Suscriptor digital

Cómo afecta la desigualdad de género el crecimiento de los países

(0)
8 de marzo de 2018  • 17:16

En el mercado mundial de trabajo la desigualdad de las mujeres con respecto a los hombres atraviesa todas las fronteras. Y aunque en los países desarrollados la participación femenina es relativamente alta, también allí se verifican diferencias significativas. El salario, el acceso a los puestos jerárquicos, la participación en el PBI y la iniciativa emprendedora son algunas de las variables que dan cuenta de las desproporciones en todas las regiones.

A nivel global, mientras el 78% de los hombres participa del mercado de trabajo, entre las mujeres la cifra es del 52%. Sin embargo, aquellos países en los que las mujeres no trabajan pierden puntos del PBI.

En el Magreb, en Medio Oriente y en el sur de Asia, las mujeres son menos numerosas en el mercado de trabajo (menos del 30%, contra una media mundial del 49%). Las normas sociales y el conservadurismo de esas sociedades obturan su acceso al trabajo.

Al contrario, en los países más pobres del África subsahariana el índice de actividad de las mujeres es alto debido a la persistencia de la pobreza, la insuficiencia de ingresos y la falta de protección social. En esos lugares el trabajo es más una imposición que una posibilidad.

En la Argentina trabajan el 72% de los hombres y el 48% de las mujeres.

Las estadísticas demuestran que en los países no desarrollados el porcentaje de mujeres emprendedoras es más alto que en los del Primer Mundo, donde la tendencia a que desarrollen empresas es menor. Mientras en Latinoamérica y el Caribe el 17% de las mujeres son emprendedoras, en Europa la cifra es del 6%.

En tres países el porcentaje de mujeres emprendedoras es tan alto -o incluso mayor- que el de los hombre: Ecuador (30,6%), Vietnam (24,8%) y Brasil (20,4%).

Aunque la desigualdad de las mujeres para ocupar cargos gerenciales es fuerte en todo el mundo, es significativo que en algunos países emergentes de Asia las proporciones son menos marcadas que en regiones más desarrolladas, como la Unión Europea. En tanto que la Argentina presenta peores indicadores que los de Europa, e incluso que los de Latinoamérica.

Por ser pagadoras más confiables que los hombres, las mujeres son las principales beneficiarias de los microcréditos.

Fuente: Le Monde, CAF, Ministerio de Trabajo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?