Suscriptor digital

Mariana Bianchini

Fuente: LA NACION
Sebastián Ramos
(0)
9 de marzo de 2018  

Matrioska: Dra. Ketamina, La Sra. de kiosco, Espejo negro, Sumo, La policía de la armonía, Hermana gemela, Un amor de película y otros (Quark Records)

Mariana Bianchini compuso su nuevo álbum solista como si se tratara de una mamushka de canciones, que cuentan la historia de nueve posibles mujeres que viven dentro de ella. Un desequilibrio sonoro emocional que contó con la participación de Camila Beszkin en bajo, Lulo Isod en batería y Sergio Álvarez en guitarras. Pero más allá del concepto rector del álbum, Matrioska resulta un viaje de alta intensidad por el adn estético-musical de esta cantante, que irrumpió en la escena del rock local hace ya veinte años, a fines de los 90, al frente del grupo Panza (siempre con la dirección musical de Álvarez) y que el año pasado se sumó como cantante al grupo Pájaro de Fuego.

En este nuevo viaje, la voz de Bianchini sobrevuela texturas sonoras aquí y allá y se mueve confortablemente entre melodías densas, guitarras épicas y alguna que otra hilacha de pop-rock. De la apertura juguetona de "Dra. Ketamina" hasta la fiereza de "Contracto matrimonial" y el cierre hipnótico de "Oficina de objetos perdidos" (una de las tres canciones en las que grabó Marilina Bertoldi), Matrioska se arma y se desarma delicadamente canción tras canción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?