Un gigante petrolero alemán reclama aplicar el acuerdo de competitividad en Vaca Muerta

Mario Mehren es el CEO de la alemana Wintershall
Mario Mehren es el CEO de la alemana Wintershall Fuente: LA NACION - Crédito: Maximiliano Amena
Silvia Stang
(0)
8 de marzo de 2018  • 11:10

KASSEL, Alemania.- Los elogios al Gobierno de Mauricio Macri por haber tomado "decisiones muy buenas para incrementar la oferta de gas en la Argentina", se entremezclaron con dos cuestionamientos. Por un lado, la crítica a una medida reciente referida al precio mínimo garantizado para los productores del fluido en el caso de las explotaciones no convencionales. Por el otro, la observación respecto de que el acuerdo con el sindicato de petroleros para los trabajos en Vaca Muerta no sirve "si no se implementa". Señaló que el convenio es muy bueno, pero "si no se está haciendo lo que está escrito, lo escrito no sirve".

Mario Mehren, CEO de la firma alemana Wintershall, subsidiaria de la gigante química BASF y una de las principales gasíferas que operan en el país, señaló que la actividad necesita "estabilidad en materia de reglas de juego o ir a precios de mercado".

Los dichos del directivo apuntan al reclamo recurrente e histórico de las empresas: el de seguridad jurídica. Concretamente, no fue bienvenida una resolución del Ministerio de Energía, complementaria de una anterior que había previsto de qué manera se incentivaría la producción de shale gas (o gas no convencional, que requiere de ciertas técnicas para su extracción) en la formación geológica de Vaca Muerta , en Neuquén .

Lo dispuesto por la resolución 46, de marzo de 2017, garantiza un precio mínimo para los productores de US$7,50 por millón de BTU para este año (el valor se reduce progresivamente hasta llegar a US$6 en 2021). El problema, a los ojos del número uno de Wintershall, es que meses después otra resolución, la 419, dispuso que esa garantía se aplique para la producción que supere a la existente en un momento del tiempo que se define como punto de partida.

El área Bandurria Norte es una de las explotadas por Wintershall en Vaca Muerta.
El área Bandurria Norte es una de las explotadas por Wintershall en Vaca Muerta.

"Eso beneficia a las empresas que llegan ahora a Vaca Muerta y castiga a las que somos leales, que ya invertimos mucho en el pasado y que tenemos planes de continuar y de invertir mucho en el futuro", afirmó Mehren. Agregó que la decisión no es buena para "crear seguridad y confianza en las reglas de juego para las inversiones". Y agregó: "En cualquier lugar del mundo, alguien que quiere poner plata quiere saber cuáles son las reglas, cuáles son las condiciones".

Mehren, que conoce muy de cerca la situación de las operaciones en la Argentina, habló con un grupo de periodistas argentinos después de presentar los resultados globales de la compañía. En un encuentro desarrollado en Kassel, la ciudad alemana sede de la petrolera, el directivo anunció que el EBIT (ganancias antes de impuestos e intereses) llegó el año pasado a 1043 millones de euros, contra un resultado de 499 millones de euros de 2016.

Un informe difundido aquí señala que en parte de los resultados influyó la venta de una participación de Wintershall en la concesión de Aguada Pichana, en Neuquén. Según explicaron en la empresa, la decisión fue quedarse con operaciones en la parte este de esa concesión y no en la parte oeste, porque en el primero de los casos es donde ya se estaban haciendo trabajos. En la misma provincia, la firma alemana es operadora en los trabajos de los bloques Aguada Federal y Bandurria Norte, de petróleo y gas no convencional.

Según Mehren, a futuro la compañía está evaluando la inversión en el proyecto Fénix, de producción de gas natural en Tierra del Fuego , provincia donde ya desarrolla su actividad en el yacimiento off shore Vega Pléyade, ubicado en el Mar Argentino. También dijo que, en el caso de Neuquén, lo que se hizo fue la fase piloto del proyecto de shale gas y ahora se evalúa la masificación de las operaciones.

"Los costos tienen que bajar; hoy son muy altos", afirmó el directivo, como una de las conclusiones de esos trabajos. Y apuntó a tres cuestiones a trabajar por parte de la industria y de los gobiernos nacional y de las provincias: el cumplimiento del acuerdo laboral con el sindicato de petroleros que promovió el Gobierno (señaló que la productividad es más baja en comparación con operaciones que se realizan, por ejemplo, en Estados Unidos); la logística y la infraestructura (se refirió a la necesidad de competencia en materia de servicios de transporte), y los precios que se pagan por el gas a los productores (fue en este punto donde lamentó la mencionada resolución referida a la garantía de valores mínimos).

Wintershall trabaja en el área de hidrocarburos en la Argentina desde 1978; actualmente produce unos 26 millones de barriles equivalentes de petróleo al año, con su participación en el desarrollo de 15 yacimientos de petróleo y gas en las provincias de Tierra del Fuego, Neuquén y Mendoza.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.