La revolución (sexual) será televisada

Nicolás Artusi
Nicolás Artusi PARA LA NACION
(0)
11 de marzo de 2018  

La semana que viene, cientos de miles de estudiantes universitarios estadounidenses tomarán sus vacaciones de primavera (Spring Break, en inglés) en las playas más cálidas de su país o de México. ¿Por qué debería importarle a usted? Porque esos siete días de vacaciones resumen el protocolo sexual de la época. Esa es la tesis de Liberated: The New Sexual Revolution, un revelador documental que se estrenó en Netflix y que pone el foco en las hordas de veinteañeros (ellas y ellos, tan obsesionados con sus cuerpos como rendidos al flirteo virtual) que suman coitos con la misma fruición con que acumulan likes. Si es cierto que nada prepara a los jóvenes para los desafíos de la intimidad y la identidad en el mundo de hoy (como dice Benjamin Nolot, el director de la película), en su búsqueda desenfrenada de la experiencia física puede advertirse un síntoma de abulia o desesperación.

"Tal se hizo famosa por un video porno: de eso se trata nuestra generación", dice a cámara un estudiante erotómano antes de salir de cacería. En Florida o en Cancún, el Spring Break concentra a multitudes juveniles en fiestas playeras no muy distintas a cualquiera de las que se hicieron en los balnearios de acá en la temporada que recién terminó. ¿El sexo ya no significa nada? Mandatados por la satisfacción instantánea o la proeza deportiva, ellas y ellos se hicieron adultos adentro de una cultura hipersexualizada que fomenta la relación fugaz. "¿Qué cualidad te atrajo de ella?", pregunta Nolot a un estudiante que no tardó demasiado en llevar a una chica a la cama. Respuesta: "Era fácil" (todo el trámite, desde el principio hasta acabar, duró veinte minutos; él no llegó a retener el nombre de ella). Se dice que la gran diferencia con la revolución sexual de los años 60 es que ahora se renunció al amor. El sexo es un producto, un número o un reto.

En la historia contemporánea de la masculinidad, todos los artefactos culturales (películas, videojuegos, deportes o pornografía) transmiten un mismo paradigma: ser hombre es ser poderoso. Se trata de rendir, con la lógica del acumulador y la fuerza del macho alfa. Entre el muchacherío de vacaciones, el sexo no es expresión de afecto ni acto íntimo: es un atributo, público o colectivo, para reforzar la autoestima. Por eso vale más la cantidad que la calidad (en la Argentina, el aviso del verano de una proveedora de Internet reforzó el cliché: en Mar del Plata, un grupo de amigos varones solo se conecta para sumar relaciones con mujeres como quien acumula millas, unidos por el viejo adagio que promete "si nos organizamos. comemos todos"). La hipersexualización llega hasta las redes sociales, los medios, la cultura y la publicidad, que moldean las concepciones de género según las cuales se repite que los hombres salen a cazar y las mujeres esperan ser cazadas.

Aun a riesgo de spoilear (abandone aquí la lectura si no quiere saber nada más), la película termina mal: con una violación colectiva en la playa grabada con un celular. En Liberated, las turbas liberadas no admiten el cortejo, el romance o la negativa. El sexo crudo dura lo que dura un videíto porno y, como en las redes sociales, no existe la opción de decir "no me gusta".

LISTAMANÍA: CINCO APLICACIONES DEDICADAS AL SEXO

  • Pure. Presentada como "una app para ligar y quedar", no apela al romance: es una vía directa al sexo puro y duro, para cuando uno busca una aventura después de medianoche.
  • Ashley Madison. Famosa por su militancia a favor del adulterio, es la app de la trampa: allí se reúnen los que quieren meter los cuernos a su pareja en un entorno de discreción y fugacidad.
  • 3Somer. Un Tinder para tríos en sus distintas posibilidades: hombres o mujeres que quieran sumarse a una pareja o parejas que quieran agregar a alguien más en sus encuentros.
  • u4Bear. "Osos cerca de vos", es el lema de esta aplicación que rinde culto al pelo: más de 6 millones de gays, bisexuales o curiosos que se sienten atraídos por los barbudos.
  • I Just Made Love. Para el final, la red social que comparte el momento después del coito. Dónde, con quién y cómo se hizo, con el objetivo de documentar los lugares en los que se tiene sexo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.