Cómo es ser mujer y atleta: ellas cuentan su historia

Paula Pareto, medallista de oro en Río 2016 y bronce en Pekín 2008
Paula Pareto, medallista de oro en Río 2016 y bronce en Pekín 2008 Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Germán Leza
Olivia Díaz Ugalde
(0)
8 de marzo de 2018  

Para poder desempeñarse en el alto rendimiento deportivo, las mujeres argentinas debieron dedicarle largas horas de entrenamiento. a sus carreras. Pero no es el único esfuerzo que hicieron. Muchas denuncian discriminación en su deporte y advierten sobre la falta de igualdad de oportunidades. Veamos sus relatos.

  • Paula Pareto, judo, medalla de oro en Rio 2016 y de bronce en Pekín 2008. "Una sola vez en un campo de entrenamiento en Buenos Aires, que era de varones, me sentí discriminada. Y nosotras fuimos porque no teníamos donde entrenar. Uno de los chicos dijo que no había lugar para mujeres. Pero por suerte los mismos compañeros se encargaron de decirle que todos teníamos el mismo derecho y que no estaba bien decir eso porque somos todos del mismo equipo".
  • Cecilia Carranza, yachting, medalla de oro en Rio 2016. "En mi caso particular, nunca me sentí discriminada ni sufrí violencia por mi condición de mujer. Tuve esa suerte, podría decir. Lo digo con gran respeto y humildad para quien sufrió algún tipo de discriminación o violencia. Desde muy chica hago este deporte y muchas veces me tocó ser la única mujer dentro del equipo. Siempre traté de sentirme igual con todas las personas del equipo. Eso hizo que yo pueda seguir cumpliendo mi sueño sin sentirme diferente. Tuve también la suerte de ser criada en una familia en la que todos somos iguales y cada uno hace lo que desea hacer. Entiendo que quizás haya personas que no lo puedan ver de este modo, pero creo que estamos en un momento de cambio. Y lamentablemente se van a ver situaciones de discriminación y violencia. Por eso, siempre hablo con total respeto hacia las personas que sufrieron esa desgracia".
  • Georgina Bardach, natación, medalla de bronce en Atenas 2004. "Tuve la suerte de hacer un deporte en el que la clasificación a un torneo o las becas se tenían en cuenta por tiempos o resultados. Esto fue una ventaja muy grande. En cuanto a los sponsors, sí se nota la diferencia entre hombres y mujeres. Con respecto a la violencia, no me pasó. Tuve una familia muy presente, mi padre siempre me acompañaba a los torneos. Capaz por su miedo a eso. Y la verdad es que mi entrenador era como un segundo padre, así que me cuidaban mucho".
  • Daniela Krukower, judo, campeona mundial 2003. "A lo largo de mi vida deportiva sufrí discriminación o desigualdad por ser mujer. En el deporte en general hay machismo, hay desigualdad. En judo siempre hubo; hoy un poco menos. Pero a nivel representación del país la participación de mujeres siempre fue menor en relación con las de los hombres. Por el hecho de ser mujer muchas veces me sentí con falta de fuerzas para poder defender mis posiciones, los intereses o la planificación que hacíamos. Acá, y en Israel también la sufrí".
  • Laura Martinel, judo, entrenadora de Paula Pareto. "Sí, fui discriminada. Pero más allá de hechos puntuales que hayan sucedido, existe un estado permanente de discriminación silenciosa en el ámbito deportivo, donde las mujeres para ser tenidas en consideración debemos demostrar nuestra valía con logros excepcionales que de ninguna manera les son exigidos a los varones en la misma escala. Siempre pienso lo mucho más fácil que me resultarían las cosas en mi desempeño profesional si fuese varón. Aunque se ha logrado la paridad entre atletas de ambos sexos a partir de los próximos Juegos Olímpicos, muy lejos estamos aún de esa paridad en los lugares de toma de decisión. Si bien vamos logrando abrirnos espacios, estos resultan siempre acotados. Por ejemplo, es muy difícil pensar a una entrenadora de alto rendimiento entrenando varones, mientras que es absolutamente normal que los varones nos entrenen".

La esgrimista argentina fue campeona panamericana en 2014
La esgrimista argentina fue campeona panamericana en 2014 Crédito: Gentileza Belén Pérez Maurice

