Suscriptor digital

Agenda

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
8 de marzo de 2018  

Viejo como el ejercicio del poder, como para todos sus antecesores, el control de la agenda pública parece ser un objetivo en sí mismo para el gobierno de Mauricio Macri.

No es casual la habilitación del debate sobre la despenalización del aborto, un asunto que saltó por sobre los preocupantes temas económicos para instalarse por varios meses como una discusión intensa. Tampoco parece impensada la embestida contra Hugo Moyano, retratado como uno de los símbolos de la corrupción sindical, como punto principal de una serie de detenciones espectaculares de otros jefes gremiales.

En las últimas horas, un viejo malestar de Macri fue convertido en un enfrentamiento con el empresariado. El Presidente avaló anteayer al ministro de Producción, Francisco Cabrera, que el sábado había llamado "llorones" a los industriales. A la réplica de los hombres de la Unión Industrial Argentina siguió un llamado al diálogo. Con una intensidad distinta que en los dos casos anteriores, el cortocircuito igualmente llamó la atención del "circulo rojo".

Macri mueve la agenda, que es una forma de tratar de mostrar que los demás giran alrededor de su gobierno. Que lo consiga es otra cosa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?