srcset

Fútbol crudo

Sin culpa: cómo siguió la carrera del jugador que chocó con Emanuel Ortega después del trágico desenlace

Matías Baldo
(0)
8 de marzo de 2018  

Alexis Valenzuela es uno de los mayores talentos de la Primera D. Tiene 25 años, juega como segunda punta en Juventud Unida y acumula seis goles en 12 partidos en el actual campeonato. El Lobo Rojo construye sus ilusiones de ascenso sobre una de las joyas de la categoría. Valenzuela, quien hizo todas las inferiores en Chacarita, fue noticia el último fin de semana al anotarle por duplicado a Claypole en el triunfo de su equipo por 2-1. El segundo fue un golazo: desde el vértice derecho del área se la picó al arquero del Tambo.

Hace casi tres años, el nombre de Valenzuela también había acaparado la atención de todos: fue quien chocó con Emanuel Ortega en aquella trágica jugada del 3 de mayo de 2015 en el duelo entre Juventud Unida y San Martín de Burzaco. Ortega, quien impactó su cabeza contra un paredón, falleció el 14 de mayo, justo en el Día del Futbolista. La Asociación del Fútbol Argentino suspendió aquella fecha en todas sus categorías y decidió revestir los paredones del ascenso con colchonetas.

"Un compañero nos avisó por Whatsapp a las cuatro de la mañana. En el momento en el que me enteré me deprimí un poco. Me afectó, pero siempre fui fuerte porque sé que no tuve la culpa. No me siento culpable. Hoy puedo andar por la calle tranquilo porque no fue con mala leche. No me pude comunicar con la familia, no sabía cuál sería su reacción. Me sentí mal porque los debería haber llamado para darle mi pésame. Pero no fue con mala intención, fue una situación de juego, me podría haber pasado a mí y yo hoy no te estaría hablando", recuerda Valenzuela en diálogo con LA NACION.

Tras aquella tarde fatídica, Valenzuela descendió con Juventud Unida. Concluido el torneo, desapareció y estuvo durante un año y medio sin jugar hasta agosto de 2017. "En todos lados escuché que yo había dejado de jugar por eso, pero no fue así. Ese tema no me afectó en lo futbolístico. Yo me había ido a jugar al Club 9 de Julio, de Córdoba, y cuando volví habían cerrado todos los mercados de pases y estuve parado", confiesa.

Durante ese año y medio de inactividad nadie lo llamó. "No sé si tuvo que ver -duda-. No me llamaron de ningún club ni nada. Por ahí pudo haber pasado por eso, pero no que yo sepa. Estuve un año y medio parado, sin conseguir club".

A mediados del año pasado fue Juventud Unida quien le abrió las puertas nuevamente. "Es mi segunda casa. Después de estar parado casi un año y medio regresé al club en el que ascendí y volver a competir es una alegría enorme. Llegué justo cuando estaban terminando la pretemporada. Me perdí los primeros cinco partidos, empecé a jugar unos minutos y recuperé la titularidad", agrega. Valenzuela formó parte del plantel que en 2014 logró el ascenso a la C.

Allegados a Juventud Unida confiesan que su nivel es una sorpresa, no por sus condiciones, sino por la tranquilidad con la que juega aunque de vez en cuando en alguna cancha deciden recordarle esa triste tarde. "Tuve algún cruce. En algunas canchas se acuerdan y me gritan, o algún jugador rival dice algo. Trato de no darles bola. Me pasó contra Central Ballester, pero lo tomé lo más bien, me salió la bronca y ganamos 3-2, salí figura. Ahora tengo la revancha mañana, que jugamos de vuelta con ellos. Yo sigo siendo el mismo que antes, sigo siendo la misma persona".

Y reflexiona sobre las medidas de seguridad: "Lo de las colchonetas se tendría que haber hecho antes. Si lo hubieran hecho no estaríamos hablando de esto. Pero aunque aún faltan algunas cosas, mejoró bastante en ese sentido".

Sin los fantasmas del pasado, Valenzuela sueña de la mano con su hinchada: "Quiero darles otra alegría, otro ascenso".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?