Suscriptor digital

No nos está alcanzando con lo que hacemos

Manu Ginóbili
Manu Ginóbili LA NACION
Fuente: AP
(0)
8 de marzo de 2018  

SAN ANTONIO.- Ganar nos vino bien, pero la verdad es que no estamos tranquilos, porque lo hicimos ante uno de los equipos con los peores números de la NBA y les ganamos de milagro [Memphis Grizzlies]. Estamos en una situación complicada, quizá como nunca antes. El Oeste es muy difícil y nosotros además no estamos jugando bien. Si a eso le sumamos las lesiones que tuvimos... No nos permitió tener una estabilidad de plantel. En ese contexto se dio una mala racha que nos empujó a este presente. Por lo tanto, cambiaron totalmente nuestras expectativas. Hace un mes buscábamos un tercer puesto en la Conferencia y ahora luchamos por un lugar en los playoffs. Es un momento muy atípico y hasta diría que impensado hace dos meses. Pero sabemos que no es casualidad: es una temporada complicada, con muchas ausencias y que nos agarró jugando mal en un momento. Y ahora además tenemos tres partidos que son tremendos y todavía con lesiones, con jugadores volviendo, con otros que están golpeados. Es un pasaje raro.

Siento que llegamos así por una combinación de cosas: un calendario que se va poniendo más difícil y rivales que están mejorando de cara a los playoffs. Nosotros arrancamos muy bien la temporada, por el conocimiento del juego, del personal y demás, pero son 82 partidos, puede pasar que los equipos tengan irregularidades.

Estamos un poco más atentos los más viejos a cómo se van dando las cosas, pero sin hacer nada demasiado especial. Es como cualquier otro momento en el que estuvimos jugando mal. Ojo, también puede pasar que no estás jugando bien cuando vas tercero o segundo. Cuando no jugás como lo pretendés, lo que hay que hacer es volver a las bases: mejorar la comunicación, trabajar todavía más, hablar mucho más y buscar cometer la menor cantidad de errores posibles. Hay veces que te alcanza con eso y otras que no. Hoy por hoy, no nos está alcanzando con lo que hacemos.

El hecho de tener jugadores más nuevos, que no hayan jugado tanto tiempo juntos y que estemos improvisando formaciones, no colaboran en este presente. Si hace cuatro o cinco meses nos decían que íbamos a salir a jugar con Murray (Dejounte) de 1, Mills (Patty) de 2 y Anderson (Kyle) de 3, ninguno podía siquiera imaginarlo. Estamos probando diferentes combinaciones para intentar mejorar. En ese camino, se dan situaciones en las que quedan en la cancha jugadores con más y menos experiencia en momentos importantes. Pero la verdad es que ya nos ha pasado de no jugar tan bien, incluso, en el momento que estábamos dentro de la cancha con Tim (Duncan). El tema es que ahora toma otra dimensión porque estamos por debajo de los primeros puestos y porque está en riesgo el ingreso en los playoffs. Pero ya perdimos partidos como los que dejamos escapar ahora y estando el equipo completo. Lo que pasa es que ahora sucede más seguido por todas las cosas que fui enumerando.

Los próximos tres juegos (Golden, Oklahoma y Houston), son muy complicados para nuestra realidad

En lo individual, estoy igual que hace un mes, aunque es cierto que un poco más preocupado porque las cosas no salen. Después de tanto esfuerzo. A nadie le gusta estar en una situación como esta. Y que justo sea en este momento. Si de entrada sabíamos que no íbamos a tener a Kawhi es como que te preparás de otra manera. Igual no pasa nada, si no estamos en situación ideal para pelear por el tercer puesto, lo haremos por el sexto, séptimo u octavo, el que toque. No hay que estar avergonzado o con la cabeza gacha, como se ve en algunos partidos en los que estamos un poco tristes y frustrados. Pero hay que pasar este mal momento. Todavía quedan 18 partidos (NdR: los Spurs están 5os en su Conferencia, con 37 victorias y 27 derrotas), necesitamos ganar algunos encuentros que nos hagan cambiar un poco la cabeza y nada más. Y si nuestro techo hoy está para pelear por el octavo puesto, ¿qué problema hay? No se me va a caer ningún anillo y tampoco a mis compañeros.

A nivel físico me está costando un poco más, porque tuve una serie de golpes y tengo algunas molestias que no tuve al principio. Y bueno, se hace un poco más cuesta arriba recuperarse partido a partido. No es superpreocupante, pero te da un poco de fastidio porque no te deja estar cien por ciento para cada juego. Saber que en este momento el equipo te necesita más y vos no estás en tu mejor momento hace que la situación se vuelva un poquito más desafiante. Son molestias menores que se suman y eso me genera un poco de fastidio, pero nada grave.

Sabemos ahora que cada partido es un final, pero no estamos mirando y planificando qué va a pasar. Sabemos que tenemos uno de los calendarios más difíciles de la NBA y en esta situación, los próximos tres juegos (Golden, Oklahoma y Houston) son muy complicados para nuestra realidad. Tenemos que hacer partidos perfectos para ganarlos. No estamos especialmente atentos a lo que pasa, aunque sí pensamos mucho en nosotros y en mejorar. Es el año más extraño desde que estoy acá.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?