Por una inversión pública, esperan que baje el costo de Internet en el interior

Arsat, la empresa estatal del servicio, redujo el precio mayorista del mega de US$18 a US$14; busca hacer más barato el servicio en unas 1300 localidades atendidas por cooperativas; espera que la sigan las grandes operadoras
Arsat, la empresa estatal del servicio, redujo el precio mayorista del mega de US$18 a US$14; busca hacer más barato el servicio en unas 1300 localidades atendidas por cooperativas; espera que la sigan las grandes operadoras Crédito: Modernización
Andrés Krom
(0)
7 de marzo de 2018  • 17:39

La firma Arsat bajó el precio de su tarifa plana para el servicio de Internet mayorista, de US$18 a US$14 por mega. Este es el valor que pagan ahora las cooperativas y pymes del interior para luego brindar el servicio a sus clientes. En la empresa estatal de satélites esperan que ese cambio derive en una reducción de entre 5 y 10% en los precios que paga el cliente final, tanto en hogares como en comercios.

El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, fue quien hizo el anuncio ayer, durante un acto en la planta terrena de la firma de telecomunicaciones, ubicada en la localidad bonaerense de Benavídez. Según el funcionario, la medida "permitirá disminuir la brecha digital, promover oportunidades para el desarrollo de pequeñas comunidades y generará condiciones de inversión y crecimiento, tanto para las pymes y cooperativas proveedoras, así como para emprendedores, comerciantes y empresarios".

La reducción tarifaria beneficiará en particular a los pequeños operadores de más de 1300 localidades por donde pasa el Plan Federal de Internet. "Es deber del Estado llegar a todos los rincones del país donde los privados no llegan, federalizando el acceso a Internet y garantizando un servicio de calidad", dijo Ibarra a LA NACION. "Con esto, los proveedores locales contarán con un servicio veloz, de calidad y a una tarifa plana de US$14 el mega", agregó.

En las localidades que se conectan a la red de Arsat, el precio promedio del mega mayorista cayó 50% en 2016 y 64% durante 2017. Asimismo, el Gobierno sostuvo que un mega mayorista más barato permite a las pequeñas cooperativas de telecomunicaciones del Interior mejorar la velocidad que ofrecen sin subir el precio final.

Un escenario más parejo

"Hoy existen 7,7 millones de hogares con acceso a Internet (una penetración del 57%). Para 2019, nuestro objetivo es mejorar la velocidad de 3,5 millones de ellos y alcanzar 2 millones de nuevos accesos", agregó Ibarra durante el acto. "También nos propusimos mejorar la velocidad promedio a nivel nacional, que se encuentra hoy en los 8,5 Mbps, para llegar al nivel de los países europeos (20 Mbps) en 2020, lo cual implica actualizar tecnológicamente la mitad de la red en uso", concluyó.

"El Plan Federal de Internet busca llegar con fibra óptica a estas 1300 localidades donde el operador privado no tiene estímulos económicos para hacerlo", señaló a LA NACION Rodrigo De Loredo, quien condujo Arsat entre diciembre de 2015 y febrero de este año. "Otro aspecto en el que decidimos trabajar es en la construcción de una tarifa plana. Había mucha disparidad de precios, en el norte el mega mayorista llegaba a costar más de US$200 y en la Patagonia, US$150. Entendimos que el acceso a Internet es un derecho y que había que proveerlo en condición de igualdad", argumentó.

"Impacta en el mercado mayorista, especialmente en el interior del país", dijo por su parte Ariel Fernández Alvarado, presidente de la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones (Catel), que reúne firmas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Misiones, Santa Cruz y Santa Fe. "También directamente en la calidad del servicio, e indirectamente promueve el desarrollo de la otra pata de la mesa, que es la capilaridad de última milla [la llegada a los domicilios], que en definitiva es el desafío en el 70% del territorio nacional. Todo esto sumado al fortalecimiento del rol que cooperativas y pymes esperamos de esta empresa del Estado", añadió.

Para Ariel Graizer, presidente de la Cámara Argentina de proveedores de Internet (Cabase), "siempre es muy bueno que haya bajas en los precios del servicio mayorista", especialmente en las regiones más alejadas de la Capital Federal y las grandes ciudades, aunque puso reparos. "Lo que la mayoría de los proveedores de Internet y las cooperativas del país necesitan ahora es una baja significativa también en el valor del transporte de datos, no solo de Internet. La mayoría de ellos se conecta a través de los nodos de Cabase, donde consiguen valores más económicos", argumentó.

De acuerdo con Arsat, la baja en sus tarifas mayoristas también empujó a una retracción promedio del 59% en el precio que cobran los operadores privados. "Para ellos, no es una buena noticia", dijo De Loredo, aunque reconoció que para estas compañías el negocio mayorista "es residual", dado que su foco está en la venta minorista y en el valor agregado. "Los afecta, sí, pero no es algo donde depositen la crema del negocio", afirmó.

LA NACION intentó comunicarse con representantes de Telefónica y Telecom, que compiten con la estatal en la provisión de Internet mayorista, pero desistieron de hacer comentarios.

Las claves de la medida

  • El mega más barato: En las localidades que se conec-tan a la red de Arsat, el precio promedio del mega mayorista cayó 50% en 2016 y 64% durante 2017
  • Mayor conectividad: Hoy existen 7,7 millones de hogares con acceso a Internet (una penetración del 57%). Para 2019, la meta es mejorar la velocidad de 3,5 millones de ellos
  • Localidades alejadas: El Plan Federal de Internet busca llegar con fibra óptica a 1300 localidades donde los operadores privados no tienen estímulos económicos para hacerlo
  • Empuje a la baja: La baja en sus tarifas mayoristas también empujó una caída promedio del 59% en el precio que cobran empresas como Telefónica y Telecom, aunque este segmento es apenas una parte residual de su negocio

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.