a poner la mirada en el scrum, ya que el ex hooker es un especialista en el tema. Pero Ledesma no está en los Pumas y entonces habrá que ver cómo los cambios que él introdujo -los segundas líneas volvieron a tomarse de la manera histórica- repercuten cuando en junio estos mismos jugadores se calcen la camiseta celeste y blanca. No parece haber todavía una línea directa y asidua entre los staffs de los Pumas y los Jaguares.

Si bien el scrum de Jaguares no arrancó todo lo sólido que se esperaba, ya que alternó más problemas que virtudes, Ledesma tiene la capacidad necesaria de volver a transformar esa formación en un arma de desgaste, de ataque y de sumar puntos. Hay que darle tiempo para que también vaya encontrando a los mejores intérpretes. Ledesma, además, abrió el juego con el aporte de Cash, uno de los tantos brillantes alumnos de Carlos Veco Villegas.

La Argentina, sus seleccionados y su franquicia, debe volver a tener un scrum seguro y dominante, lo que no significa que todo se base en él, pero sí que adquiera importancia. Y que genere lo que está faltando: confianza

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.