Aborto: qué decía el primer proyecto de ley hace 80 años

Laura Serra
(0)
7 de marzo de 2018  • 12:57

Para la época, fue revolucionario. Corría 1937, presidía el país el general Agustín P. Justo quien, junto a José Félix Uriburu, habían inaugurado la llamada "Década infame" en nuestro país. En aquellos tiempos de recato y opresión, dos juristas especialistas en criminalística presentaron, a instancias del Poder Ejecutivo, un proyecto de reforma del Código Penal que permitía atenuar al mínimo la sanción penal por aborto y, en caso de violación, eximirlo directamente de todo castigo.

Nunca llegó a debatirse en el Congreso, pero los doctores Jorge Eduardo Coll y Eusebio Gómez - de ellos se trata-, lograron marcar el primer antecedente en nuestra historia en la discusión sobre la legalización del aborto. Vale aclarar que no proponían eximirlo completamente de sanción penal, como se reclama hoy desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Sin embargo, su proyecto proponía atenuar considerablemente el castigo "cuando el aborto obedeciere al propósito de ocultar la deshonra". Toda una innovación para la época.

El artículo 122 de su proyecto así lo refleja: "Cuando el aborto obedeciere al propósito de ocultar la propia deshonra, o la de la esposa, hija, hermana o madre, el juez podrá atenuar libremente la sanción. No dará lugar a sanción alguna el aborto proveniente de una violación o incesto, practicado antes de los tres meses del embarazo".

En la exposición de motivos se dijo: "El vástago de la violación evoca el recuerdo de un acto que lastima el pudor de la madre soltera y perturba la tranquilidad de la mujer casada, sin que la ley deba obligarla a soportar una maternidad odiosa".

En un exhaustivo trabajo realizado por la Dirección de Información Parlamentaria, se evoca que el Código Penal vigente en aquella época contemplaba la no punibilidad del aborto pero en casos muy restringidos: cuando la vida o salud de la madre corriere serio riesgo o cuando el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. Para este caso, la mujer debía tener el consentimiento de su representante legal.

Coll y Gómez fueron más allá. "Proponemos atenuar la sanción para la mujer que causa su propio aborto o consiente que otro se lo cause con el propósito de ocultar su deshonra. Si la atenuación es permitida tanto para el infanticidio como para el abandono de personas, cuando media el mismo propósito, ninguna razón existe para no admitirla en el aborto honoris causa", destacaron.

Este proyecto fue el más abarcativo en cuanto a atenuación de penas en materia de aborto; por el contrario, los proyectos de reforma del Código Penal redactados en el curso del siglo XX han mantenido el delito de aborto en términos similares al Código vigente. Recién en el siglo XXI, el Anteproyecto de Ley de Reforma y Actualización Integral del Código Penal de la Nación, elaborado por la Comisión creada en el año 2004- se ampliaron las circunstancias contempladas como eximentes de pena. En efecto, el artículo 94 de esa iniciativa proponía no sancionar a la mujer "cuando el aborto se practicare con su consentimiento y dentro de los TRES (3) meses desde la concepción, siempre que las circunstancias lo hicieren excusable. No es punible el médico que, dentro de los TRES (3) meses desde la concepción, practicare un aborto con el consentimiento de la mujer, cuando previamente la haya asesorado sobre las consecuencias del hecho y las razones existentes para preservar la vida del feto".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.