De los lectores: cartas & mails

Más escuelas; Memoria enlutada; Falacias; La Argentina invisible; Di Palma; Ruidos en la calle;
(0)
8 de marzo de 2018  

Más escuelas

Todos los días nuestra realidad nos despierta con un cachetazo. Pero ver la foto de Ulises, un niño de 7 años, mientras camina 12 kilómetros hasta su escuela, en Salta, me superó. El cachetazo fue tremendo. Las escuelas son la prioridad número uno. ¡Por favor, hagan más! Si es que realmente a nuestras autoridades les importa que dejemos de estar tan lejos del lugar en el mundo donde supimos estar...

Nilda B. Rodríguez

DNI 05.200.960

Memoria enlutada

Una vez más la memoria de los mártires de la Shoá se ve enlutada y mancillada. La decisión del gobierno polaco no asombra. Jamás se arrepintieron de la persecución a los judíos, ni antes, ni durante y ni aun después de la Shoá. Fueron colaboracionistas y partícipes necesarios del asesinato masivo y organizado de 6.000.000 de almas, entre ellas 1.500.000 niños, por ser judíos. La nueva ley del Estado polaco, en pocas y simples palabras, se dicta "para defender la reputación de la República de Polonia". Esa misma república que asesinó sin dudarlo a intelectuales, profesores, escritores, artistas, creadores, en suma, a la mitad de su población; a los judíos, solo por su origen y pertenencia. Sin olvidar a sacerdotes católicos, discapacitados, homosexuales, negros y gitanos, entre otros. Hoy, otra vez , quieren ocultar su complicidad. Los campos de degradación, tortura y exterminio de Auschwitz, Treblinka, Birkenau, Chelmno, Belzec, Sobibor, y Majdanek estaban todos en territorio polaco, y su existencia solo fue posible por la colaboración y actitud cómplice del pueblo y su gobierno. No fue más que la consumación del odio que ya existía. El régimen nazi fue recibido allí con gran beneplácito. Si hubo, y fueron muy pocos, "justos", también ellos pagaron con sus vidas la protección y la ayuda a los judíos. Esta negación dolorosa y terrible de la Shoá es un crimen de "lesa humanidad".

Susana Munichor

DNI 6.181.818

Falacias

Felicito a LA NACION por el editorial del domingo pasado, al que adhiero, que ratifica anteriores en igual sentido, contrarios a la despenalización del aborto. A las falacias allí denunciadas cabe agregar que los que impulsan esta medida y sus cómplices periodísticos y mediáticos evaden intencional y maliciosamente lo primero y esencial de la cuestión: con el aborto se suprime una vida humana. Queda así al descubierto la falsedad de los que dicen sostener los derechos humanos, ya que niegan el principal, el derecho a la vida. Otra falacia es presentar la oposición al aborto como una cuestión puramente religiosa. Si bien las religiones más importantes así lo sostienen, no se trata de un dogma de fe, sino que son valores humanos que aquéllas reflejan. Otra falacia es utilizar el eufemismo de "interrupción voluntaria del embarazo" (porque "aborto" suena feo), pero es una mentira de corto alcance, porque choca con la prescripción constitucional que protege la vida "desde el embarazo" (art. 75, inc. 23). Aunque con la actual integración de la Corte Suprema, poco es lo que puede esperarse en ese sentido si la cuestión inevitablemente se judicializa hasta esa instancia.

Enrique Pablo Mayochi

DNI 13.530.887

La Argentina invisible

En 1937, Eduardo Mallea describió claramente la diferencia entre lo que él consideraba la "Argentina visible" de la "invisible". Decía Mallea: "...Desde los tiempos de la organización nacional el trabajo de la Argentina visible ha sido de más en más un trabajo sin ensueño, un trabajo desprovisto de espiritualidad. Físicamente, en el sentido de la civilización confortable, lo que se ha hecho es enorme; espiritualmente, en el sentido de la cultura, lo que se ha hecho es nada, lo que se ha hecho es regresar sin medida, perder terreno cada día... Este estado de aparente orden de la «Argentina visible» encierra una sorda anarquía moral". El "hombre invisible" de la Argentina es el que, silencioso, vive sin alarde, sobrevive sin resentimiento, no aparenta ser "grande", es severo para consigo y tiene una "exaltación severa de la vida". Hoy, Día Internacional de la Mujer, qué mejor que recordar las palabras de Santa Teresa de Calcuta: "El gran destructor de la paz hoy es el crimen del niño no nacido, si una madre puede asesinar a su propio hijo en su seno, ¿qué impedirá que nos matemos unos a otros?". Este año los legisladores tratarán la eventual "despenalización del aborto", en abierta violación de nuestra Constitución y de las convenciones de derechos humanos que la integran, como la de los derechos del niño, que señala claramente que este lo es "desde el momento de su concepción", así como lo expresa nuestro Código Civil. ¿Se pretende confirmar la doctrina del fallo de la Corte Suprema de 2012 que avaló la existencia y despenalización de un aborto, en abierta inconstitucionalidad y con una defectuosa técnica jurídica? No estando para nada persuadidos de que los diputados y senadores "realmente" representen a la "Argentina invisible y profunda", ¿por qué no llamar a una asamblea nacional (¿referéndum?) para que se expidan sobre el tema tres generaciones de ciudadanos, como ocurrió tan exitosamente con el Congreso Pedagógico Nacional de 1987?

Alberto Jorge del Campo Wilson

DNI 10.133.913

Di Palma

Las expresiones de Marcos Di Palma sobre el aborto merecen un comentario de mi parte que se resume en: 1) El vocabulario usado, grosero. ¿Cuántas vulgaridades e insultos escuchamos y vemos a diario pronunciados por conocidos y respetados personajes de la política, los derechos humanos, etc.? 2) La grosería no quita para nada la verdad de sus expresiones, que es lo más importante.

Ricardo E. Di Liscia

DNI 4.947.031

Ruidos en la calle

Florida y Rivadavia. Pleno centro porteño. Un ruido infernal, que algunos llaman música, a toda hora. Desde un negocio de ropa, desde una guitarra que alguno toca en la calle. Como ante los piquetes, está claro que hay que resignarse. Los habitantes de la ciudad somos siempre ignorados, salvo cuando nos piden el voto. ¿Alguna autoridad podrá recordar que la calle es pública (de todos) y no de una pandilla de energúmenos que decidió apropiársela?

Sandra Ramírez

sandraramirez1967@gmail.com

En la Red

Facebook

ARA San Juan: los seguros que cobran las familias de los tripulantes

"¡El Estado tendría que sacar un decreto ya mismo! Sueldo y compensación de por vida a las familias" - Mariano R. Escobar González

"Los tienen que indemnizar por lo menos el doble que a los guerrilleros que solo sembraron caos en nuestra patria" - María Laurey

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.