Champions League: antes y después, Higuaín y Dybala fueron los muchachos de tapa

Claudio Mauri
Claudio Mauri LA NACION
Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala, en una jornada para el recuerdo
Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala, en una jornada para el recuerdo
(0)
7 de marzo de 2018  • 20:41

Los medios deportivos italianos habían ilustrado el anuncio del partido con imágenes dominantes de Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala . Era una manera de informar que Juventus necesitaba goles, porque con el 0-0 y el 1-1 Tottenham se clasificaba a los cuartos de final de la Champions League , instancia que no alcanza desde 2010. La ida, en Turin, le había dejado sensaciones ambiguas a Pipita. De felicidad porque había convertido los dos tantos del empate, pero también de un ligero lamento porque había desperdiciado un penal. En realidad, su valiosa contribución individual no había sido rentabilizada colectivamente porque el equipo no supo conservar un 2-0. Dybala había quedado al margen, aún en recuperación por un desgarro en el muslo posterior derecho.

Así como sus fotos alertaban sobre la necesidad y urgencia de Juventus, Higuaín y Dybala también tapizarán las portadas pos-partido porque con sus goles se consiguió una clasificación que festejaron como ocurre con los grandes triunfos.

Todo contribuía para que Pipita y la Joya se estrecharan en fuertes abrazos, para que se emocionaran con Buffon y Chiellini, dos caciques de la Vecchia Signora. La enumeración y balance que pudieran hacer los dos argentinos era ampliamente positiva, vista en función de Juventus y también del seleccionado con el Mundial a la vuelta de la esquina.

1) Hasta los 19 minutos del segundo tiempo, Juventus perdía 1-0. El Tottenham de Mauricio Pochettino estaba en línea con lo que venía siendo su campaña en Champions. El equipo que más puntos (16) cosechó en la etapa de grupos y el único que había ganado los tres partidos de local. ¿Dónde? No en un estadio cualquiera. Mientras termina las obras de su nueva casa, Tottenham hace de anfitrión en el nuevo Wembley. Inmejorable escenario para un impacto del calado de Higuaín y Dybala. Aun con un diseño futurista, Wembley remite a la historia del fútbol, a la que aspira ingresar todo jugador, como lo consiguieron ayer los dos argentinos.

2) En tres minutos, entre los 19 y los 22 de la segunda etapa, Higuaín y Dybala dieron vuelta la historia. El Pipita, al conectar en el segundo palo un cabezazo de Khedira. Y el segundo tanto fue 100 por ciento producción argentina: el ex River bajó a recibir, giró y con la izquierda le dio la asistencia a Dybala, que se filtró entre los dos centrales y definió con un zurdazo alto y cruzado.

3) Fue el quinto tanto de Higuaín en esta Champions, torneo en el que en algún momento, sobre todo cuando estaba en Real Madrid, tenía una baja eficacia y lo perseguía el estigma de no hacer goles importantes. Su incidencia en esta serie fue decisiva. Sus cinco goles ya equiparan los que convirtió en la temporada anterior, cuando Juventus perdió la final ante Real Madrid.

4) Después de la lesión que lo mantuvo durante más de un mes fuera de las canchas, Dybala está en una semana en la que volvió a sentirse a pleno. El sábado marcó en tiempo de descuento el gol ante Lazio, triunfo que dejó a Juventus en situación de recuperar el primer puesto que durante largas fechas ocupa Napoli. El tanto frente a Tottenham lo eleva a la gran vidriera europea, como en el curso pasado, cuando con dos conquistas dejó en el camino a Barcelona en los cuartos de final.

5) Higuaín tiene asegurado un lugar en el plantel argentino para Rusia, pero todo lo que haga no estará de más. Le ayudará para cubrirse de los cuestionamientos que recibe con la camiseta celeste y blanca. Delantero que siempre va al frente, cuando toca el tema de la selección se pone a la defensiva, como lo fueron sus palabras a Fox Sports tras el partido: "Me quedo con los que me quieren de verdad. Me llena de orgullo el apoyo de mis compañeros".

6) A Dybala le sirve para recuperar la consideración de Jorge Sampaoli que pudo haber perdido en los últimos meses. En la selección todavía no se vio al futbolista que celebran los tifosi de Juventus. No fue convocado a la gira de dos partidos de este mes (figura en una lista de reserva ante alguna baja eventual) y encima le salió un competidor que tiene encandilado al entrenador: Lautaro Martínez. En esta semana, Dybala resurgió, y desde la cancha mandó un mensaje que se puede leer así: "No se olviden de mí".

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.