Suscriptor digital

Versión libre de un clásico para bailar como el tango, con el cuchillo entre los dientes

Comienza la temporada del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín con una nueva versión de El reñidero, de Alejandro Cervera; traiciones, celos y amores
Laura Chertkoff
(0)
9 de marzo de 2018  

Electra regresa a la sala Casacuberta del Teatro San Martín en una obra coreográfica de Alejandro Cervera. El reñidero, ese clásico argentino de 1962, en el que Sergio De Cecco trasladó la trama de Sófocles al Palermo de 1905, aludía a las riñas de gallos y a ese universo tan borgeano de sangre y muerte. Desde entonces, la pieza ha sido muy transitada en lo teatral, tuvo una versión cinematográfica en 1965 y, en la danza, un trabajo del coreógrafo argentino Julio López, con música de Astor Piazzolla, que se pudo ver en el Teatro Colón en los cuerpos de Maya Plisetskaya como Nélida y Maximiliano Guerra como Orestes.

Pero Alejandro Cervera admite haber llegado inmune a todas estas experiencias previas. "No vi ninguna. Empecé a juntar música, a releer, a trabajar sobre el guion. Y en un momento vi una foto de Plisetskaya y recordé que López había hecho esa versión en 1990. Que tampoco vi". Aunque le dio curiosidad, se mantuvo al margen. "Quizás sea un poco de soberbia, porque nosotros en la danza vivimos influenciados -observa-. Reconozco muchas huellas de mis maestros: la extrema teatralidad de la pieza, por ejemplo, me remite a Ana Itelman. Y también algún movimiento con el torso que me recuerda a Renate Schottelius".

Visibilizados cinco ejes de la producción, vamos por partes.

La identidad de ya no ser

Esta puesta, que podrá verse desde el domingo y hasta fines de abril, empezó por una búsqueda en los orígenes del tango, para luego montarse sobre una banda sonora creada por Zypce, que dialoga en escena con dos músicos en vivo. Pero no se trata de una versión literal de El reñidero. "Es una obra coreográfica sobre la obra de De Cecco, pero es una lectura muy abierta. No intento reflejar los pasos de la tragedia, ni de la obra de Sófocles. Tiene más el clima, que el cuento. Y todo flota en un caldo de traiciones, celos y amores", sostiene Cervera.

La tragedia griega

Con el centro en el quinteto protagónico (hijo-hija-padre- madre-amante de la madre), la versión de Cervera convoca las palabras de De Cecco y las pone en la boca de una actriz. Pero no vienen de los roles principales, sino de algunos personajes secundarios. Y el coro aquí es una sudestada de violencia que no está condicionada por el género. Los cuchilleros son varones, aunque los interpreten bailarines y bailarinas. "Es un universo de hombres, donde las dos protagonistas están encerradas por este entorno masculino", subraya el coreógrafo. Además del retorno a los orígenes de lo trágico, el espacio escénico subraya también las características de lo griego.

El reñidero fue montado en 1964 en la misma sala. Cincuenta y cuatro años más tarde regresa, así, al hemiciclo de la Casacuberta. Adonde también está retornando el Ballet Contemporáneo de la casa, después de muchas temporadas en la sala Martín Coronado y su otra disposición, a la italiana. Esto no es un detalle menor. Ver al Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín en una disposición de anfiteatro implica una enorme cercanía con el público. "Por eso tuve que trabajar desde la dirección y desde lo coreográfico en ese sentido. Porque tiene que haber una gestualidad y un nivel de expresión que sea creíble. Que conmueva de verdad".

Una obra en estado de pelea

La versión de Cervera se presenta ante el público con una sugerencia: está recomendada para mayores de 13 años. "La violencia está desde la primer escena. Y de manera sostenida -advierte Cervera-. Hay un encuentro físico que definitivamente no es para chicos. No tiene sexo explícito, pero no tiene mucha forma de escapar a esa imagen".

La calidad del movimiento

Una vez más, el Ballet Contemporáneo se abre al riesgo de trabajar con creadores invitados. Aunque -hay que decirlo-, por varias razones Cervera es casi de la casa. Formó parte del elenco fundacional del San Martín. Y es docente en el Taller de Danza, semillero de la compañía. "Es muy bueno ver que esa conexión entre el elenco profesional y la escuela es fluida. Este es el mejor ejemplo de que hay que crear compañías de danza y sostenerlas, porque funciona -subraya Cervera-. Son bailarines muy talentosos, entregados y además muy inteligentes. Me enorgullece doblemente, no solo como exmiembro, sino también como hombre de la cultura".

Ya no somos los mismos

Cuando De Cecco escribió El reñidero, Buenos Aires ya no era la misma que a principios del siglo XX. Pero hablaba sobre una frontera entre el campo y la ciudad. Y de una identidad al margen de las migraciones europeas. "Esta ciudad está más metida en América Latina. Se ha perdido la idea de que en Buenos Aires todos somos descendientes de europeos. Eso me interesó y está en la obra. Va llegando hacia el presente y se vuelve más conurbana. Más cumbia".

El reñidero

Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, Corrientes 1530

Coreografía, selección musical y dirección: Alejandro Cervera; Música original: Zypce

Funciones, de jueves a domingos, a las 20.30. Platea, $140; jueves, $70.

Espectáculo sugerido para mayores de 13 años

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?