¿Soy inseguro o seguro?

Bernardo Stamateas
Bernardo Stamateas PARA LA NACION
(0)
8 de marzo de 2018  • 01:27

Las personas, de acuerdo con la forma en que nos vemos a nosotros mismos (nuestro nivel de autoestima), tenemos dos maneras de enfrentar la vida: con inseguridad o con seguridad. La diferencia radica fundamentalmente en nuestra crianza y, sobre todo, en los mensajes que nos han transmitido desde pequeños.

Te invito a analizar las características de una persona insegura:

  • Experimenta un miedo exagerado, producido por su propia inseguridad. Por ejemplo, para un estudiante, una cosa es repasar antes de un examen y otra cosa muy diferente es tener que enfrentar el examen. Sobrevalora el resultado y no le da batalla a la situación.
  • Registra los errores y los sobrevalora, es decir, que les otorga más importancia de la que en realidad merecen.
  • Se propone metas irrealizables y se justifica al abandonarlas. Por ejemplo, pretende bajar demasiados kilos. ¡en un mes!
  • Su lema es: "No me animo". Siente que todo es difícil en la vida.
  • Con respecto a la gente, cree que todos están por encima de él, porque él no sirve para nada.
  • Sobrevalora los fracasos, que cada vez son más grandes y más frecuentes. Por ejemplo, en un examen deja sin hacer las opciones 1, 2 y 3 ¡y en la número 4 le va mal! Por eso no logra más cosas, porque no se anima.
  • Practica el escapismo y dice: "Empiezo el lunes. mañana. el año próximo".
  • Su mirada interior es negativa. Su foco está puesto en el miedo. Resalta sus debilidades y las exagera.
  • Las cosas son herramientas de reaseguro. Por ejemplo, si tiene 100, no puede comer porque necesita tener 600. No se cree merecedor de lo bueno. Entonces, si le regalan un reloj de marca, lo deja en el estuche porque piensa que es "demasiado para él".
  • En el amor, no se cree digno del afecto de nadie.
  • Se derrumba ante los comentarios de los demás.
  • Como no se atreve a plantear un malestar "cara a cara" y, por lo general, huye de las discusiones, hace uso de las redes sociales para expresar lo que siente.
  • Es incapaz de reconocer sus habilidades porque se para siempre en sus debilidades.

Veamos ahora cómo funciona una persona segura:

  • Aquel que tiene una buena estima sueña en grande y toma acciones conducentes. Piensa: "Debo hacer algo para llegar allí". Tiene proyectos grandes y se mueve en consecuencia. Le da batalla a los obstáculos: no los niega ni los domina, los asume.
  • Su lema es: "Yo puedo porque soy bueno". Como cree que puede, siempre está dispuesto a intentarlo. Tiene miedo, como todo el mundo, pero sabe administrarlo para que no lo paralice. Por eso, es más alerta y perceptivo.
  • Corrige el error y este no lo afecta porque lo ve como un escalón al éxito. Aprende de él y sigue adelante. Acepta el pasado y lo transforma en experiencia.
  • Como cree en su sueño, toma acción y hace todo lo que está a su alcance. Por eso, disfruta el proceso. Es capaz de decir "enseñame" sin ningún problema cuando no sabe algo, o de delegar cuando no le dan los tiempos.
  • Los consejos son una fuente de crecimiento. Es consciente de que necesita ayuda.
  • Considera cada comentario en contexto.
  • Es confiado y seguro, lo cual le permite evaluar el escenario positivo y el negativo a la hora de tomar decisiones.
  • Enfrenta las discusiones con confianza. Sostiene su punto de vista pero, a la vez, es flexible.
  • Si es docente, se preocupa porque el otro aprenda. No busca ser mirado ni admirado.
  • Considera al otro. Se relaciona por igual con jefes, subalternos, pares y todos los niveles de autoridad.
  • La mirada de los demás le brinda feedback, lo estimula. Siente cierta angustia ante el cambio, pero mira hacia adentro (insight) y, como no hay conflictos en sus emociones, se siente bien y tiene deseo.
  • Las cosas son herramientas sin cargas afectivas que poseen una función; el valor es extrínseco por su utilidad. Va siempre por lo mejor, dentro de sus posibilidades.
  • Se sabe digno de dar y recibir amor y busca la reciprocidad en una relación interpersonal.
  • Disfruta el éxito y lo vive como un logro personal.
  • Se para en sus habilidades y no en sus debilidades. Confía en lo que puede hacer y no en el reconocimiento de otros.
  • Resuelve los problemas cara a cara y en privado.

Todos tenemos rasgos de seguridad y de inseguridad. Lo importante es seguir trabajando y seguir creciendo.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.