Contratistas: un eslabón indispensable en la cadena de valor agropecuaria

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, los prestadores de servicios rurales tienen a su cargo el 90 por ciento de la cosecha de granos
Según la Bolsa de Comercio de Rosario, los prestadores de servicios rurales tienen a su cargo el 90 por ciento de la cosecha de granos Crédito: Archivo
(0)
11 de marzo de 2018  

Liderados por la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas, la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas y por la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros, los prestadores de servicios rurales tendrán en Expoagro su Campamento del Contratista y una jornada exclusiva que se desarrollará el jueves, desde las 9. Allí, los visitantes no sólo podrán capacitarse e intercambiar experiencias, sino que serán testigos del reconocimiento a diferentes exponentes de la actividad.

Según la Bolsa de Comercio de Rosario, los prestadores de servicios rurales tienen a su cargo el 90% de la cosecha de granos, el 70% de la siembra y el 70% de la aplicación de agroquímicos. Son también los responsables de procesar el 90% de los forrajes conservados y el 100% de las tierras sistematizadas para riego y forestación.

Concentran el 60% de la compra de maquinaria agrícola en nuestro país y habrían trabajado en el ciclo 2016/2017 el equivalente a 56,7 millones de hectáreas en tareas de siembra y cosecha, computando cereales y oleaginosas. Si se tiene en cuenta que los productores dueños de sus propias máquinas habrían sembrado y cosechado el equivalente a 14,8 millones de hectáreas en la campaña 16/17, el área trabajada por los contratistas rurales en siembra y cosecha representa el 80% del total de la superficie productiva.

"Los contratistas rurales somos eslabones indispensables en cualquier proyecto de desarrollo agrícola o ganadero", afirma el presidente de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros, Patricio Aguirre Saravia. Sin embargo, el desafío es lograr que estos empresarios puedan acceder al financiamiento necesario para renovar sus maquinarias y así optimizar la prestación de los servicios.

"Las entidades crediticias históricamente no están acostumbradas a prestarle al contratista, cuyo capital más grande es el trabajo. Queremos que eso se valorice y se logre un sistema de financiamiento que salga de los requerimientos históricos. Después podremos abordar otros aspectos como las tasas de interés o las comisiones. Pero para eso primero nos tienen que abrir las puertas", dice el contratista forrajero de Carlos Casares.

Para Jorge Scoppa, presidente de la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas, "las expectativas eran mayores con este gobierno". Y argumenta: "Todavía no bajó la presión fiscal, el gasoil, un insumo fundamental, se encareció mucho y eso hace que el margen de ganancia sea muy pequeño".

Si bien afirma que hay buenas tasas en dólares, reclama créditos más accesibles en pesos, para que los contratistas puedan incorporar mayor tecnología de punta y renovar su equipamiento. "Una tasa al 17% en pesos es muy cara para comprar una máquina que cuesta entre 10 y 12 millones. Necesitamos créditos más accesibles, que a largo plazo se verán traducidos en una mejora de la producción nacional", dice.

Tras analizar la recurrencia de fenómenos climáticos que vienen afectando la producción, Scoppa insiste en que debe crearse un seguro contra todo riesgo entre el Estado y el sector privado que le dé mayor cobertura a los contratistas que se animan a producir. "En este país un año te puede ir bien, pero al otro te podés fundir. Por eso necesitamos que se cubra la inversión mínima para quienes alquilan campos de terceros. Esta iniciativa ya se utiliza en los Estados Unidos y hay un proyecto presentado en el Congreso para que se debata", concluye.

Los aeroaplicadores también formarán parte del cónclave de los contratistas. "Somos un eslabón muy importante de la cadena de trabajo en la agricultura de escala", destaca el presidente de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas, César Antonietti. "Somos parte de un gremio que muchas veces es castigado por información distante de la realidad.

Los primeros ambientalistas somos nosotros, porque estamos arriesgando la vida para producir más alimentos. Somos el último eslabón de una cadena de valor que empieza en los fabricantes de fitosanitarios y pasa luego por el control de calidad y toxicidad del Senasa", dice el titular de la entidad y explica que se disponen de grandes avances tecnológicos relacionados con la actividad, como los sistemas diferenciales de GPS, que reducen las posibilidades de error a un máximo de 20 cm, y los caudalímetros para tener una misma presión y gota constante durante toda la aplicación.

"Nuestro país llegó a ser la segunda fuerza aérea agrícola del mundo y hoy es la tercera, producto del crecimiento de Brasil y de China", aclara Antonietti y advierte sobre la necesidad de contar con legislaciones referidas a la aviación agrícola.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.