LasDeSistemas, una comunidad que visibiliza a las mujeres que trabajan en tecnología

(0)
8 de marzo de 2018  • 14:08

"Testers" (las que prueban que todo funcione correctamente), "project managers" (líderes de proyecto), analistas funcionales (las que se comunican con el cliente y entienden cuál es la necesidad del producto), programadoras y diseñadoras, pero también periodistas, comunicadoras y especialistas en marketing integran la diversidad de este grupo que surgió hace cuatro meses en una charla de café entre amigas.

Luego se plasmó en redes sociales para juntar en tan solo una semana a más de 100 participantes, que hoy casi triplican esa cifra: es la comunidad LasDeSistemas.

Así, y bajo la motivación de "lo que no se nombra no existe", Nayla Portas, Estefanía Miguel, Virginia Barros y Jeannette Torrez crearon esta comunidad horizontal que " en el mundo de unos y ceros, va por la diversidad".

"LasDeSistemas es una comunidad que surgió para llenar un hueco. Las otras comunidades que existen se enfocan principalmente en acercar a más mujeres a la tecnología; nosotras en cambio queremos tener un espacio de contención para las que ya estamos, ayudándonos a crecer, acompañándonos en situaciones difíciles del ámbito laboral, animándonos a ser oradoras de conferencias, capacitándonos", explicó Portas.

8M: Los testimonios de las mujeres que asistieron a la marcha

2:34
Video

Pero la riqueza de este grupo es que también está integrado por participantes de esas otras comunidades: Linuxchix, Chicas en Tecnología, Ada IT, por ejemplo.

"Creemos que trabajar en conjunto sumando esfuerzos es clave para hacer una cadena de contención y que en todas las etapas de formación -desde que una mujer se acerca a la tecnología hasta que finalmente se inserta en el ámbito laboral- tengamos apoyo", describió.

En este punto, Torrez agregó que así como es importante lograr incluir más mujeres en la creación de tecnología, es aún una tarea desafiante que las mismas permanezcan en la industria del software debido a que hoy en día persisten barreras no tan visibles en ese ámbito.

"Además creemos que es fundamental incluir la perspectiva crítica y de género en la creación de tecnología puesto que muchos de los productos que utilizamos diariamente son construidos por personas con determinados códigos que prolongan viejos prejuicios", sostuvo.

A través de diferentes canales, como Slack y Twitter, y reuniones mensuales, las participantes se comunican, hablan de situaciones vividas pero con humor; publican en Twitter ( @lasdesistemas) con el hashtag #NosPasaAlasDeSistemas, comparten ofertas de trabajo y organizan diversas iniciativas: una de ellas es lograr que haya más oradoras en las charlas de tecnología.

Pero: ¿por qué es necesario que existan comunidades de mujeres en tecnología? Estefanía Miguel respondió que al ser tan pocas en ese área, es necesaria la contención: "No digo que todas la pasemos mal, pero no sé que tiene el ver a alguien como vos que hace que te sientas mejor", dijo.

La importancia de esta comunidad en particular es que reúne a "personas que cuestionan lo que les pasó en el trabajo, que empujan proyectos, que tienen bronca por cómo son tratadas pero que se sienten contenidas cuando reciben el apoyo de las demás, que quieren que sus conocidas estén en el grupo, y personas agradecidas porque el grupo esté", resumió Miguel.

Y concluyó: "Hablar de lo que nos pasa con otra que sintió lo mismo hace que sea como un abrazo, y que encima ese hablar venga con un accionar, hace que sea empoderamiento. Y si ello lleva a transformación para que lo malo no vuelva a pasar, eso es paz".

Agencia Télam

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.