  • Belén Pérez Maurice, esgrima, campeona panamericana 2014. "En una época hubo una situación con unos árbitros del circuito internacional de las copas. Son todos hombres. Estábamos en un torneo y cuando uno está compitiendo te tenes que acercar para preguntar algo a ellos, los horarios o el fixtutre. Ellos se te insinuaban o directamente te pasaban el número de habitación del hotel. Hubo varias quejas de parte nuestra a la federación internacional. Por suerte se tomó cartas en el asunto y sacaron a estos árbitros de su cargo. Fue una situación que no fue muy linda dentro del circuito pero por suerte hubo una solución".
  • Catalina Pella, tenista argentina. "En un torneo me sentí discriminada como mujer. Estaba en el certamen anterior a Wimbledon (Ilkley), y como es común en Inglaterra, llovía constantemente. El torneo era mixto, y a las mujeres nos mandaron a jugar indoor cemento, mientras que a los hombres no los mandaban ahí porque era otra superficie. Me fui a quejar, ya que había ido a jugar ese torneo porque era pasto y quería adaptarme. Sin embargo, el primer día te mandaban a cemento techado. Me dijeron que era así, que a las mujeres se las mandaban ahí y a los hombres no. Eso fue algo muy marcado. Nosotras el mismo sábado fuimos adentro, mientras que los hombres esperaron hasta el miércoles por la tarde para jugar en pasto".
  • Yamila Nizetich, voleibol, capitana de la selección. "En la Argentina no hay igualdad, pero en muchos lugares del mundo el voley femenino es valorado por encima del masculino. En el país esta discriminación la notás en el trato que reciben los varones, en la difusión de la Liga y el dinero que cobran ellos a diferencia del nuestro, tanto a nivel selección como en los clubes".
  • Lucía Indurain, surfista profesional. "En verdad creo que nuestro deporte en la Argentina no está en iguales condiciones que los hombres. Tenemos premios menores, menor cantidad de eventos y una organización de los cuadros de competencias mucho más reducida. También se nos desprestigia en cuanto a las condiciones en las que competimos. Si pasamos al ámbito internacional ya está mucho mejor, es un poco más justo. Pero aún así, por ejemplo, en el tour mundial de la élite para los hombres son 32 cupos, mientras que para las mujeres solo hay 16 o 20, y esto es una desventaja. El tema de las condiciones del mar muchas veces es el punto más crítico de la discriminación a la mujer. Por ser mujer nos dicen que "con cualquier olita nos alcanza" y que como somos menos competidoras no hay tanto en juego y somos menos importantes. Yo creo que el tener solo tres eventos en el circuito y que los hombres tengan un mínimo de cinco también es un pilar de la discriminación. Pero la mujer va creciendo en derechos en todos los ámbitos como fue pasando a lo largo de la historia. Aunque es triste este pensamiento, será cuestión de tiempo para que se regularice y estemos en iguales condiciones".
  • Antonela Mena, handball, capitana de la selección:"Creo que no estamos en igualdad respecto a los hombres. Pero también porque estamos un pasito abajo de ellos en cuanto a resultados y méritos. Si bien rescato que en este último tiempo se creció mucho y nos estamos acercando cada vez más. Sí creo que estamos en igualdad respecto a los entrenamientos, estructuras y horas, pero lo que no está es el mismo presupuesto económico que tienen ellos, por una cuestión de resultados. Notamos es un crecimiento muy grande del apoyo de la gente hacia nosotras que quizá antes no pasaba, antes por ahí el público solo miraba a los hombres y hoy la cancha con nosotras se llena y eso nos sirve un mucho como grupo. La igualdad se va a dar cuando tengamos el mismo presupuesto que los hombres, para poder tener mayor roce internacional y tener la posibilidad de jugar con las mejores ligas durante el año. Quizás nosotras nos cuesta más irnos al exterior, los sueldos también son más bajos que la rama masculina".
  • Cecilia Dominguez, fondista de esquí: "Creo que por lo general se respeta a ambos sexos por igual y no se hacen diferencias en cuanto al protagonismo de uno o del otro. Las distancias son ligeramente distintas pero eso por un tema físico asi que está bien. Por suerte se reconoce que físicamente no somos iguales y hay distintas distancias para los hombres".
  • Manuela Carbajo Re, golfista argentina: "No hay igualdad de condiciones en el golf. Ni en el mejor nivel ni en la Argentina. En el país el tema es que la desigualdad se mezcla con la falta de cantidad de participantes. Tenemos un Tour de Profesionales Argentino en hombres, además del PGA Latín America Tour, pero en mujeres ninguno de esos tours existe. Tal vez puede ser una mezcla de que no haya suficientes mujeres profesionales que jueguen como para armar el Tour, pero si no está la oportunidad (el Tour) la cantidad de personas que jueguen va a seguir siendo 0, claro, por que no hay Tour. Es costoso y no rinde, ese es el problema más grande, pero se empieza de a poco... con buenas jugadoras que motiven (como lo fue Lorena Ochoa,de México), con torneos que incentiven. En el golf amateur por ejemplo se empezó a hacer hace 3 años el Annika Invitational para mujeres latinoamericanas menores de 18, fue una gran iniciativa".
  • Eugenia Ginepro, skater argentina: "A la hora de divertirte y andar en skate estás en igualdad de condiciones seas hombre, mujer, niño o niña. Sin embargo cuando se está relacionado a una marca o se participa de campeonatos importantes con dinero en premios, claro está que las mujeres cobran menos que los hombres. Pero eso pasa en la vida. Creo que en lo monetario no estamos en igualdad de condiciones. Las chicas que andan en skate igualmente son bravas tienen mucha actitud. Hombres: cuidarse".
  • Ana Gallay, beach voleibol: "El deporte que hago en el mundo está en igual de condiciones. Las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres. La verdad es que nunca me he sentido discriminada, pero me pasó cuando era chica que me hacían burla porque era poco común que las mujeres hagan deporte y muchas veces me decían cosas como si fuera masculina".
  • Victoria Travascio, yatching medalla de oro en los Juegos Panamericanos Toronto 2015: "Nunca me sentí discriminada ni sufrí violencia por ser mujer. Al contrario, los ámbitos que me tocó vivir fueron y son completamente inclusivos del rol de la mujer. En particular en el deporte que practico, desde chicos competimos a la par de los hombres. En la navegación hay otros aspectos importantes que hacen que no se destaque solamente quien tenga el mejor físico, tiene mucho de táctica, apreciación del viento, entre otras. Luego a nivel de alto rendimiento sí hacen separación de sexo, pero tampoco lo veo discriminatorio, soy de las que piensa que no somos iguales, y que a veces hasta es adecuado y necesario que tengamos un trato diferente".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?