Jane, un documental con aires de realismo mágico

Jane Goodall protagonista del documental Jane que estrena National Geographic en el que se recuperaron cientos de horas de grabaciones de sus primeros años en Africa
Jane Goodall protagonista del documental Jane que estrena National Geographic en el que se recuperaron cientos de horas de grabaciones de sus primeros años en Africa
Natalia Trzenko
(0)
9 de marzo de 2018  • 10:45

Hay personas cuyas vidas singulares y extraordinarias, ejercen una fuerte atracción en esos documentalistas interesados en retratar experiencias distintas, novedosas y disruptivas. Tres adjetivos que describen, en parte, a la vida y la obra de la conservacionista Jane Goodall , que lleva más de cincuenta años de trabajo e investigación centrado alrededor de los chimpancés y la naturaleza que los rodea en el parque nacional Gombe, en Tanzania. Tan notable y fuera de lo común es Goodall y su vínculo con sus objetos de estudio y fascinación que ya ha sido protagonista de una buena cantidad de films. Claro que ninguno se parece a Jane, el documental que se estrena el domingo, a las 22, por National Geographic. Una distinción que no solo hace la propia Goodall sino que era condición indeclinable para su director, Brett Morgen.

Jane Goodall y Brett Morgen, protagonista y director del documental Jane que se estrena en National Geographic
Jane Goodall y Brett Morgen, protagonista y director del documental Jane que se estrena en National Geographic

"Cuando la gente del canal me contactó para ofrecerme la película pensé que estaban locos", dice Morgen desde Los Angeles y es fácil entender su desconcierto inicial. Después de todo, hasta ahora sus protagonistas fueron Kurt Cobain ( Cobain: Montage of Heck), el productor de cine Robert Evans (The Kid Stays in the Picture), The Police (Can't Stand Losing You: Surviving the Police) y los Rolling Stones (Crossfire Hurricane), una experiencia que el realizador recuerda como poco placentera especialmente porque no tenía la autorización del grupo para elegir el corte final de su película. Algo que le preocupaba mucho cuando finalmente aceptó el trabajo de convertir más de cien horas de imágenes inéditas de Jane en sus primeros años en Gombe, en un nuevo documental.

Trailer de Jane, el documental sobre Jane Goodall que estrena NatGeo

2:49
Video

"Una vez que aceptaron darme el corte final empecé a trabajar, pero si hubiese sabido lo que sé ahora, probablemente no lo habría hecho", recuerda el director que pronto descubrió que el material que había captado en los años sesenta el fotógrafo holandés Hugo Van Lawick enviado por la National Geographic Society para documentar el trabajo de Jane que ellos financiaban, estaba desordenado, no tenía el sonido ambiente y parecía interminable. A pesar de esa esa tarea monumental y aparentemente imposible de completar Morgen consiguió un documental distinto. Una especie de ópera en la naturaleza musicalizada por Phillip Glass que llevó mucho más tiempo de realizar de lo que todos suponían que llevaría, pero que resultó en una película que a la vez que retrata el increíble espíritu de Goodall también tiene una calidad onírica, más recuerdo que documento, al mostrar su vínculo con los chimpancés. "Me inspira mucho la literatura y para este documental pensé mucho en el realismo mágico de la literatura latinoamericana, en García Marquez y sus descripciones de lugares y personajes. Jane produce esa especie de ensoñación poética", cuenta Morgen que se acercó a la legendaria conservacionista con más aprensión que entusiasmo.

Jane Goodall y una imagen de sus primeros años en el parque nacional de Gombe
Jane Goodall y una imagen de sus primeros años en el parque nacional de Gombe

"Jane no tenía muchas expectativas con la película, no estaba particularmente interesada por ella, pero cuando vio lo que habíamos hecho con el material encontrado estaba encantada, dijo que era la primera vez que sus primeros años en Gombe eran retratados como ella los recordaba", explica el director que de todos modos pensó que Goodall lo mataría cuando viera que entre las imágenes recuperadas estaban también aquellas en las que decidía dejar a su hijo Grub (de su matrimonio con Van Lawick), en Inglaterra mientras ella seguía con su trabajo.

"A ella le pareció bien que lo mostrara aunque no deja de sorprenderme que mucha gente que ve el documental se pregunta como Jane pudo elegir su trabajo y no la crianza de su hijo, cuando, notablemente, nadie se pregunta lo mismo sobre su ex marido, Van Lawick, que también siguió con sus reportajes desde el parque nacional de Serengueti", concluye el director, orgulloso del documental que él resume como "la historia de amor entre una mujer y el trabajo de su vida".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.